martes, 30 de noviembre de 2010

Noah and the Whale- First Days of Spring (2009)

Todos tenemos algún amigo que tiene una concepción un tanto peculiar de lo que significa la sinceridad, un amigo que en un momento dado, y sin que tú le pidas su opinión al respecto, se descuelga con alguna lindeza del tipo: "qué maja tu novia, me cae muy bien. Nunca te lo quise decir, pero es que la de antes era un poco tonta". Vivimos en una sociedad que idolatra la sinceridad, pero que al mismo tiempo no sabe muy bien cómo definir esta virtud o condición, confundiéndola, en la mayoría de las ocasiones con la zafiedad, en este sentido sinceridad y brutalidad se solapan dando lugar a situaciones un tanto violentas. Se premia la vehemencia propia del histrión apartando de las reglas sociales la educación y los buenos modales, que son vistos por muchas personas como algo caduco, un reducto de un dandismo carca y retrógrado que ahora, en un mundo en el que hay que decir siempre lo que uno piensa, es etiquetado como "políticamente correcto". Pues bien, servidor de ustedes prefiere ser políticamente correcto, así que no os preocupéis, que si me gusta más vuestra pareja actual que la anterior, no os lo haré saber nunca, a no ser, eso sí, que me lo preguntéis. No entiendo por qué se han invertido determinados valores y, aún a riesgo de parecer un conservador recalcitrante, no me duelen prendas en reconocer que opino que, en este apartado concreto, cualquier tiempo pasado fue mejor. ¿Y por qué os suelto este discurso? os preguntaréis los más inquietos, pues sinceramente porque no sé muy bien cómo encabezar esta entrada y ésta me ha parecido una buena excusa. Después de elegir el disco de hoy, escucharlo detenidamente e intentarle extraer todo su jugo, me he dado cuenta de que no tiene mucho que ver con su predecesor, el primer largo de esta banda, y me he percatado de que hay un hecho significativo en el plano compositivo, e incluso en el concepto de Noah and The Whale como banda, que diferencia a ambos trabajos, y ese hecho es la ruptura sentimental de dos de sus miembros. Es entonces cuando he pensado que la exnovia de Charlie Fink no me gustaba mucho, pero que no podía empezar un post proclamando algo así, de este modo es como ha comenzado mi diatriba acerca de la sinceridad en nuestra civilización occidental; el resto es historia, si es que todavía estáis leyendo. Yo no sé si vosotros habéis sufrido esa sinceridad brutal y gratuita de la que hablo en las primeras líneas de este post, yo sí, por eso me ha parecido conveniente reflexionar al respecto. Pero ahora que ya tenemos redactado el siempre complicado primer párrafo, dejémonos de monsergas y vayamos al disco, que es lo que importa; luego, cuando nadie nos vea, pondremos a caer de un burro a la ex de Charlie Fink, como se ha hecho toda la vida.

Noah and the Whale nace como banda en el año 2006, cuando un grupo de muchachos residentes en Londres deciden unir sus fuerzas para dedicarse a lo que más les gusta, la música. La voz cantante de este proyecto la pondrá, sin ningún género de dudas, Charlie Fink, un talentoso joven con aspecto de yerno perfecto. Charlie tocará la guitarra, el ukelele y además compondrá y cantará todos los temas de la banda, le acompañarán: Doug Fink, hermano de Charlie, a la batería, Urby Whale en el bajo, Tom Hobden, que se encargará de tocar el violín y por último Laura Marling, pareja de Charlie Fink, que pondrá el contrapunto dulce a la voz grave y rasgada de Fink, haciendo los coros. Charlie Fink es un cinéfilo confeso y decide bautizar a la banda haciendo un juego de palabras entre el título de una de sus películas favoritas y su director, de este modo Noah and The Whale surge del título del film The Squid and The Whale (Una Historia de Brooklyn, en España) y del nombre de su creador Noah Baumbach. Poco a poco la banda se va haciendo un hueco en la escena