jueves, 2 de abril de 2009

Claudine Longet- Cuddle Up With... The Complete Barnaby Records Sessions 1970 / 1974 (2003)


La primera vez que fui consciente de la existencia de los años sesenta tuvo lugar cuando vi, a la tierna edad de 10 años, "El Guateque" ("The Party" para los no hispanohablantes). Recuerdo aquella tarde de sábado frente al televisor siguiendo las desventuras de Hrundi V. Bakshi, hipnotizado por los colores de la película de Blake Edwards, sorprendido ante las ropas y los peinados, tan diferentes a los de la década en que me había tocado vivir, unos años ochenta crueles y despiadados que hicieron del exceso y del mal gusto su santo y seña. Ese día descubrí lo que para mucha gente significaba aquella década, para mí remota, casi perdida en el tiempo, y sobre todo descubrí que te podía doler el estómago de tanto reír. Con el tiempo "El Guateque" se convirtió en una de mis películas favoritas, pero curiosamente me resistía a volver a verla, me daba miedo enfrentarme a un recuerdo tan bueno, por otro lado, mi interés por los años sesenta comenzó a aflorar desde el punto de vista musical, gracias a la colección de singles de mi padre; fue así como conocí a The Kinks, The Monkees, The Music Explosion, The Left Banke o a Los Salvajes, todos ellos se convertirían en eternos compañeros de viaje. Inevitablemente llegó el día en que me enfrenté de nuevo a mi recuerdo de "El Guateque", para entonces ya era un adolescente en plena crisis emocional y existencial, y allí me encontré con ella. En mi recuerdo infantil de la película de Blake Edwards el protagonista absoluto era Peter Sellers, pero de repente mis desatadas hormonas de quinceañero sólo tenían ojos para Claudine Longet, pura inocencia sensual al servicio del séptimo arte. Así fue como me enamoré de Claudine Longet, o más bien de Michele Monet, que era como se llamaba el personaje que protagonizaba en la mencionada película, de hecho la escena que hizo aflorar mi líbido adolescente mostraba a Claudine, o Michele como se prefiera, guitarra en mano, interpretando para los invitados de la fiesta una canción con aires de bossa nova, al mismo tiempo que el pobre Hrundi, en segundo plano, se esforzaba por aguantarse unas terribles ganas de descargar su vejiga.

Claudine Longet nace el 29 de enero de 1942 en París, enseguida pronuncia esa frase que toda madre tiene pavor a escuchar: "mamá, quiero ser artista", y con tan sólo 18 años decide mudarse a los Estados Unidos de América en busca de fortuna. Poseedora de una belleza delicada y sofisticada, la joven Claudine encuentra trabajo como bailarina principal en el show del Folies Bergere en Las Vegas, donde conocerá al que se convertirá en su esposo, el crooner Andy Williams. En 1961 suenan campanas de boda para Claudine Longet, su prometido se encuentra en la cima de su popularidad, y los 14 años de diferencia existentes entre ambos provocan más de un recelo entre los seguidores de Andy, la joven bailarina decide aparcar su carrera y dedicarse a formar una familia. Tras un período en el que Claudine ejerce de perfecta madre y ama de casa, entre 1963 y 1964 llegarán las primeras oportunidades para que la bella parisina se asome a la pequeña pantalla, y lo hará apareciendo como estrella invitada en varias series, entre ellas: "Combat!", "Hogan's Heroes", "Run For Your Life" y "The Rat Patrol", al mismo tiempo, y como era de esperar, Claudine aparecerá de manera intermitente en el programa de su marido, "The Andy Williams Show". En 1966 se le abre la puerta de la música y se le ofrece un contrato con A&M Records, a pesar de sus evidentes limitaciones vocales Claudine no lo desaprovecha y graba su primer single, "Meditation", que se convertirá en un pequeño éxito. Un año más tarde verá la luz su primer larga duración, titulado "Claudine", un disco íntegro de versiones en el que con su sensual y susurrante voz reinventa alguno de los temas originales, dotándoles de unos matices inexistentes en las interpretaciones de sus creadores. El acento francés y la estética de Claudine se convierten en su peculiar seña de identidad, tiene el exotismo de algunas estrellas del pop francófono, pero sin el transgresor componente erótico que tanto asusta a la mojigata sociedad yanqui. A lo largo del primer LP de Claudine Longet suenan versiones de The Beatles, "Here, There and Everywhere", o de Vinicius de Moraes y Tom Jobim, "A Felicidade", aparecen hits como "My Guy", que fue compuesta en 1964 por Smokey Robinson para Mary Wells, o incluso el tema principal de la banda sonora de "Un Hombre y Una mujer" ("Un Homme et Une Femme"); ese será el estilo de Claudine Longet, eclecticismo pop con muy buen gusto. También en 1967 verá la luz su segundo LP, que tomará su título de un célebre tema de Burt Bacharach, "The Look Of Love", de nuevo esa amalgama de pop sofisticado, jazz suave y bossa nova dará sus frutos gracias a unos buenos arreglos y a una magnífica producción. La popularidad de Claudine Longet crece como la espuma gracias a sus apariciones en la poderosísima televisión y a sus dos primeros discos, y en 1968 alcanzará su cima gracias a la grabación del que es posiblemente su mejor disco, "Colours", y a su papel en la película de Blake Edwards, "El Guateque".

