viernes, 15 de julio de 2011

The School- Loveless Unbeliever (2010)


Como cada año, para desgracia de los yonquis de la lluvia y de los ocres otoñales, el verano ya está aquí. Una vez más, quienes me conocen me oirán despotricar acerca de los rigores estivales, las fiestas de los pueblos y la indumentaria veraniega; de los aromas corporales mejor no hablamos. Probablemente sólo haya una cosa del verano que me guste, y ésa es la música. Curiosamente, a pesar de mi adicción a los sonidos "lluviosos", hay algo en la música veraniega que me atrapa irremediablemente, pero ojo, no estoy hablando de la música de chiringuito ni de las manidas canciones del verano, sino de sonidos luminosos y animados, aquellos que se dejan llevar por el hedonismo y los amores intensos y fugaces propios del estío; otro día si queréis hablamos de mi encuentro con Georgie Dann, totalmente verídico. Pues bien, hay discos que huelen a verano, pero no a ese verano de mar y loción solar, ni siquiera al de bus urbano del mes de agosto en hora punta (cientos de axilas descontroladas y en pie de guerra), son discos que huelen a vida, pedazos de plástico que desbordan un engañoso optimismo y que son capaces de dibujarte una sonrisa con apenas una cuantas notas. Hoy me he convertido en Ebenezer Scrooge y he sido visitado por el fantasma del verano pasado, así que, poseído por una desconocida euforia veraniega, os traigo uno de esos discos. Ya sé que "Loveless Unbeliever" se editó el año pasado, pero estoy casi convencido de que este 2011 va a ser vuestro disco del verano, si todavía no me creéis, seguid leyendo.

The School surgen en el año 2007 como el proyecto en solitario de Liz Hunt, quien hasta entonces había militado en The Loves, será a partir de entoces cuando esta galesa dé rienda suelta a su creatividad musical, facturando un pop luminoso, con regusto sesentero y de una sobresaliente exquisitez melódica, que pone especial celo en los arreglos y las voces. El talento de Liz Hunt no pasó desapercibido para Elefant Records, que no dudó en ofrecerle un contrato cuando The School apenas había echado a rodar como banda; tan sólo habían ofrecido cuatro conciertos teloneando a Saturday Looks Good To Me cuando firmaron con el sello español. The School no esconden sus influencias, que van desde los Girl Groups de los 50's y 60's, o el sonido Phil Spector, a formaciones clásicas como The Beach Boys, e incluso compañeros de generación como Camera Obscura o Lucky Soul. Con esos mimbres, y una fuerte dosis de personalidad aportada por su líder, la formación galesa dará forma a dos singles en el año 2008: "All I Wanna Do" y el EP "Let It Slip". Ambas referencias tendrán una fantástica acogida y proporcionarán una estupenda carta de presentación a la banda, que se embarcará en una intensa gira por diversos países europeos. Al mismo tiempo, The School participarán en varias sesiones para la BBC, convirtiéndose en uno de los grupos del momento dentro del panorama pop, siendo presentados como el relevo de Belle and Sebastian y Camera Obscura. A lo largo de 2009 la popularidad de The School sigue en aumento, y sus canciones figuran en varios recopilatorios, graban temas nuevos, entre ellos una versión del tema de Left Banke "And Suddenly", que figurará en un single compartido con George Washington Brown, además continúan ofreciendo directos e incluyen dos de sus temas en la banda sonora de la película española "Yo también". Todo ello contribuirá a allanar el terreno para la grabación del primer LP de la banda de Cardiff en abril de 2010, que incluirá varias de las canciones que ya habían grabado junto a composiociones nuevas.