independiente londinense y no tardarán en grabar algunos singles, entre ellos el de la canción que poco más tarde figurará en su album de debut y con la que consiguieron una gran repercusión, me refiero a "5 Years Time". Este tema, facilón y pegadizo, fue utilizado en varios anuncios y dio alas a Noah and the Whale para grabar su primer disco, al cual titularían "Peaceful, The World Lays Me Down". La crítica y el público reciben con los brazos abiertos la puesta de largo de la banda, un disco que, en conjunto, queda eclipado por el single "5 Years Time", que acarrearía una enorme popularidad para Noah and the Whale, sobre todo en el Reino Unido. En realidad se trata de un disco de debut bastante correcto, sin ser nada del otro mundo, muestra a un grupo de jóvenes músicos con unas referencias muy claras pero con un estilo propio todavía por definir. La crítica no tardará en compararlos con Neutral Milk Hotel, Belle & Sebastian o Bonnie Prince Billy, ellos citan como influencias el folk y el punk rock, aunque si lo que buscas en sus canciones es algo similar a un "Gabba Gabba Hey!" pronunciado alto y claro y con el puño levantado, te vas a llevar algo más que una decepción, aviso para navegantes. Sea como fuere, "Peaceful, The World Lays Me Down" es un disco amable, con buenas intenciones, alguna canción más que interesante y algún que otro tema que nos recuerda a lugares ya visitados con anterioridad. La producción del disco corre a cargo de Eliot James, que colabora estrechamente en los arreglos y que sabe enriquecer perfectamente un album que de otra manera habría resultado un tanto plano. De este modo, los metales y los violines golpean ahí donde es necesario, dotando de cuerpo a unas canciones resultonas que enganchan fácilmente y que catapultan a "Peaceful, The World Lays Me Down" a las posiciones más privilegiadas de los debutantes de 2008. La voz de Laura Marling consigue encandilar a la crítica, ciertamente funciona a la perfección como contrapunto de Fink, con quien empasta sin ningún problema, y desde luego hay que valorar que cuando la chica graba este disco apenas tenía dieciocho añitos. Laura Marling había debutado con poco más de dieciséis años gracias a esos extraños fenómenos cibernéticos relacionados con myspace, página en la que esta lolita folkie había colgado unas cuantas canciones que no tardaron en atraer a un buen puñado de fans y a unos cuantos cazatalentos ávidos por hacerse con una nueva pieza. Así es como Laura Marling se fue haciendo un nombre en el pop británico, gracias a su capacidad de trabajo, demostrada en unas giras interminables, y a un buen puñado de temas que vieron la luz en forma de singles y EP's. Charlie Fink se involucraría en la carrera de la que por entones era su pareja produciéndole su disco de debut, "Alas I Cannot Swim", que vería la luz unos meses antes que "Peaceful, The World Lays Me Down". Y hasta aquí tenemos la historia de dos jóvenes guapos, con talento y con una incipiente y prometedora carrera musical, una pareja sentimental que comparte éxitos, individuales y comunes, y que disfruta de sus particulares días de vino y rosas. Pero todo tiene su principio y su final, como bien cantaba el sabio Vinicius de Moraes: "tristeza não tem fin, felicidade si", así que la relación de nuestros atractivos geniecillos llegó a su fin, algo que se puede experimentar de manera patente en "First Days of Spring", un disco que se despega de su antecesor y que nos muestra la cara adulta de un gran compositor que se acerca a su madurez creativa. Antes del lanzamiento de su segundo largo, la banda había puesto en el mercado en 2008 "Noah and the Whale presents... The A Sides", un EP limitado a 2500 copias en vinilo de 12", que recoge algunas canciones inéditas de Noah and The Whale junto con alguna versión, un album cuyos beneficios fueron a parar a una ONG dedicada a ayudar a los ancianos.