En 1970 Claudine Longet edita su cuarto disco, "Run Wild, Run Free", que será su último trabajo para A&M, ya que no tardará en firmar por un nuevo sello, Barnaby Records, una discográfica que había fundado su marido en 1963. Son momentos de cambio para Claudine, no sólo en el aspecto profesional, sino también en el plano personal, ya que su matrimonio comienza a hacer aguas, las diferencias con su marido son irreconciliables y finalmente la pareja opta por separarse en 1971, curiosamente en ese mismo año aparece un nuevo album de Claudine bajo el irónico y premonitorio título de "We've Only Just Begun". Con Barnaby Records, Claudine grabará varios singles y dos LP's, el ya mencionado y un segundo trabajo editado en 1972 que lleva el título de una célebre canción de los Stones, "Let's Spend The Night Together", además también dejó material grabado para un tercer disco que permanecería inédito, aunque muchos de los temas de ese disco frustrado aparecerían en 1993 en un album titulado "Sugar Me", lamentablemente los masters de alguna de aquellas grabaciones no incluídas en este disco han desaparecido. "Cuddle Up With Claudine Longet" es un disco editado en 2003 por el sello Vampisoul, subsidiario de Munster Records, y que recoge gran parte de las grabaciones que la cantante y actriz realizó para el sello Barnaby, canciones que mantienen la línea de los dos primeros discos de Claudine y que siguen apostando por la combinación de pop exquisito, jazz reposado y comercial, y bossa nova, todo ello susurrado por este ángel que se escapó de París para vivir un sueño que acabaría convirtiéndose en su peor pesadilla.

Y es que a partir de 1974 la carrera de Claudine Longet entra en un importante declive, hasta el punto de que no se puede citar ningún trabajo de relevancia en el que intervenga la musa del susurro, parecía que el destino le estaba preparando para lo que se le avecinaba. Al mismo tiempo que su fama y su carrera como actriz y cantante son engullidas por el implacable olvido, Claudine Longet se enamora perdidamente del campeón olímpico de esquí Spider Sabich, con quien decide mudarse en 1974 a Aspen, Colorado, allí residirán de forma habitual y llevarán una convivencia con muchos altibajos, Sabich es un apuesto atleta acostumbrado a flirtear con numerosas jóvenes, y la presencia de Claudine y sus tres hijos trastoca radicalmente su estilo de vida. El 21 de marzo de 1976, suena un disparo y el cuerpo del deportista cae sin vida al suelo, el arma se encontraba en las manos de Claudine Longet, que comenzaba de este modo su calvario personal. Mucha gente se dedicó a inculpar a Claudine, señalando que se trataba de un crimen a sangre fría, motivado por las continuas desavenencias de la pareja, pero ella se empeña en demostrar su inocencia y señala que el arma se disparó accidentalmente cuando la víctima le estaba enseñando a manipularla. El caso se convierte súbitamente en carnaza para los tabloides más amarillos y para la despiadada televisión, Claudine Longet, una actriz y cantante de éxito en la década de los sesenta, amiga personal de Bob Kennedy, se convierte ahora en un monstruo capaz de asesinar a su pareja sentimental; ciertamente la cantante de la respiración entrecortada protagoniza el papel principal de una película que desearía que no se hubiese estrenado jamás. Tras un doloroso, polémico y largo juicio, en el que siempre contó con el apoyo de su ex marido, a Claudine se le encuentra culpable de negligencia criminal y se le condena a una multa y a cumplir treinta días en prisión, un mal menor si tenemos en cuenta la gravedad de los hechos ocurridos. Todo cuanto envuelve este turbio episodio de la vida de Claudine Longet es realmente oscuro y escabroso, el tiempo ha demostrado que durante el proceso judicial y en la investigación del crimen se cometieron sorprendentes errores que evitaron la incriminación de la actriz y cantante; muestras de sangre de la imputada que contenían cocaína, las páginas de un diario en las que Claudine escribía sobre su amarga relación con Sabich, todo ello no se pudo utilizar como prueba en el juicio por no haberse obtenido siguiendo los cauces que marca la legislación. La familia de Sabich no se dio por satisfecha con el fallo judicial e intentó reabrir el caso, que finalmente se cerró gracias a un acuerdo económico que además incluía la condición de que Claudine Longet nunca escribiría ni hablaría sobre los hechos ocurridos, punto este último que contribuye a dotar de más misterio si cabe a esta historia. Toda esta enrevesada trama inspiró a sus satánicas majestades, concretamente a Mick Jagger, que compuso un tema titulado "Claudine" que finalmente quedó fuera del disco "Emotional Rescue" de 1980, en algunos bootlegs de la banda se puede encontrar la citada canción.

