sábado, 18 de abril de 2009

The Decemberists- Castaways and Cutouts (2002)


No hay melodrama más intenso que la propia vida, una sorprendente película repleta de giros inesperados y con la colaboración de numerosos invitados especiales, muchos de los cuales no aparecen siquiera en el guión. Nuestras respectivas existencias están trufadas de sorpresas que nos hacen pasar inesperadamente de la euforia al llanto, de momentos carentes de interés pero llenos de tensión emocional, que parecen extraídos de un film de autor, y de instantes en los que uno es incapaz de entender nada, como si estuviéramos viendo una película subtitulada en armenio. Desde tiempos inmemoriales el ser humano ha buscado inspiración en el dramatismo inherente a la condición humana, de este modo han nacido grandes obras de arte que han pasado a los anales de la literatura, de la pintura, de la danza, del cine, y por supuesto de la música. Los creadores más sensibles han sabido interpretar el lirismo propio del melodrama humano para transformarlo en auténtica poesía, de este modo, a lo largo de la historia existen composiciones musicales capaces de emocionarnos, canciones con el poder de transmitir sensaciones comunes a todos los mamíferos humanos, espejos en los que mirarnos en momentos delicados. La música pop no ha sido ajena a este fenómeno y cuenta a lo largo de su historia con un sin fin de intérpretes y bandas que han hecho del melodrama su principal fuente de inspiración, precisamente hoy visita este humilde blog una de las bandas que mejor ha sabido interpretar el melodrama en los últimos años, The Decemberists.

The Decemberists comienzan a tomar forma en el año 2000, cuando su líder Colin Meloy abandona Montana, donde dejará a la que por entonces era su banda, Tarkio, y se traslada a Portland. Allí conocerá a Nate Query, quien a su vez le presentará a Jenny Conlee, dos espíritus inquietos que conectarán a la perfección con el carácter de Meloy, juntos comienzan a idear proyectos y a perpetrar excentricidades, entre las que destaca el rodaje de una película muda. Colin Meloy no abandona su carrera musical y también se dedica a ofrecer conciertos en Portland, en uno de ellos conoce a Chris Funk, fan de la antigua banda de Meloy. Estos nombres, junto al de Ezra Holbrook, que tocará la batería, compondrán la primera formación de The Decemberists; de este modo, Nate Query se encargará del bajo, Jenny Conlee estará al frente de los teclados y del acordeón, Chris Funk será el guitarrista, entre otros menesteres, y por último Colin Meloy llevará la voz cantante y se encargará de componer las canciones. A la hora de buscar un nombre, el quinteto deja entrever su querencia por la historia y se inspiran en la denominada "Revuelta Decembrista", que tuvo lugar en la Rusia Imperial de 1825; precisamente la historia y el melodrama serán los dos grandes protagonistas de las composiciones de Colin Meloy. En 2001 The Decemberists deciden actuar al más puro estilo Juan Palomo, haciendo suya la máxima de "yo me lo guiso, yo me lo como", es decir, que se autoproducen su primer trabajo, sus miras no son excesivamente ambiciosas y la banda se cocina un EP, al que darán el título de "5 Songs", un trabajo que paradójicamente estará compuesto por seis temas y que grabarán en poco más de dos horas. La original combinación de ritmos y sonidos de la banda impactará de forma muy positiva en los críticos y en los responsables de las radios locales, poco a poco esa mezcla de cabaret, música portuaria, folk y pop de cámara, irá llamando la atención de más y más personas, hasta crear una pequeña legión de seguidores que se dejarán seducir por el atractivo cóctel sonoro que propone The Decemberists. En 2002 verá la luz el primer larga duración de la banda, titulado "Castaways And Cutouts", que supondrá la confirmación de todas las virtudes apuntadas en su EP de debut. Ese mismo año, la banda ficha por el sello Kill Rock Stars, que reeditará "Castaways and Cutouts"y producirá dos trabajos más de The Decemberists. En el año 2003 Rachel Blumberg se suma a la banda para hacerse cargo de los teclados, su llegada coincide con la grabación del segundo LP de The Decemberists, titulado "Her Majesty", un disco en el que mantienen su personal propuesta musical, a base de evocadoras letras, cargadas de lirismo y de capacidad narrativa, acompañadas de ritmos que nos acercan tanto al music hall como al pop de pata negra.