Muchos de vosotros os estaréis preguntando ¿y qué ha hecho esta pobre muchacha, Laura Marling, para que este plasta de Binguero asevere que no le cae bien? Obviamente la respuesta es absolutamente nada. Sencillamente me gusta más cómo compone Charlie Fink en este segundo album y creo que ese cambio se debe a su fallida relación con Marling, un desengaño amoroso que es patente en las canciones de "First Days of Spring", y que lo convierte en un disco más melancólico, con una paleta totalmente agridulce y con unos arreglos de cuerda sublimes. Tal vez mi problema sea que identifico en exceso el primer disco de Noah and the Whale con la canción "5 Years Time", un tema un tanto ramplón bajo mi opinión, pienso en el binomio Fink-Marling y me viene el condenado silbidito a la cabeza. Curiosamente al desaparecer Laura Marling, desaparece ese lado más frívolo de Charlie Fink como compositor, lo que dota de mayor profundidad a su segundo disco; de ahí deduzco, seguramente de manera errónea, que Fink está mejor solo que con Marling, al menos en el aspecto musical, que nadie me malinterprete, o quizás sea que todo se deba a que a veces las mejores obras de arte se gestan desde el dolor y la decepción. Aclaradas mis filias y mis fobias, vayamos a analizar el segundo LP de Noah and the Whale, un trabajo ambicioso que Charlie Fink concibe además como una película, un mediometraje que titulará como el disco (de hecho en la edición deluxe de este LP el disco va acompañado de la película), además nuestro cinéfilo militante también rueda el proceso de grabación del LP en un documental que titulará "First Days". Muchos críticos describen "First Days of Spring" como un disco muy cinematográfico, el disco comienza situándonos la acción, cuenta con dos pasajes instrumentales de una enorme belleza y se remata con otro puñado de canciones que desarrollan la trama. El disco se abre con "First Days of Spring", canción que da título al album y que empieza con un acompañamiento de cuerdas fantástico que sirve de escolta a una guitarra eléctrica, limpia, sin distorsión, la voz de Charlie Fink comienza a dibujar el paisaje en el que se va a desarrollar la trama y sin apenas darnos cuenta ya nos estamos enganchando a la historia. Fink apuesta fuerte, sabe de la importancia de los inicios, un buen comienzo es fundamental, es lo que decidirá si seguimos interesados en la historia o si nos decantamos por un zapping mental, Fink lo borda y consigue seducirnos con el tema más ambicioso del album, una canción de casi siete minutos con una orquestación brillante. El telón ha caído, los actores pisan las tablas y la escenografía se descubre ante nuestros ojos, el público está expectante, acaba de entrar en la historia y quiere más, Fink se destapa de nuevo con "Our Window", disminuyendo la solemnidad del comienzo, pasando página tras la obertura y ofreciéndonos un pasaje de una gran intensidad emocional. El segundo corte del LP es una canción que destila amargura en cada nota: "Spring can be the cruelest of months", canta Fink en "Our Window", un tema en el que, de nuevo, hay que destacar unos exquisitos arreglos. "I Have Nothing" es el tercer corte de "First Days of Spring", una canción que recoge el testigo taciturno y lluvioso de "Our Window", es el tema en el que Fink rompe con mayor deliberación su voz, alcanzando en ocasiones cotas de desafinación que dotan de mayor dramatismo a la historia. Fink desnuda sus sentimientos, se muestra como un amante abatido por la pérdida de su pareja, a quien se dirige con la esperanza de un feliz reencuentro ¿alguno de los presentes no se ha encontrado así en algún momento de sus vidas? ¡Bingo! Eso se llama empatía y es la clave para que cualquier historia nos enganche, sentir que nos reflejamos en ella, bien sea en nuestro presente, en un pasado no muy remoto o en un anhelado futuro; bravo Mr.Fink, la historia funciona. "My Broken Heart" continúa con esta historia de desamor, y lo hace con un tono especialmente agridulce, con una letra que se debate entre el desamparo y el orgullo de aquel a quien han partido su corazón en mil pedazos: "I'm impenetrable to pain, oh, you can break my broken heart", ¿no escucháis el tintineo de los cubitos de hielo en el whiskey al oir esta canción? "My Broken Heart" introduce metales y, por primera vez, una guitarra eléctrica distorsionada, como la percepción del personaje, que no sabe si reir o llorar. A continuación, la representación contará con un breve descanso durante el que aprovecharemos para afinar los instrumentos que intervendrán el el siguiente pasaje, así es como podríamos definir "Instrumental I", que adelanta los compases de uno de mis temas favoritos de "First days of Spring", "Love of an Orchestra". "Instrumental I" rebaja la tensión emocional del album, sirviendo de puente a lo que podríamos considerar la segunda parte del disco, que comienza con el corte número seis, la mencionada "Love of an Orchestra". Esta segunda parte de "First Days of Spring" comienza con un coro que abre una ventana a la esperanza dentro de esta historia de corazones rotos: "If you gotta run, run from hope", nos recomienda este conjunto de voces en un inicio que haría enfurecer de envidia a Stuart Murdoch o al mismísimo Neil Hannon; grandioso. A continuación entra la orquesta y la voz de Fink, que suena más juvenil y limpia, es el resurgir de quien estaba herido de muerte y que se aferra a la música para seguir viviendo y disfrutando de la vida y del amor, es el renacimiento de la naturaleza en la primavera, con unos violines que nos evocan, inevitablemente, a Vivaldi; tomad buena nota porque caeréis rendidos ante esta canción.