Tras cumplir con la justicia, Claudine Longet retomó su vida y lo hizo al lado del abogado que le había defendido durante el juicio, Ron Austin, quien abandonó a su familia para enrolarse en una historia de amor que permanece viva. Claudine Longet abandonó el mundo de la música y de la interpretación y se recluyó en su casa de Aspen junto a su nueva pareja, con la que esperaba encontrar una nueva oportunidad para ser feliz tras la amarga experiencia por la que había pasado. Ya en los años noventa, la figura de Claudine Longet como cantante empezó a reivindicarse, su voz y su estética se convirtieron en signo de sofisticación y elegancia y sedujeron a bandas como Stereolab o Ivy, al mismo tiempo que aparecían recopilatorios con lo mejor de su carrera y reediciones de sus trabajos con A&M. Finalmente la fama y el reconocimiento que se le habían negado a Claudine durante los últimos veinte años hacía acto de presencia y contribuía a limpiar la imagen de esta artista, que tan deteriorada y vilipendiada se había visto desde mediados de los años setenta. A mí poco me importa si Claudine apretó o no el gatillo de ese revólver, para mí siempre será la chica de "El Guateque", aquella que nos hizo perder el sentido a Hrundi V. Bakshi y a mí. He querido completar esta entrada con unos enlaces y un vídeo, como viene siendo habitual; entre los links, que esta vez están todos en el idioma de la Pérfida Albión, encontraréis la entrada que Wikipedia le dedica a la cantante, en segundo lugar, la página web del club de fans de Claudine Longet, en tercer lugar, un blog dedicado en cuerpo y alma a Claudine , y por último un enlace a un maravilloso especial dedicado a la cantante parisina y que aparece en una página llamada Confessions of a Pop Culture Addict. En cuanto al vídeo, no podría ser de otra manera, os dejo con la impagable escena de "El Guateque" en la que Claudine interpreta la canción "Nothing To Lose", un tema escrito por Henry Mancini y con letra de Don Black. Espero que os guste.


CLAUDINE LONGET EN WIKIPEDIA

PÁGINA WEB DEL CLUB DE FANS DE CLAUDINE LONGET

BLOG DEDICADO A CLAUDINE LONGET


ESPECIAL CLAUDINE LONGET EN THE POP CULTURE ADDICT




CLAUDINE LONGET- CUDDLE UP WITH...

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástico post el de Claudine. Yo también me quedé prendado de ella en esa película que, al igual que tú, revisito con prudencia a fin de que la magia y felicidad que suscitó en su día no se vea alterada. No conocía la parte oscura de la vida de este encanto de mujer (o si la conocía procuré no prestar demasiada atención al asunto,para no reducir a cenizas el arquetipo de dulce inocencia que representa), así que te felicito, una vez más, por tu ojo para seleccionar, y por la pulcra edición de lo que escribes.