Corre el año 2004 y The Decemberists deciden ir calentando motores antes de sacar a la calle su tercer disco, y lo harán grabando un EP titulado "The Tain", compuesto por cinco temas y cuyo título se inspira en un poema medieval irlandés . En 2005 llega el ansiado LP, que verá la luz con el título de "Picaresque", un disco que será muy bien recibido a pesar de que no se trata de su mejor trabajo. La banda se convertirá además en la primera formación musical en distribuir vía BitTorrent un vídeo musical, el autoproducido "16 Military Wives", tema incluido en este tercer trabajo, lo que demuestra el interés de The Decemberists por las nuevas vías de promoción y difusión que abre internet. "Picaresque" mantiene el buen tono general de sus predecesores, aunque en algunos momentos suena peligrosamente parecido a alguna de las bandas con las que siempre les han comparado, de este modo la alargada sombra de Belle and Sebastian, R.E.M. o los injustamente infravalorados Neutral Milk Hotel, sobrevuela a lo largo de algunas canciones, tal vez fruto de un inocente intento por abrirse a un público mayoritario o quizás simplemente fruto de la casualidad, que cada uno juzgue según su criterio. Sea como fuere la buena reputación de la banda y la calidad de sus primeros trabajos hizo que un sello grande, de repercusión internacional, se fijara en The Decemberists y acabara echando sus redes sobre los muchachos de Portland. El siguiente trabajo de The Decemberists verá la luz con Capitol y se titulará "The Crane Wife", no sólo significará el cambio de sello sino que además implicará un pequeño retoque en la formación, ya que coincide con la salida de Ezra Holbrook y la llegada de John Moen, que pasará a ser el titular de las baquetas de la banda. "The Crane Wife", o "La Esposa Grulla" para los que no hablan lenguas bárbaras, toma su nombre directamente de un cuento popular japonés, y para quien escribe estas líneas, es el disco más flojo de la banda, y no precisamente porque su sonido resulte previsible o comercial a raíz de su contrato con una multinacional, sino porque se acerca a postulados más cercanos al rock progresivo, perdiendo así la frescura que emanaba de las composiciones más portuarias y taberneras de The Decemberists. Aún con todo, "The Crane Wife" es un disco muy recomendable, de digestión más pesada que la de sus predecesores, una grabación ambiciosa que contará con colaboraciones de calidad, como la de la cantautora de Seattle Laura Veirs; se trata del trabajo que consagró definitivamente a la banda de Portland a todos los niveles, un LP que se coló en todas las listas de lo mejor del año en 2006. El éxito acarreará giras interminables, apariciones en los principales shows de la TV estadounidense, e incluso el apoyo público a la campaña del, por entonces, candidato a presidente Barack Obama. Afortunadamente este año la banda ha regresado a los estudios de grabación para dar forma a su, hasta la fecha, último album, "The Hazards Of Love", un trabajo que acaba de cumplir tan sólo un mes de edad y del que lamentablemente no puedo decir nada porque todavía no lo he escuchado. Es evidente que es un disco muy esperado y que gozará de un recibimiento espectacular a lo largo de los siguientes meses, todo apunta a que The Decemberists han retomado la senda de la inspiración folk que tan buenos resultados les había dado en sus tres primeros trabajos. Entre tanto la banda ha editado varios singles y EP's, e incluso su líder, Colin Meloy, ha encontrado tiempo para debutar en solitario, grabando varios EP's en los que se atreve con versiones de Morrisey o de Sam Cooke, entre otros, y en los que cuenta con la colaboración de artistas como Laura Veirs, a la que casi se puede considerar una "decembrista" a tiempo parcial.

"Castaways and Cutouts" es uno de los mejores discos de The Decemberists y podríamos decir que es el manifiesto fundacional de sus intenciones sonoras. En el primer disco de la banda de Portland se dan cita todos los parámetros musicales que en adelante manejarán The Decemberists, que son aquellos que habían asomado en el EP "5 Songs"; un gran sentido teatral, tanto en la interpretación como en las propias letras de las canciones, una querencia no disimulada por el melodrama y por géneros como el music hall o el cabaret, la influencia del folk de finales de los sesenta y principios de los setenta, y un evidente gusto por el pop de cámara. Todo ello conforma una personal amalgama en la que conviven los ambientes refinados del pop cuidado y trabajado con las atmósferas inquietantes de los bajos fondos, escenas de puertos y prostíbulos que nos vienen a la imaginación cada vez que oímos el acordeón de Jenny Conlee o prestamos atención a las esmeradas letras de Colin Meloy. The Decemberists es una banda que cuida su imagen de manera escrupulosa, en sus fotos promocionales suelen aparecer con trajes que parecen sacados de finales del siglo XIX o principios del XX, también se visten con casacas militares inspiradas en la Guerra de Sucesión, y además de todo esto, son una formación que pone un celo especial en el diseño de sus discos, algo que todos aquellos que seguimos comprando música original agradecemos sobremanera. La encargada del diseño en los albumes de The Decemberists no es otra que Carson Ellis, la esposa del líder de la banda, Colin Meloy, una fantástica diseñadora de Portland que ha trabajado también para otras bandas, como Weezer, y aportando sus ilustraciones a una buena cantidad de libros. "Castaways and Cutouts" es un album maravilloso, tremendamente evocador, tanto en sus sonidos como en sus letras, una auténtica experiencia por la que desfilan desde gitanos españoles hasta prostitutas turcas, un disco con una producción exquisita donde casa instrumento está en su lugar idóneo, un trabajo en el que no sobra, ni falta, absolutamente nada. El primer larga duración de The Decemberists cuenta con momentos tremendamente emotivos, reflejados en temas como "Here I Dreamt I Was An Architect" o "Grace Cathedral Hill", conmovedoras baladas como "Cocoon" o "Clementine", composiciones de ambiente cabaretero como "A Cautionary Song" o "The Legionnaire's Lament", dos temas donde el acordeón tiene un papel fundamental, y sobre todo contiene una joya de casi diez minutos de duración que navega entre la psicodelia, el acid folk y el pop barroco, y que se titula "California One Youth and Beauty Brigade"; todo ello da forma a un disco que debería figurar por méritos propios entre lo mejor de los últimos 10 años.

