sábado, 7 de febrero de 2009

Alela Diane- The Pirate's Gospel (2006)


Si tuviese que hacer una lista con los momentos más placenteros de la vida, elegiría como uno de ellos la primera escucha de un disco. Me refiero al instante exacto en que acabas de hacerte con una nueva grabación, ya se trate de ese artista que tanto te gusta o bien de un disco que has comprado casi al azar, fiándote de tu intuición, estoy hablando concretamente del momento en que enciendes el reproductor, retiras el precinto, extraes el CD o el vinilo y lo colocas con cuidado, casi con veneración, en el plato o en la bandeja, esa porción de tiempo en la que accionas el correspondiente mecanismo encargado de la reproducción y no puedes hacer otra cosa que no sea escuchar las primeras notas que salen de ese nuevo disco, uno más, que en cuestión de días pasará a formar parte de tu lista de imprescindibles o acabará acumulando polvo en la montaña de "fiascos absolutos". Ese preciso momento, esos primeros segundos, están llenos de una magia cautivadora que es, en gran medida, la responsable de que estemos tan enganchados a esa forma de comunicación ancestral denominada música. ¿Por qué os cuento todo esto? pues en primer lugar porque de alguna manera hay que empezar a redactar las entradas ¿no creéis?, y en segundo lugar porque cuando la primera escucha de un disco me emociona, me invaden toda una serie de sensaciones placenteras que hacen que recobre mi fe en la música (incluso en la humanidad; bueno no, tanto no) y que me sienta un pasito más cerca de la felicidad absoluta. Eso es precisamente lo que me ocurrió cuando escuché por primera vez el debut de nuestra invitada de hoy, Alela Diane.

Alela Diane Menig viene a este mundo hace tan sólo 25 años en Nevada City, California, en el seno de una familia de músicos. Ya desde jovencita canta junto a sus padres y forma parte del coro de su colegio, y un poco más adelante, y durante una estancia en San Francisco, aprende por sí sola a tocar la guitarra y comienza a escribir sus primeras canciones. Esa precocidad le llevará con 21 años a realizar sus primeras grabaciones, se trata de un trabajo casero, autoproducido y titulado "Forest Parade", en el cual Alela Diane deja muestras de su buen hacer, aunque los escasísimos medios con los que cuenta y el espíritu amateur de la grabación frustran el resultado final de alguno de los temas. A pesar de ello, y fruto del boca a boca, "Forest Parade" comienza a sonar en diferentes emisoras de radio independientes, y el nombre de su autora emerge con fuerza en los circuitos del folk estadounidense; su voz, cálida y dura al mismo tiempo, y los sonidos repetitivos salidos de su guitarra se convierten en su seña de identidad. No tardará en tener lugar su primera aparición en un escenario, lo hará invitada por Joanna Newsom, también originaria de Nevada City, corría el año 2003. "The Pirate's Gospel" se convertirá en el disco de debut de Alela Diane, aunque en origen fue también un trabajo casero, y casi podríamos decir artesanal, con las mismas pretensiones que su antecesor, el origen de este disco se remonta al año 2004 durante un viaje a Europa. El periplo europeo de Alela Diane, le sirvió, entre muchas otras cosas, para escribir un buen número de canciones, las cuales se propuso grabar a su regreso en el pequeño estudio de su padre, en su casa de Nevada City. De este modo, vio la luz una nueva entrega de las canciones de Alela Diane, de nuevo un disco autoproducido, grabado y mezclado por su padre, Tom Menig, y en el que colaboraban diferentes miembros de su familia. Un disco con cubierta de cartón, cuyo diseño corría a cargo de Alela Diane, de cuyo puño y letra salían los títulos de las canciones o los créditos, un trabajo que se distribuía de manera totalmente casera. Las copias que había previsto vender desaparecieron en cuestión de días. Dos años más tarde, Holocene Music decide reeditar "The Pirate's Gospel" para que así tenga una mayor difusión y una mejor distribución, el disco recibirá muy buenas críticas y convertirá a su autora en una de las figuras más prometedoras del nuevo folk estadounidense.

En "The Pirate's Gospel" Alela Diane se muestra como una joven de aspecto frágil pero con una voz potente y conmovedora. La californiana factura once canciones en las que la naturaleza y la familia son los temas predominantes, y en las que su voz se convierte en el instrumento más sobresaliente del disco. La voz de Alela Diane suena añeja, a largas noches de invierno y de whisky al lado del confortable fuego del hogar, sin duda su garganta es la verdadera protagonista en un disco de planteamiento minimalista y de limitadas pretensiones instrumentales. Ese minimalismo que impregna el total de la grabación es uno de los mayores aciertos del disco, despliega frescura y respeta el espíritu casero que subyacía en el planteamiento original de "The Pirate's Gospel". El disco comienza con dos temazos de impecable factura, "Tired Feet" y "The Rifle", dos canciones que sobresalen entre las demás y que dotan a "The Pirate's Gospel" de una soberbia calidad. El disco mantiene el tono en los sucesivos cortes, aunque en las primeras escuchas puede resultar un tanto repetitivo, no obstante Alela Diane nos tiene reservada otra pequeña joya al final del mismo, "Oh! My Mama", donde el fraseo y el falsete de la californiana resultan simple y llanamente irresistibles. En algunos momentos la voz de Alela Diane recuerda a los trabajos en solitario de Kristin Hersh, si bien la propuesta instrumental de "The Pirate's Gospel" se encuentra en las antípodas de la misma, totalmente alejada de los arreglos, en ocasiones barrocos y siniestros, de la que fuera cantante de Throwing Muses. También hay quien quiere encontrar en Alela Diane ecos de otras cantantes como Dusty Springfield, sea como fuere, esta cantante californiana muestra una madurez y una personalidad artística poco común para su temprana edad, lo que le lleva a facturar un disco honesto, un trabajo lleno de emotividad, un album de folk con mayúsculas que suena a clásico instantáneo y que la ha situado entre las figuras más interesantes del panorama musical actual.