Un abrazo

Julio. Barcelona

MartaD dijo...

Otra maravilla a la que dedicaré buen tiempo esta semana santa. Que suavidad, parece que te está acariciando cuando canta. Gracias y no desanimes por los comentarios.

Pep Sonic dijo...

Eres total tio. Gracias por tus recuerdos y por la pequeña biografía de la Longet. Como siempre un placer leerte, pero esta vez se me ha hecho un poco largo el CD. En pequeñas dosis y para determinados momentos no está mal, pero nombrando a los que nombras en el comentario Kinks, Monkees, Left Banke..........

Anónimo dijo...

El Guateque es tambien uno de mis iconos de adolescencia y una de mis peliculas preferidas...quiza,tambien fue la primera toma de contacto con todo el mundo sixtie,en fin,que al ver de nuevo esta escena,ha evocado muchos recuerdos de aquella epoca! No conocia la biografia de Claudine Longet...Saludos Bingue!
Mr.Bojangles

old-fashioned lover dijo...

Hola Binguero,

Acabo de descubrir tu blog y veo que tenemos muchas afinidades estéticas. Te invito a que me visites: http://neuroticoyromantico.blogspot.com/

Saludos.

ArturoBoy dijo...

Desde que lo visité por primera vez, con el post del Transistor Radio de M. Ward, tu blog me ha parecido casi perfecto, sobre todo por las reseñas, que terminan convenciéndome para darle clic en el enlace de descarga y claro,en un futuro no muy lejano, adquirir el disco como debe de ser.
Lo único que no me ha gustado hasta el momento es que los ficheros están alojados en rapidshare, sitio al que mi compañia de internet limita la velocidad de descarga a unos míseros 10-12 kB/s (creo que el término es traffic shapping).
Así que te imaginaras lo larga que fue la espera para descargar un solo disco de Heron.
Es un comentario que pongo a tu consideración, no es una queja o algo por el estilo (las quejas han sido en contra de mi proveedor de internet), por último, como lo mencioné anteriormente, tu blog fue un golpe de suerte buscando información de M. Ward.
Gracias por tu dedicación a este espacio de buena música.

Anónimo dijo...

coincido con lo contado por vos, (no en la parte de tu enamoramiento de claudine!!! pero es cierto lo linda que es)
..mi abuelo y mis padres tambien quisieron esa pelicula, y luego yo,
y la vi muchas veces y me rei como la primera vez,en fin, me encanta tu pagina, la cual estoy viendo lentamente..gracias
pat

L dijo...

Gracias por Claudine

Anónimo dijo...

¿fantástico? una pena que pontifiquen a esta mujer que asesino a Spider Sabich y pasó piola luego de un juicio televisivo en Aspen en 1977 todas la pruebas apuntaban a ella el arma, su diario pero al final la condenaron a 30 días de los que sólo estuvo 21 días en la cárcel una justicia es para el rico y otra para el pobre.

Anónimo dijo...

Written about singer-actress Claudine Longet, Andy Williams's ex wife. In March 1976, she killed her live-in boyfriend, Olympian ski racer Vladimir "Spider" Sabich in their Aspen Colorado home. She only spent 30 days in jail. The trial preceded O.J. Simpson's by nearly two decades. But like Simpson, Longet hired high-powered defense teams -- and got off easy, in the minds of many. .Song recorded in November of 1977, but never released because of the fear of litigation.
Vocals: Mick Jagger Guitars: Keith Richard, Mick Jagger Bass: Bill Wyman Piano: Ian Stewart Drums: Charlie Watts



Esta fué la canción que le dedicó Mick jagger al caso que fué retirado del album de 1980 por una presión medíática.


Claudine
(Jagger/Richards)

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again, Claudine

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
She only does it at weekends
Claudine

Now only Spider knows for sure
But he ain't talkin' about it any more
Is he, Claudine?

