jueves, 30 de septiembre de 2010

Bill Callahan- Sometimes I Wish We Were An Eagle (2009)


Hola ¿Hay alguien ahí? La verdad es que esperaba encontrarme con la única respuesta de mi eco, no es para menos después de otra ausencia de más de siete meses. Sinceramente, he estado muy tentado de abandonar el blog, de tirar la toalla; la falta de tiempo y una nueva intromisión, por parte de los inquisidores de la red, que ha acabado retirando una de las entradas de Rainy Day Music, han sido dos motivos más que importantes. Pero siempre hay algo que me hace regresar, supongo que soy como el asesino, ése que, según reza la máxima criminológica, siempre regresa al lugar del crimen. En mi caso, el motivo que me ha impulsado a retomar esta bitácora ha sido el hecho de comprobar que todavía hay gente que sigue visitándola, gente que sigue dando muestras de cariño y que deja sus comentarios en espera de una pronta respuesta, gente que mantiene la ilusión por abrir la página principal de Rainy Day Music y encontrarse con una nueva entrada; a todos vosotros, un millón de gracias. Gracias también a los responsables de Blogger por aplicar un filtro que controla el spam en los comentarios, últimamente se había convertido en una verdadera pesadilla, uno empieza abriendo un blog para hablar de música y acaba haciendo publicidad de Viagra y de señoritas de compañía ¿no tiene nada que decir la SGAE al respecto? A partir de ahora si alguien quiere dejar un comentario en alguna entrada deberá identificarse, en caso contrario el filtro de Blogger lo enviará a la papelera. Esta vez no os voy a aburrir con historias personales, voy a retomar Rainy Day Music como si sólo hubieran transcurrido dos semanas desde el último post, así que la familia bien, gracias; comencemos. Hace unos meses tuve la suerte de ver a Bill Callahan en directo, y simplemente puedo decir que es una experiencia increíble, sí, digo bien, una experiencia, porque presenciar un directo de un monstruo de la talla de Bill Callahan o de Will Johnson trasciende lo meramente escénico y se convierte en una especie de viaje interior, un instante en el que todo se detiene y donde sólo existe la voz de Bill Callahan y el rítmico compás de tu respiración. Bill Callahan ya se había asomado a este blog, lo había hecho con "Red Apple Falls", una maravilla en la que se cobija bajo el pseudónimo de Smog, pero en esta ocasión nos encontramos con un músico desnudo, sin artificios, que firma con su propio nombre. Así que se nos plantea la primera duda de esta entrada ¿de quién vamos a hablar, de Smog o de Bill Callahan? y no sólo eso ¿repetiremos todo lo dicho en el post de "Red Apple Falls"? Tengo una buena noticia para todos vosotros, voy a ser breve, o al menos lo intentaré. Ciertamente, el post de Smog contiene una completísima información acerca de la carrera de Bill Callahan, de modo que os remito a él si queréis documentaros o necesitáis refrescar la memoria (pinchar AQUÍ). ¿Qué voy a hacer, cómo voy a plantear esta entrada? Pues sinceramente, no lo sé, así que deseadme suerte.

Veinte años utilizó Bill Callahan el alias de Smog, hasta que en 2007 vio la luz el EP "Diamond Dancer" y poco más tarde el LP "Woke on a Whaleheart", el cambio de nombre, o más bien la recuperación de su propia identidad, acarrea pequeños, aunque notables, cambios en lo musical. "Diamond Dancer" se aleja del aire pastoral y country que flotaba sobre "A River Ain't Too Much To Love", su último trabajo como Smog, abriendo la puerta a nuevos sonidos, con líneas de bajo cercanas al funk, de hecho algunos críticos lo calificaron como una mezcla de funk y western. La voz inconfundible de Callahan sonaba como en cualquier disco de Smog, grave, intensa, atormentada, pero daba la sensación de que unos rayos de luminosidad pop se colaban por las rendijas de sus canciones. No hay nada malo en ello, es lícito querer llegar a más gente, sonar más comercial, por así decirlo, pero cuando uno se acostumbra al caviar ya no quiere probar sucedáneos, y si por algo nos gusta el caviar que nos ofrece Bill Callahan es por su carga dramática, por su engañosa sencillez compositiva e instrumental, por su humor negro, por el tono maravillosa y hermosamente triste de sus historias, relatos hilvanados con puntadas maestras en su voz irrepetible. Algo de todo éso se había diluído en sus dos primeras grabaciones como Bill Callahan, dando como resultado dos trabajos, que sin ser mediocres, no están a la altura de sus mejores registros. Sería en abril de 2009 cuando el bueno de Bill regresaría con un nuevo disco dispuesto a recuperar su trono, aquel que le corona como uno de los cantautores (qué extraña me suena siempre esta palabra, parece que vayan a aparecer los grises de un momento a otro y vayan a disolver este blog) más talentosos de su generación, ésta es la historia de "Sometimes I Wish We Were An Eagle".