"Loveless Unbeliever" es toda una declaración de principios, un álbum en el que Liz Hunt y el productor Ian Catt se obsesionan en conseguir el sonido pop perfecto. El resultado es un disco brillante, en el más amplio sentido del término, un disco con un sonido cristalino y con unas melodías capaces de atrapar al oyente desde la primera escucha. La puesta de largo de The School suena a disco atemporal, a temprana obra maestra que figurará en lo sucesivo en los hitos del pop de nuestro actual siglo XXI. Pero para obtener este resultado fue necesario tiempo y muchísimo esfuerzo, no en vano la formación cambiará de miembros en varias ocasiones a lo largo de la grabación del LP; a pesar de todo ello, el resultado es magnífico. "Loveless Unbeliever" está compuesto por las cuatro canciones que figuran en el EP "Let It Slip", las dos del single "All I Wanna Do", y 7 nuevas composiciones, llevando todas la firma de Liz Hunt, salvo dos de ellas, "All I Wanna Do" y "I Want You Back", donde la galesa comparte autoría con el guitarrista Simon Stone. Una vez más, hay que entonar el tópico que afirma que The School no inventan nada nuevo; puro perogrullo ¿acaso alguien les pide que lo hagan? No es mi caso, desde luego. Ya hemos hablado de las influencias de estos galeses, que vuelven a plasmarse en su primer LP, no obstante, The School consiguen un disco fresco, demostrando que son una formación que se mueve muy bien entre la melancolía y el hedonismo, con una gama instrumental y estilística que abarca desde el pop de cámara hasta el sunshine pop, sin dejar de lado interesantes ramalazos soul. Resulta complicado destacar una única canción de este disco, yo prefiero hacer hincapié en su maravilloso comienzo, con una sucesión de canciones inolvidables que se convierten en himnos instantáneos, canciones que hablan de amores y desamores, costumbrismo pop que no pretende cambiar el mundo pero que nos ayuda a espantar nuestros demonios, bien por identificación y empatía, o bien a través de la pista de baile, aquella que jamás debió cerrarse para discos como "Loveless Unbeliever". "Let It Slip" abre el disco como un cañonazo, una adictiva golosina pop, una canción perfecta que nos deja pidiendo más. Pronto nuestro voraz apetito se verá colmado con temazos del calibre de "Is He Really Coming Home?", "Valentine", "I Want You Back", "Is It True?" y "I Love Everything", un comienzo sin mácula, perfecto. Sin ser una mala canción, "Can't Understand" baja un poquito el nivel, que se recupera enseguida con "The One Who Left Me" y con la animada "Hoping and Praying", uno de los hits del disco, cuyo final trae a nuestra memoria el "Shout!" de los Isley Brothers. "Summer's Here" nos deja un cierto regusto ochentero, pero podéis estar tranquilos, ni rastro de sintetizadores ni de laca, acto seguido aparece "Shoulder" al rescate, un himno barnizado con el sabor agridulce que deja el final del verano, para dar paso a "All I Wanna Do", una canción que podría llevar perfectamente la firma de Neil Hannon (es obvia la semajanza del fraseo del piano con "Everybody Knows (Except You)". Finalmente, la amarga "I Don't Believe In Love" cierra el disco, se trata de uno de los temas que más recuerda a esos Camera Obscura de la primera época que tanto gustan a Liz Hunt y los suyos, aunque a mí también me recuerda a otra gran banda como es The Essex Green. La acogida de "Loveless Unbeliever", por parte de la crítica especializada y del público (que es al fin y al cabo quien consume los discos), fue realmente buena, figurando enseguida entre los mejores trabajos del pasado 2010. Poco a poco, The School va ganando enteros como una de las principales apuestas del pop de calidad, aquel que no entiende de modas y que apuesta por unas raíces bien definidas y reconocibles. Sinceramente, creo que muy poca gente puede resistirse a un disco como "Loveless Unbeliever", así que, mientras llega una nueva entrega de Liz Hunt y sus compinches, seguiremos pulsando el play del reproductor para disfrutar de esta maravilla, sea verano u otoño.

Y así llegamos al cierre de esta entrada, a la que echamos la persiana en forma de enlaces. En primer lugar los clásicos, web oficial y myspace de la banda, junto con el completísimo espacio que Elefant dedica a The School en su web. A continuación dos reseñas de "Loveless Unbeliever", una en lengua culta, en la web de Je Ne Sais Pop, y otra en lengua bárbara, realizada por la BBC. Además podréis desempolvar los cassettes de Planeta DeAgostini y poner a prueba vuestro inglés para disfrutar de una magnífica entrevista realizada a Liz Hunt en la web SoundsXP, y por último la actuación completa de la banda en los conciertos de Radio 3; canela en rama. No podrían faltar además los vídeos, dos en esta ocasión, los clips oficiales de dos temazos de "Loveless Unbeliever": "Let It Slip" y "Hoping and Praying". Y recordad, lo mejor del verano es que cuando empieza ya queda menos para que llegue el otoño; si a eso le añadimos, como banda sonora, canciones como las de este "Loveless Unbeliever", obtendremos como resultado un verano más llevadero. Espero que os guste.


THE SCHOOL- LOVELESS UNBELIEVER




WEB OFICIAL DE THE SCHOOL

MYSPACE DE THE SCHOOL


THE SCHOOL EN LA WEB DE ELEFANT



RESEÑA DE LOVELESS UNBELIEVER EN JE NE SAIS POP

RESEÑA DE LOVELESS UNBELIEVER EN LA WEB DE LA BBC


ENTREVISTA A LIZ HUNT EN SOUNDSXP

THE SCHOOL EN LOS CONCIERTOS DE RADIO 3

7 comentarios:

Ana dijo...

Solo con ver cómo baila G. cuando pones este disco, es suficiente para que te guste. Como siempre te digo, gracias por el descubrimiento.
Besos,
Ana

Anónimo dijo...

Hola Bingue,
queda pues inaugurado oficialmente el verano con este disco! no sé quien dijo,eso de "este disco saca el verano que todos llevamos dentro"...pues eso...Muy chulo el disco,me gusta el punto naif y la mezcla de sonidos 50´s y 80´s!
Un saludo y buen verano!
Mr.Bojangles

antonilópez dijo...

Hola Biguero. De paso por tu blog siempre me llevo alguna agradable sorpresa. Este grupo suena muy fresco, no lo conocía, claro. Me gusta esta chica. Saludos.