There's blood in the chalet
And blood in the snow
She washed her hands of the whole damn show, Claudine

Shot him once right through the head
Shot him twice right through the chest
The judge says ruled it was an accident, Claudine
Accidents will happen

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine Yeah

Poor Claudine
Poor Claudine

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again, Claudine

Poor Claudine
Poor Claudine
Poor poor Claudine

Now I threaten my wife with a gun
I always leave the safety on
I recommend it, Claudine

Yes she pistol whipped me once or twice
But she never tried to take my life
What do you think about that, Claudine

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
She only does it at weekends, Claudine

Oooo ...poor Claudine
What about the children, baby?
Poor, poor children

The prettiest girl I ever seen
I saw you on the movie screen
Hope you don't try to make a sacrifice of me, Claudine
Don't get trigger happy with me
Don't wave a gun at me. Claudine

Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again
Claudine's back in jail again, Claudine

Oh Claudine

Anónimo dijo...

Al fin Claudine Longet tuvo que darle dinero a la familia de sabich a parte de la condición de no hablar del caso con ningún medio informativo. Así fué más declaración de culpabilidad que esa imposible.

binguero dijo...

Gracias por tu comentario, anónimo (una pena que no dejes tu nombre o un pseudónimo, te invito a que si vuelves a participar en el blog así lo hagas, por favor), con tus palabras has conseguido resucitar un hilo que llevaba muerto desde abril. Vayamos por partes, yo no entro a juzgar la moral de las personas, el trabajo de la justicia o el poder del dinero, en este post he pretendido centrarme en el disco, como siempre suelo hacer. Bien es cierto, que al tener Claudine Longet una trayectoria personal más que atípica y truculenta me he detenido en relatar algunos hechos relativos a su vida, ya que me han parecido que eran interesantes para la entrada del blog, pero en ningún caso me habrás visto escribir si me parece fantástico o no que Claudine Longet esté en la calle o saliese indemne de este escabroso asunto; ya te digo que no es mi intención juzgar este tipo de hechos, sino sólo relatarlos, con más o menos gracia, lo admito.

Se agradecen tus aclaraciones, así como la contribución "in english", que imagino que también es tuya, pero demuestras no haberte leído todo el post, o al menos no haber estado muy atento. La letra de la canción de los Stones está enlazada en el texto del post, no había necesidad de volver a colocarla en los comentarios, aún así, gracias. Pero es que además, los datos que aportas en el último comentario (que supongo que también lleva tu firma) aparecen enumerados en la entrada, no obstante gracias también. Eso sí, te agradecería que la próxima vez aportases algo más que lo que ya está redactado por parte de este pobre escribiente, así todos nos veremos enriquecidos con tu contribución; del mismo modo te agradecería, siento repetirme, que firmases tus comentarios, es muy incómodo dirigirse a alguien sin saber muy bien como llamarlo. Espero que no malinterpretes mis palabras, de verdad te agradezco que te hayas sumergido en mi blog y que hayas dedicado parte de tu tiempo a dejar unas palabras, simplemente pensé que debía hacer estas puntualizaciones. Bienvenido a Rainy Day Music, espero verte más menudo, ésta es tu casa. Un saludo.

Pilar dijo...

¡Hola,anónimo¡,me encanta tu comentario,a pesar de que aquí el bloguero prota tiene que seguir siendo el prota y por eso no puede evitar contestarte.

Pilar dijo...

Pilar, de Albacete.
No te ofendas,Julio, muy chuli tu blog y todo lo que mencionas sobre Claudine,yo también me emocioné y me reí mucho con la peli del amigo Sellers,creí doblarme de risa,algo que creo que debemos a Peter y al director de la peli.Dices que no entras a juzgar a Claudine,aunque también aduces que te importa poco que apretara o no el gatillo contra Sabich.Bien,pues he de decir que estoy de acuerdo con el amigo Anónimo,...me parece una pena que las masas adoren y beatifiquen a una mujer celosa,manipuladora y asesina,que clama clemencia utilizando la figura de sus hijos,y más penoso aún me parece que por sus influencias de poder ,dinero y relaciones con el amigo Bob Kennedy se librara de la cárcel,después de sesgar la vida de un joven de éxito sólo porque él ya no quiso seguir diciéndole"sí".¿Qué pasaría si un maltratador tuviera ese talento,atractivo,fría inteligencia y astucia como la asesina de Aspen?,¿también lo halagaríamos continuamente?qué pena que en esta absurda sociedad ni haya valores ni humanidad,y qué pena también que la familia de Sabish fuesen tan miserables como el poderoso círculo de la Longet,como para cambiar la justicia por su hijo por la fría y execrable "pasta",qué pena.