El segundo LP del rebautizado Bill Callahan nos devuelve a unas raíces mejoradas de su mejor versión como Smog, basta con escuchar temas como "Jim Cain", el corte que abre el disco, para darnos cuenta de que nos encontramos ante uno de los mejores trabajos de Callahan, si no el mejor. Una vez que conocemos los pormenores de "I Wish We Were An Eagle", uno de los detalles que más nos llama la atención es la forma en que se grabó el disco. Bill Callahan contrató a unos músicos con los que grabó las canciones que iban a componer el album, todas las canciones, y después se fue de gira por Sudamérica y los USA y envió esa grabación al productor y arreglista del disco, Brian Beattie, que dotaría a las canciones de cuerdas y vientos allí donde se requiriesen. Beattie, conocedor del carácter y de los gustos de Callahan, grabó los arreglos con todos los músicos en torno a un sólo micro, como se hacía antaño, sin mezclas de ningún tipo, registrando el sonido en directo, con ello consiguió recuperar el espíritu de los mejores trabajos de Callahan como Smog, aquéllos en los que se apreciaba una inclinación por la experimentación, pero mostrando al mismo tiempo una decidida apuesta por la sencillez y por la espontaneidad, a caballo entre el ameteurismo y la profesionalidad, como quien se convierte en un genio por accidente, sin ser consciente de la grandeza de sus creaciones. Esta peculiar producción evidencia cómo Callahan ha perdido el miedo atroz a los productores, aquel que caracterizaba sus primeras grabaciones (consultar el post de "Red Apple Falls"), realizadas en cintas caseras, por lo tanto nos encontramos ante un artista que ha alcanzado su madurez creativa, que conoce los entresijos del mercado y que confía en un escudero más que honesto y talentoso para su cruzada musical, a sabiendas de que va a saber alcanzar las cotas compositivas y creativas a las que él no ha sido capaz de llegar; su perfecto complemento. Pero centrémonos en las canciones que componen este "I Wish We Were An Eagle"; como ya indicábamos, todo comienza con "Jim Cain", un verdadero temazo que recupera al Callahan seminal. "Jim Cain" está inspirada en la figura de James M. Cain, escritor conocido por la novela "El Cartero Siempre Llama Dos Veces", un autor oriundo de Maryland, como Callahan, y protagonista de una vida llena de sombras, y es una canción en la línea de las composiciones que dieron notoriedad a Callahan, impregnada de una engañosa sencillez, con una letra que rebosa poesía y una instrumentación sin excesos pero brillante. Los violines de "Jim Cain", sobre todo en el tramo final de la canción recuerdan a algunas producciones del mejor pop orquestado de los 60's y los primeros 70's, mientras que la voz de Callahan te atrapa desde el primer instante y te invita a acompañarle en un viaje de contrastes, de momentos tristes y de instantes hilarantes por su surrealismo, de sueños sinsentido y de fragmentos impregnados de la más cruda y brutal realidad; "Jim Cain" es el inicio perfecto, la canción que muchos contemporáneos de Callahan llevan años intentando escribir. "Eid Ma Clack Shaw" es el segundo corte del disco, una oda al universo onírico del autor, una puerta abierta al indomable y seductor mundo de los sueños, una canción con una magnífica sección de cuerda y con un estribillo que se instala en el cerebro al momento, como un mantra que no puedes dejar de repetir: “show me the way to shake a memory”. "The Wind and The Dove", es el ejemplo perfecto de cómo Callahan se inspira en la naturaleza para engalanar algunas de sus canciones, de hecho el título del disco no es una casualidad ni un capricho, es toda una declaración de intenciones, una excusa para adentrarse en lo más profundo de los sentimientos humanos mediante metáforas que a menudo aluden al mundo natural y animal. El diálogo entre los instrumentos eléctricos y los de cuerda es sublime, y los arreglos de aire oriental dotan a este tema de una enorme personalidad, haciéndole figurar entre las mejores canciones del disco. Pero mis dos debilidades vienen de la mano, formando un tándem irrepetible, dos canciones que han pasado por derecho propio a formar parte de la banda sonora de mi vida, "Rococo Zephyr" y "Too Many Birds".