Anónimo dijo...

Buenas tardes Binguero:

¡No podría estar más en desacuerdo contigo! Amo el verano sobre todas las estaciones. Quizá los veranos en nuestras respectivas ciudades sean diferentes y de ahí la diferencia gustos....

En cualquier caso, hoy he viajado con este disco puesto en el coche y ahí se va a quedar para amenizar nuestro periplo veraniego. Como dices, nada ultranovedoso, pero muy bien hecho y muy enganchón.

Un saludete,

Iñaki

Pep Sonic dijo...

Donde esté el otoño….

Me he acercado a The School con los prejuicios que me acerco siempre a un disco de POP que no haya sido facturado en los años sesenta o primeros setenta, aunque reconozco que al leer el comentario y ver influencias de Beach Boys y participación en un tributo a Left Banke me han hecho los ojos chiribitas.

Ni que decir, que quiero empezar diciendo que un millón de gracias por el impecable trabajo de comentario y presentación del disco, y por la música, claro, pero de momento y con 2 escuchas, el disco no me ha logrado cautivar. Seguramente el disco sea ideal para una mañana soleada de julio, agradable, delicado, y de hecho creo que Liz Hunt es lo que pretende, arrullarnos y acariciarnos con su música, y seguramente con “I love Everything”, la mejor canción del disco para mi (y eso que no puedo dejar de pensar en Everly Brothers cuando la escucho), lo consigue, pero mi viejo flequillo garagero me insiste en que “Loveless Unbeliever” no es una obra maestra, y joder, llevo muchos años con él como para no hacerle caso.

Estoy poco abierto al POP “moderno” o “indie”, lo reconozco, y mis canas me hacen volver una y otra vez a Pet Sounds y Smiley Smile de Beach Boys, o Walk Away Renée/Pretty Ballerian de Left Banke, o Would You Believe de Billy Nicholls, o Into Your Ears de Pete Dello o Control de John St. Field, o…..pero querido binguero, aquí lo que vale es el millón de gracias que te vuelvo a dar y por favor, que ningún fan de The School se enfade con mi flequillo, que tanto él, como yo, sabemos que el problema es nuestro y no de Liz Hunt.


Pues eso, que donde este el otoño…

Un abrazo binguero,

binguero dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, es un placer contar con vuestra opinión.

Ana, la verdad es que éste es de los discos que más le gustan a G., realmente da gusto verle bailar, a mí me recuerda a Kiko Veneno cuando hacía de Frankenstein en La Bola de Cristal, angelico... Gracias a ti por compartir tanto conmigo, no sólo música (mira, como el programa de la tele...). Un beso.

Bojangles, veo que le has pillado pronto el punto a este disco, seguro que no me equivoco y te hará pasar muy buenos momentos. A mí también me encanta el punto naïf y sixtie de este tipo de bandas. Gracias por comentar y que tengas un buen verano. Un abrazo.

Antonilópez, me alegra que te haya sorprendido gratamente The School, la verdad es que Liz Hunt atesora bastante talento, ahora toca esperar a ver con qué nos sorprende en su próxima entrega. Un abrazo, compañero.

Iñaki, tú es que siempre has sido muy veraniego, eso os pasa a la mayoría de las personas que vivís en una ciudad con playa. Pero si vivieses aquí bajo la dictadura del sol y de los 40 grados a la sombra, créeme, ,odiarías el verano. Espero que el disco os acompañe por Croacia y os sirva de banda sonora de vuestras vacaciones. Besos.

Pep Sonic, es un lujo tenerte de nuevo por aquí, de verdad. Incluso cuando no estás de acuerdo con algo, tus argumentos y tus palabras son para quitarse el sombrero, por no hablar de tu educación en la discrepancia, algo que no abunda debido al anonimato que ampara a los cretinos en la red. Como decía, argumentas perfectamente el por qué de tu postura, qué es lo que no te ha convencido del disco, y no puedo hacer más que descubrirme ante tu sabiduría. A mí también me encantan Los Chicos de la Playa y Left Banke, y obviamente The School no les llega ni al betún de los botines. También pienso que "I Love Everything" es uno de los mejores temas del disco, y estoy de acuerdo contigo en que el album no es una obra maestra. Tal vez sea muy vehemente con mis afirmaciones, aunque sí que creo que "Loveless Unbeliever" se hará un huequito en la historia del pop contemporáneo, no sé si moderno o indie, con tantas etiquetas me pierdo. Sigue haciendo caso a tu flequillo, viejo amigo, porque es una fuente de sabiduría y porque rara vez falla. Un millón de gracias a ti por reengancharte a Rainy Day Music y por dejar tu, siempre valiosa, opinión. un fuerte abrazo.

Gracias de nuevo a todos, ya sólo quedan 64 días para que vuelva el otoño. Besos y abrazos.

closada dijo...

¡Uo! Me encanta... Este Martes me lo pincho en el coche para ir a currar (necesito disquicos nuevos), y van a flipar los que me adelanten cómo bailo ¡oh yeah!

Besicos otoñales ;D