Entre los extras de esta entrada encontraréis un buen número de enlaces, por supuesto aparecen la página web oficial de la banda, así como su myspace, también he querido incluir dos entrevistas realizadas a The Decemberists, una de ellas en español para la página web Ultrasónica, y la otra en la lengua de los hijos de la Gran Bretaña para Pitchfork. Y por último la joya de los enlaces, un link al apartado que The Decemberists tienen en la página web de la NPR, donde, además de información, podréis disfrutar de varios directos de la banda, no os lo perdáis. Como siempre, he querido completar la entrada con un par de vídeos, en este caso me he decantado por una fantástica interpretación del tema "The Mariner's Revenge Song", incluído en el disco "Picaresque", una auténtica maravilla que debería enseñarse en todos los colegios del mundo, públicos y privados, y lo he acompañado del vídeoclip de "Here I Dreamt I Was An Architect", canción que figura precisamente en "Castaways and Cutouts". Espero que os guste.




PÁGINA WEB OFICIAL DE THE DECEMBERISTS

MYSPACE DE THE DECEMBERISTS

ENTREVISTA A COLIN MELOY EN ULTRASONICA

ENTREVISTA A THE DECEMBERISTS EN PITCHFORK

THE DECEMBERISTS EN NPR




THE DECEMBERISTS- CASTAWAYS AND CUTOUTS

7 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias! muy bien! ubique

limburg dijo...

Vaya sorpresa!!!!

No sabía que tenías otro proyecto en marcha. La verdad es que desconozco los grupos que veo en el blog. Mis gustos más o menos sabes por dónde andan. Qué discos de tu blog descargo para empezar y engancharme????

Otra cosa, estás recibiendo los links que paso de vez en cuando complementando a los post del Trashistor?????

Un saludo hermano

TheSkyChildren dijo...

Pensaba que habías abandonado, pero después he pensado que para preparar cada uno de tus posteos necesitas un montón de timepo.
Otro gran disco que para muchos nos sirve para descubrir algo más a los nuevos grupos que valen la pena.
Por cierto, como siempre un 10 por la reseña.

Anónimo dijo...

Excelente labor!.

Gracias por currártelo de esta forma, transmites entusiasmo y generas absoluta curiosidad por escuchar los discos que propones.

Gracias!

binguero dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Limburg, te ha costado, pero al final me has encontrado; como verás este blog poco tiene que ver con Trashsistors, en cierta manera es mi pequeño refugio, y, hasta la fecha, me siento muy cómodo en él. Así que si algún día te sientes saturado de sonidos rockeros y andas en busca de paz y tranquilidad, ya sabes donde encontrarme, estás en tu casa. TheSkyChildren no he pensado siquiera en abandonar, lo que ocurre es que, como bien has deducido, necesito bastante tiempo para preparar cada entrada; suelo dedicar un día a realizar el ripeo, otro para recopilar información y un tercero para redactar el post. Además el mes de abril ha sido un poco raro con muchos días festivos de por medio, lo que me ha hecho aparcar un poquito el blog, no obstante intentaré, como siempre, dejar una entrada a la semana. Me alegra que te haya gustado el disco y, sobre todo, la reseña, la verdad es que me lleva un gran esfuerzo redactar estos textos, en los que además procuro poner un poquito de mí mismo, así que agradezco muchísimo palabras como las tuyas.

Un saludo a todos.

Youth Pilgrims dijo...

que buena musica wow gra blog sigue asi!!! visita el nuestro youthpilgrims.blgospot.com a ver si te gusta

Panterrorist dijo...

Una reseña muy completa, llegando casi a lo geek, muchas gracias, sé que lo que mantiene vivo un blog son los comentarios así que muchas gracias por subir ese disco que es de los mejores de su año.