"Rococo Zephyr" es pura poesía, probablemente el tema más bello de este disco, una joya repleta de sutiles detalles, en la que la maestría de Callahan y el saber hacer de Beattie en la producción alcanzan uno de sus puntos álgidos, una canción en la que nada sobra y en la que nada falta, y es que poco se puede añadir a estrofas como ésta: “She lay beside me like a branch from a tender willow tree / I was as still as a river could be”; sobran las palabras. "Too Many Birds" muestra al Callahan más relajado, el que rebaja la intensidad de las emociones y apuesta por los juegos de palabras, haciendo gala de una poética minimalista y luminosa. Es otra muestra de cómo la naturaleza sirve de inspiración a Callahan para reflejar los sentimientos humanos y así componer un temazo como la copa de un pino (valga la comparación naturalista también por mi parte). Es un tema que hace presencia en el momento exacto, justo en el ecuador del disco, rebajando la tensión emocional pero sin perder por ello un ápice de calidad ni caer en la más mínima frivolidad. "My Friend", es una canción que Callahan dedica a su perro fallecido. Comienza con una desnudez enternecedora, por unos instantes tenemos la impresión de que podemos pellizcar el nylon de las cuerdas de la guitarra de Callahan, pero súbitamente, en torno al minuto de duración, la canción avanza con paso firme hacia otros derroteros que anuncian la épica del siguiente corte, alternando el positivo balbuceo inicial con pasajes más dramáticos. "All Thoughts Are Prey to Some Beast", es el tema más ambicioso, en lo que a composición se refiere, del disco, es la canción que más instrumentos introduce y en la que los coros tienen mayor protagonismo. Es la antesala a la parte más oscura y personal de este viaje, que tiene en el siguiente corte, "Invocation of Ratiocination", su clímax, que sirve de puente perfecto para enlazar con el último corte de "Sometimes I Wish We Were An Eagle". "Faith/Void" retrata al Callahan más íntimo, aquel que nos abre de par en par las puertas de su espiritualidad y que abre fuego con toda una declaración de intenciones, una frase en torno a la que gira el grueso de la canción: “it’s time to put God away”; una frase, de gran dureza por su contundencia y por su implicación, que contrasta con la amable instrumentación con la que se abre la canción. Uno tiene la impresión de encontrarse con un Callahan liberado, redimido al abandonar definitivamente la fe que con total escepticismo se negaba a abrazar, y todo ello lo consigue creando una canción de una sencillez abrumadora, pero de una trascendencia y de una calidad incontestables. "Faith/Void" posee los mejores arreglos de cuerda de todo el disco, unos violines que nadan entre el pop orquestado de los 60's y los mejores medios tiempos de la primera Motown; simple y llanamente magia.

"Sometimes I Wish We Were An Eagle" figuró en casi todas las quinielas de la crítica especializada como uno de los mejores discos de 2009, esa prensa musical, obsesionada por etiquetar y por evaluar todo cuanto de sí da el mercado discográfico, y que parece empeñada en hacer eternos (y aburridos) rankings, se rindió ante el monumental trabajo de Bill Callahan, que emprendería una importante gira para dar a conocer su disco. Fue precisamente en esa gira en la que yo me encontré con Bill Callahan, con su poesía, sus metáforas, su sobrecogedora tristeza y su humor negro, su desnudez sobre el escenario, su honestidad como creador; fue en esa gira en la que yo me enamoré perdidamente de este disco. También en 2009, Bill Callahan colaboró en dos discos de tributo, el primero de ellos dedicado a Judee Sill, interpretando el tema "For a Rainbow", y el segundo homenajeando a Kath Bloom, con el tema "The Breeze/My Baby Cries". En marzo del presente año vio la luz "Rough Travel for a Rare Thing", un doble LP que recoge un directo grabado en 2007, y hace apenas dos meses el sello Drag City publicó la novela "Letters To Emma Bowlcut" escrita por el propio Callahan, quien anteriormente ya había publicado libros y escritos relacionados con el mundo del arte. Como podéis comprobar, os había dicho que iba a ser breve y, una vez más, os he engañado, espero que no me lo tengáis en cuenta. Como premio por vuestra paciencia os dejo unos suculentos enlaces, el primero de ellos, como suele ser habitual, al myspace del padre de la criatura, en este caso Bill Callahan, el segundo a la magnífica crítica de "Sometimes I Wish We Were An Eagle" aparecida en Jenesaispop, y que me ha ayudado enormemente a la hora de redactar esta entrada, os la recomiendo, y aprovecho para dar las gracias a Raúl Guillén, autor de la misma. El tercer link os llevará a otra crítica del disco, en este caso en lengua bárbara, y que aparece en Drowned In Sound, he encontrado además un curioso enlace en la web de la revista chilena Paula.cl, donde Rodolfo García nos cuenta su cita con Callahan, con quien quedó para hacerle una entrevista, es un artículo que ayuda a entender la personalidad del artista, así que echadle un ojo, un quinto enlace os dirigirá a una entrevista, también en lengua extranjera, realizada a Callahan en abril de 2009 por la web Prefix Magazine, y el último de los enlaces recoge el apartado que la National Public Radio (NPR) dedica al bueno de Bill. Y de postre dos vídeos, uno de la entrañable serie Black Cab Sessions, que recoge a Bill Callahan interpretando "River Guard" (tema perteneciente al disco "Knock Knock" editado en 1999 como Smog), y otro impagable documento audiovisual en el que podréis ver a Callahan en directo cantando "Too Many Birds", de éste, su último disco de estudio. Y por mi parte, nada más, simplemente agradeceros, de nuevo, que sigáis ahí y desearos que disfrutéis con este disco tanto como yo. Espero que os guste.




