jueves, 2 de octubre de 2008

Sun Kil Moon- Tiny Cities (2005)


Hace unos días hubo en este blog un malentendido con respecto al envío de material para ser publicado, alguien (que aún no se ha identificado) dejó un enlace, con las mejores intenciones, en un comentario de uno de los posts a través del cual se podía descargar un disco del que estábamos hablando. Como administrador de este blog, mostré mi desaprobación, no por el hecho en sí sino más bien por las maneras, volviendo a lo que dije en ese momento repito que no estoy en contra de las colaboraciones, más bien todo lo contrario, estoy en contra de que se cuelguen discos como churros sin la calidad necesaria, sin reseñas, sin portadas, etc. Mis pretensiones, que no son muy elevadas, me exigen tener muy en cuenta la calidad de los ripeos, así como realizar una cuidada selección de los discos propuestos, y sobre todo mostrar un respeto total hacia el artista, lo que exige un mimo especial hacia su obra, por ello no cuelgo simplemente enlaces, sino que estos deben ser "algo más"; supongo que sabéis a lo que me refiero, no quiero que este blog se convierta en un mercadillo de enlaces a discos sino que vaya un poquito más allá, aportando información y mostrando la debida admiración a los responsables de la música que aquí se puede encontrar. Imagino que a muchos les parecerá una paradoja que pida respeto hacia los artistas y que sin embargo ponga sus discos a disposición de todo aquel que lo desee, para mí esta es una tarea de difusión que espero que sirva para que quienes escucháis estos discos los compréis y vayáis a los conciertos de sus responsables, a muchos puede parecerles ingenua mi manera de pensar, pero realmente creo que es así, al menos así debería ser. Perdonad este coñazo de introducción, pero simplemente quería dejar las cosas claras antes de mostraros un ejemplo de lo que considero que debe ser una colaboración. En primer lugar quiero agradecer su ayuda a Superfurry, quien nos regala este maravilloso disco, cumpliendo con todos los requisitos que se han señalado anteriormente.

Hablar de Sun Kil Moon es hablar de Mark Kozelek, uno de los mayores talentos musicales de la oscura década de los 90's, responsable de una de las bandas más admiradas y respetadas del final de la pasada centuria, Red House Painters. Nacido el 24 de enero de 1967 en Massillon, Ohio, este hombre de voz profunda ha demostrado a lo largo de su carrera poseer una sensibilidad fuera de lo común, una inclinación especial hacia sonidos intimistas que le ha hecho convertirse en uno de los más destacados orfebres de la tristeza en el panorama musical actual. A pesar de haber militado en otras bandas anteriormente, Red House Painters fue el revulsivo en la carrera de Kozelek como compositor, con ellos grabaría seis discos entre 1992 y 2001. Sorprende la irrupción de Red House Painters en una escena dominada por el fenómeno de Seattle, ya que si bien su aspecto se ajustaba en cierta manera a los cánones maníaco-depresivo-punks del grunge y sus sempiternas camisas de cuadros, su música estaba en las antípodas de esa rabia juvenil y de ese nihilismo. Mientras los de Seattle y sus acólitos miraban al exterior a la hora de componer sus canciones y culpaban a la sociedad de todos sus males, Red House Painters apostaba por la introspección y realizaban un verdadero ejercicio de confesión y de sinceridad, relatando honestamente la realidad personal de su líder, Mark Kozelek, que por lo general no era muy halagüeña. Quizás esa diferencia con respecto a sus compañeros generacionales hizo que Red House Painters se ganase el respeto de la crítica y del público, la verdad es que facturaron trabajos de una enorme calidad como "Down Colorful Hill" (1992) y "Ocean Beach" (1995). Pero, como suele ocurrir, la convivencia y los conflictos de intereses, tanto personales como por parte de la discográfica, hicieron que se tambaleasen los cimientos de la banda, hasta que finalmente se resquebrajaron en el año 2001, un año antes Mark Kozelek ya había editado su primer trabajo en solitario y dos años más tarde formaba una nueva banda a la que llamaría Sun Kil Moon.

Sun Kil Moon nace por lo tanto de las cenizas de Red House Painters, no en vano Mark Kozelek estará acompañado en su nueva aventura por el batería de su anterior banda, Anthony Koutsos; el resto de integrantes serán Geoff Stanfield, que tocaba en Black Lab, y Tim Mooney, procdente de la banda de culto, American Music Club. Mark Kozelek, gran aficionado al boxeo, bautizará a su nuevo proyecto con el nombre de Sun Kil Moon, un púgil coreano fallecido en un combate contra Ray Mancini en el año 1982. Ciertamente hay más de una similitud entre Red House Painters y Sun Kil Moon, en su momento se llegó a decir que se trataba de la misma banda y que Mark Kozelek había cambiado su nombre porque estaba harto de encontrar los discos de Red House Painters en las tiendas siempre junto a los de Red Hot Chili Peppers. Sea o no cierta esta hipótesis, la verdad es que se mantiene la intensidad emocional de Red House Painters y la voz de Mark sigue siendo la protagonista absoluta de unas canciones que se muestran menos desgarradoras que en su anterior banda y que apuestan por sonidos más acústicos, más desnudos, más directos. En ocasiones la voz de Mark flota por encima de unos acordes básicos que se repiten incesantemente como si se tratase de un mantra capaz de hacernos entrar en trance, el sonido de las voces y de las guitarras es limpio, cristalino, y han desaparecido las distorsiones de algunos temas de Red House Painters; Sun Kil Moon introduce una luminosidad de la que carecía la música de Red House Painters, aunque sutiles, hay diferencias más que evidentes entre ambas bandas. También se han dejado notar evidentes diferencias en cuanto a las letras de ambas formaciones, mientras que en Red House Painters, Kozelek parecía obsesionado con las mujeres y las relaciones de pareja, con Sun Kil Moon descubre la importancia de un concepto fundamental en la existencia del ser humano, la muerte; según sus propias palabras: «No podía evitarlo. Casi siempre hablaba sobre chicas, pero ahora creo que he mejorado con las letras e intento que cada pieza sea una cápsula de emoción que transmita lo que yo sentí al crearla. Además, el álbum gira mucho en torno a la idea de la muerte. Dos amigos míos se han ido durante el último año y luego están todos esos boxeadores de los que hablo en el disco y que murieron trágicamente en el ring» (Mark Kozelek en declaraciones al suplemento del diario El Mundo, con motivo del lanzmiento del primer disco de Sun Kil Moon).Con estas premisas, sale a la calle el primer trabajo de Sun Kil Moon en 2003, bajo el título "Ghosts Of The Great Highway", el disco tiene una magnífica acogida y Mark Kozelek vuelve a la primera línea consagrándose como uno de los mejores compositores norteamericanos. Pero el amigo Mark siempre ha sido un tipo de arrebatos extraños, capaz de dar rienda suelta a sus caprichos más insólitos, y en esta ocasión volvía a hacer gala de su gusto por las versiones, un pasatiempo al que ya había jugado, tanto en solitario como junto a Red House Painters, reinventando temas de grupos como AC/DC o Kiss hasta hacerlos completamente irreconocibles.