Tras "The Pirate's Gospel", Alela Diane colaboró con un tema titulado "Dry Grass and Shadows" en un recopilatorio de artistas originarios de Nevada City, más tarde verian la luz cinco canciones bajo el título "Songs Whistled Through White Teeth", en una edición limitada de vinilo en 10". En los últimos dos años, el disco de debut de Alela Diane ha sido editado en diferentes países, al mismo tiempo que la artista se embarcaba en diferentes giras que la llevaban a tocar por distintas ciudades de los USA y por varios países europeos; precisamente durante este mes de febrero saldrá al mercado su nuevo LP, titulado "To Be Still". En esta entrada he querido incluir un buen número de enlaces, ya que todos ellos me han resultado interesantes, a continuación los voy a enumerar brevemente: Como de costumbre, encontraréis el enlace al myspace de Alela Diane, el link a su página web oficial y un curioso atajo que os llevará a su blog personal; pero también encontraréis una entrevista realizada a la cantante californiana en Monocromo, y una vídeoentrevista que he encontrado en Dailymotion, admás he recogido un enlace al sello Holocene Music, que contiene un apartado que concretamente está dedicado a Alela Diane. Y dos links que no deberíais perderos, el primero de ellos os llevará a un set acústico que alterna una entrevista a Alela Diane con canciones interpretadas en directo para Dazed Digital, y por último un enlace a la maravillosa página de La Blogotheque, donde podréis disfrutar de tres fantásticos vídeos en los que Alela Diane interpreta tres temas de "The Pirate's Gospel" en los alrededores de Notre Dame y el Boulevard Saint-Michel; cada vez me gusta más esta página, los vídeos que cuelgan me parecen magníficos. A todo esto tenéis que añadir el clásico video, un elemento que no puede faltar en las entradas de Rainy Day Music, en este caso he elegido el videoclip de la canción que da título al disco de debut de Alela Diane, "The Pirate's Gospel". Como veis, esta entrada dedicada a Alela Diane ha dado mucho de sí, buenas interpretaciones, entrevistas y vídeos que seguro que no os dejan indiferentes. Ojalá la primera escucha de este disco os resulte tan placentera y sorprendente como en su día lo fue para mí. Espero que os guste.


MYSPACE DE ALELA DIANE


PÁGINA WEB OFICIAL DE ALELA DIANE

BLOG PERSONAL DE ALELA DIANE

ENTREVISTA A ALELA DIANE EN MONOCROMO

VIDEOENTREVISTA A ALELA DIANE EN DAILYMOTION

SET ACÚSTICO Y ENTREVISTA A ALELA DIANE EN DAZED DIGITAL

ALELA DIANE EN LA BLOGOTHEQUE




ALELA DIANE- THE PIRATE'S GOSPEL

8 comentarios:

Theskychildren dijo...

Lo tenia pero no a muy buena calidad, por lo que gracias por el posteo.
Como siempre enhorabuena por la reseña, chapeau.

marta dijo...

La canción con la que abre el disco es una preciosidad. Y el disco entero, desde luego. Muchas gracias por la música y la información.

Pablo"Pochola"Cazorla dijo...

gracias y coincido con las lineas del 1º párrafo, esos momentos magicos en los cuales uno empieza a relacionarse con el vinilo-cd en cuestión. Mas aun si termina siendo de mucho agrado !

Que buenas reseñas viejo, realmente me gusta tu estilo de redacción.

Gran trabajo
Felicitaciones y Saludos

Pep Sonic dijo...

Gracias binguero. Me cuesta mucho escuchar discos tan tranquilitos del tirón, así que los voy degustando poquito a poco. Los disfruto igual, ojo!!! :-)))))))

Un abrazote amigo,

Florencia dijo...

es cierto eso que comentás respecto al placer de escuchar esos primeros segundos de un disco recién comprado...

Alela Diane me gustó mucho.

Gracias!

un beso.

Roberto Condado dijo...

Buen texto, binguero. Una chica muy especial, sin duda.

Saludos.

Munju dijo...

Thank you for your great work!

..::New Feature::..

PNF Blogwatch beta

Discover the latest posts from your favorite music blogs at one place!!

http://www.prognotfrog.com/

we added your blog

check it out!

cheers! :)

Anónimo dijo...

muchisimas gracias gran disco, saludos!