MYSPACE DE BILL CALLAHAN

SOMETIMES I WISH WE WERE AN EAGLE EN JENESAISPOP

SOMETIMES I WISH WE WERE AN EAGLE EN DROWNED SOUND (En Inglés)

ENTREVISTA A BILL CALLAHAN EN PAULA.CL

ENTREVISTA A BILL CALLAHAN EN PREFIX MAGAZINE

BILL CALLAHAN EN NPR




BILL CALLAHAN- SOMETIMES I WISH WE WERE AN EAGLE

14 comentarios:

josechu modforever dijo...

Que tal Binguero, me alegro de tu vuelta, y sí, hay alguien aquí.
No importa el tiempo que se está fuera del blog, este permanece en favoritos hasta que se vé una actualización y oh sorpresa, voy a ver que ha puesto el amigo Binguero.
Un abrazo.

juan barbagelata dijo...

bienvenido al ruedo!!! se extraña tu música, que no se corte la participación. abrazo

mar-abunta dijo...

Smog...son grandes amigo, me gustan...durante un tiempo me colgué un poco demasiado con ellos, por Alta Fidelidad, (cuántas veces el cine me ha hecho saltar del sofá a buscar un disco)...
Siempre he pensado que el Callahan interpreta como si no le supusiera el mínimo esfuerzo...y tiene el don de convertir esa naturalidad en canciones preciosas.

Y...con tu permiso...me tomaré la licencia de ser un poco vulgar: a la DMCA que les jodan...y lo mismo para sus primos españoles.

Me alegro de tu vuelta. ;)

Abrazos.

binguero dijo...

Muchísimas gracias a los tres por vuestras palabras, sois ya unos clásicos de este blog y os pertenece casi tanto como a mí, de modo que es toda una alegría teneros de vuelta. Espero poder postear con más asiduidad, últimamente dispongo de más tiempo libre y me gustaría volver a retomar el ritmo de una entrada semanal, ya veremos cómo va todo... Gracias una vez más por estar ahí, espero tener muchos días de lluvia a vuestro lado. Un abrazo.

babelain dijo...

Me sumo a la alegría provocada por tu vuelta, amigo Binguero; además con Bill Callahan (Mar ya comentado lo que le parece este tipo y coincido con ella).

Pues eso, a seguir. Y con JosechuMod también coincido: tú blog siempre está en favoritos.

A Juan no lo conozco, pero me apunto también a su comentario.

Que vago estoy hoy.

Saludossssssssss

[A@R] dijo...

Gran reseña... Con pasión, como se merece la genialidad de Bill Callahan. Un seguidor.

Anónimo dijo...

hola amigo binguero, el link para bajar este sensacional disco esta mal, por favor posdrías volver a repostear.
Muchas gracias,
Juan

binguero dijo...