Esa extraña obsesión con las versiones se desborda con el segundo disco de Sun Kil Moon, "Tiny Cities", en el que la banda toma prestado un repertorio completo de Modest Mouse. "Tiny Cities" es el primer disco del sello de Mark Kozelek, Caldo Verde, y es el trabajo que podéis encontrar en este post de Rainy Day Music, se trata de un disco que posee la marca de Kozelek, quien sorprendentemente es capaz de hacer suyas un buen número de canciones a las que desnuda por completo; de las canciones de Modest Mouse sólo queda la esencia, no merece la pena perder el tiempo en comparar las originales con las versiones, ya que los temas de este "Tiny Cities" pueden, y deben, escucharse como si de temas completamente nuevos se tratasen. La peculiar visión que Mark Kozelek tiene de los temas de Modest Mouse, no fue muy celebrada por parte de los fans de la citada banda, quienes echaban de menos la electricidad y la energía de su grupo favorito y consideraban que este disco no era la mejor forma de rendir tributo a Modest Mouse, los críticos tampoco se mostraron del todo satisfechos con este segundo trabajo de Sun Kil Moon al que catalogan como su disco más flojo. Sin embargo creo que la forma que tiene Kozelek de recrear las canciones de Modest Mouse, o de otras bandas como ha demostrado anteriormente, es tan personal que es la mejor manera de rendir tributo a alguien, no se limita a imitar o a copiar, sino que siente tan dentro esas canciones que las hace suyas, como si le perteneciesen. No es fácil de entender, pero pienso que en ningún momento se pierde el respeto hacia los temas originales, simplemente se les da otra vuelta de tuerca, se les sitúa en otro plano que les hace más universales. Con todo esto a su favor y en su contra, "Tiny Cities" es un disco de una emotividad sublime, en el que nos reencontramos con el Mark Kozelek más auténtico, temas como "Neverending Math Equation", "Jesus Christ was an Only Child", "Space Travel is Boring" o "Truckers Atlas", sobresalen sobre los demás y merecen algo más que una simple escucha.

Superfurry pone a nuestra disposición este disco en su formato digital, pero como es un melómano empedernido, también posee una copia en vinilo de la edición especial de "Tiny Cities", esa edición está compuesta por el disco de estudio y un disco con siete temas en directo; pues bien, en el enlace de este post podréis disfrutar del CD original y del LP extra en directo de la edición especial. En cuanto a Sun Kil Moon, hay que señalar que su último disco, hasta la fecha, es "April", editado en 2008 y en el que cuenta con invitados de la talla de Will Oldham y Ben Gibbard, un trabajo con el que se han vuelto a meter a la crítica en el bolsillo. En los extras del post encontraréis tres enlaces, uno os conducirá a la página web oficial de la banda, otro llevará vuestros huesos hasta la web del sello de Mark Kozelek, Caldo Verde, y el último os sumergirá en una entrevista para la que os recomiendo que tengáis a mano el Collins, ya que está en el idioma de la pérfida Albión. Ah, y por supuesto un video, en el que disfrutaréis del sonido intimista de Kozelek, acompañado únicamente de su guitarra y tocando en directo en la sala L'Heliogàbal de Barcelona. Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE SUN KIL MOON

PÁGINA WEB DE CALDO VERDE RECORDS


ENTREVISTA A MARK KOZELEK EN IDENTITY THEORY (INGLÉS)






SUN KIL MOON- TINY CITIES



GRACIAS SUPERFURRY

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Escelente trabajo binguero, como siempre por otro lado.

SuperFurry

Anónimo dijo...

Perdón, eXcelente

binguero dijo...

Superfurry, te contesto con mucho retraso, pero simplemente quiero decir que el tabajo excelente lo hiciste tú, que etendiste a la perfección cómo hay que colaborar realizando envíos. Ya te dije que a mí el disco me había gustado mucho, espero que a los visitantes del blog también les enganche, y por supuesto puedes seguir realizndo envíos cuando quieras. Un abrazo compañero.

xray1pocodmusica dijo...

Gracias a superfurry y al mediador binguero.
Me ha gustado Kozelek, sin duda, hablo de la atmósfera porque aún no he desentrañado las letras.
Pero también diré que requiere una predisposición y, desde luego, un genuino rainy day (je, je). Bueno así pasa con todo, no vas a pinchar Rockpile en un velatorio.
Saludos.