Hola Juan,

acabo de probar el enlace y funciona perfectamente. Está alojado en Rapidshare, que como ya sabrás son muy amigos de las esperas infinitas, de modo que ten paciencia. Una vez que entres en el link, encontrarás dos columnas, la primera es para los usuarios que tienen cuenta de pago en rapidshare, la de la izquierda es la gratuita. Sólo tienes que hacer click en la opción SLOW DOWNLOAD para comenzar la descarga, como su propio nombre indica, te llevará un tiempo. Si no te funciona, o te pide una espera adicional, es posible que hayas descargado un archivo recientemente de Rapidshare, por lo que a veces hay que esperar hasta 20 minutos antes de realizar otra descarga. Sinceramente no se me ocurre otro error, aunque es posible que la configuración del cortafuegos de tu PC también tenga algo que ver, si es que siguiendo estas pautas aún no puedes descargar el archivo. No obstante, ya habrás visto que en los posts más recientes me he decantado por Megaupload, reduce el tiempo de espera y va mucho más rápido, eso sí, tiene tantos usuarios que suele saturarse y entonces aparece el dichoso mensaje "El archivo al que intenta acceder está temporalmente desactivado"; una vez más, paciencia, la madre de la ciencia. Si alguien conoce alguna página que funcione mejor que éstas, que lo comunique y así, entre todos, mejoraremos el funcionamiento de Rainy Day Music.

Lo dicho, Juan, sigue intentándolo, porque el archivo está bien alojado y se puede descargar perfectamente (de hecho, yo mismo acabo de hacerlo antes de escribir este comentario). Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario, ojalá que el siguiente sea para valorar algún disco. Un saludo.

Anónimo dijo...

fruits and veggies as is possible. Your juicer having a greater [url=http://www.designwales.org/isabel-marant-outlet.htm]Isabel Marant boots[/url] an outlet near the set ?top box of the dish TV. You can then press [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm[/url] up to you. When youre completely done transferring, inspect the [url=http://www.designwales.org/isabel-marant-outlet.htm]http://www.designwales.org/isabel-marant-outlet.htm[/url] the juice that is definitely produced is also critical. Even
stimulated and easily learn commands, as evidenced by the breeds [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]MBT shoes Outlet[/url] story of Aladdin and his magic lamp. It is an entertaining [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]MBT shoes sale[/url] wills will be traditional. This way, get ready to enjoy the actual [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]MBT shoes sale[/url] at Angel MedFlight are the great ideas that flourish into
and white TV. His determination to become fit grew out of a [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm[/url] The reason is a simple fear of the house, of not wanting to be [url=http://www.designwales.org/nfl-outlet.htm]NFL Jerseys outlet[/url] lessons that they wanted to share with everyone through their [url=http://www.designwales.org/mbt-outlet.htm]MBT shoes Outlet[/url] haplessly and mercilessly. His fancy dress and unforgettable

Anónimo dijo...

This software helps you customize nutrition dependant on your real age, weight, height, and metabolism.
Except this is exactly what does happen, frequently in badly considered build muscle strategies.
No make a difference what sort of fat coaching regimen you.


my blog ... Somanabolic Muscle Maximizer Results

Anónimo dijo...

Certainly, the involving French music is inextricably linked to the cafes
as well as music halls where popular music designs
like musette and also chanson were originally carried out.
In fact, Daft Punk makes an appearance in not
only Kanye West's music video for Stronger but also his Grammy performance. Now, it quite surprising to know that your traveler sunglasses have reached newer heights by super sunglasses.

Check out my website daft punk random access memories zip

Anónimo dijo...

For more information about this app, visit the official site of MP3tunes Locker.

Martin Solveig & Dragonette-"Hello" (Dada Life remix). Poor Little Fool
- 1958 Although Rick's first #1 single, he reportedly loathed the song so much, he refused to perform it on his family's television
show.

Here is my blog post: Top 20 Music Weekly

Anónimo dijo...

5- The real truth about whenever and approaches to use each of those dumbbells
and equipments to put on excellent muscle quickly. Many people wish to increase their lean muscle mass and create your toned, developed body that is not only aesthetically attractive, but strong and healthy additionally.
Then opt for ones cheapest way to help you feed those guns while using the Egg White peptids.


my web blog - muscle maximizer results

Anónimo dijo...

This process is usually favoured by people newer to
internet marketing and business, as those who have been running an internet business realise that
delivering products manually will not only take up
all of your spare time, but will eventually lead
to many disgruntled customers, and a number of customers thinking they've been scammed. With the "information age" well under way, this is not surprising. Even so, the registry may be corrupted, destroyed, clogged up, or infected causing Windows to be unable to read the files effectively.

Review my web page: free pdf ebook download