Tras la explosión de vida de "Love of an Orchestra", la historia se ralentiza con un nuevo puente intrumental, en este caso protagonizado por una guitarra eléctrica que nos evoca esos atardeceres primaverales en los que uno desearía que el tiempo se detuviese y sólo se escuchase el rumor del agua; una vez más, reivindico la inclusión de la pereza en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. "Stranger" es la canción que se encarga de retomar el pulso de la historia, y lo hace con una letra preciosa, en la que Fink cuestiona aquel viejo dicho que asevera que un clavo saca a otro clavo. De nuevo nuestro amante abatido vuelve a dar signos de flaqueza, desencantado ante una nueva relación, toma conciencia de que la herida abierta por la pérdida de su amada tardará mucho tiempo en cicatrizar, de hecho tal vez no lo haga nunca. Os invito a leer la letra de "Stranger", echadle un vistazo, aunque no dominéis la lengua de Shakespeare no creo que encontréis muchas dificultades en entenderla (Haced click AQUÍ, abstenerse corazones recién abandonados). Musicalmente hablando, es un tema que se apoya en los magníficos arreglos de cuerda marca de la casa, creando una atmósfera que juega, de nuevo, con los claroscuros, con las sensaciones agridulces de nuestro protagonista, un naúfrago sentimental abandonado a su suerte en una eterna y lúgubre primavera. "Blue Skies" busca de nuevo la complicidad con el oyente, de hecho Fink se dirige a todos nosotros reconociendo que ésta es una canción para cualquiera que tenga el corazón roto, así es como reza la primera frase de ésta, la novena canción de "First days of Spring". Nuestro atribulado Romeo se esfuerza por salir del pozo e intenta componer un nuevo canto a la esperanza, en este caso asegura que ésta será la última canción que compondrá con su añorada amada en mente. Los metales entran en escena flirteando con violines y cellos, y dan paso al coro de ángeles que ya habíamos disfrutado en "Love of an Orchestra"; se avecina el final y parece que nuestro protagonista quiere insuflar un soplo de esperanza entre tanto desamor. Él décimo corte del LP se titula "Slow Glass", y personalmente me parece el tema de menor intensidad del disco, una canción que ignora los arreglos que tan buenos resultados había proporcionado al resto del conjunto y que apuesta por un pop más convencional. El último minuto de esta pista sirve de introducción a la última canción de "First Days of Spring", "My Door Is Always Open", una composición emparentada con el tercer corte del disco, "I Have Nothing", de hecho la entonación de Fink en ambos estribillos es casi la misma. "My Door is Always Open" funciona en nuestras mentes como un travelling a través del cual analizamos toda la historia de nuestro desdichado amante, un tipo que ha tocado fondo, se ha levantado, se ha vuelto a caer y finalmente se ha prometido a sí mismo alzar la cabeza para disfrutar de los esperanzadores cielos azules de la primavera. De hecho, Fink no muestra ningún rencor en la letra de esta canción, pero al mismo tiempo se congratula de ser libre, no libre de corazón, sino libre del dolor al que le tenía sometido esta amarga ruptura. Este último tema es el más desnudo del disco, encomendando toda la carga emocional a dos guitarras, una acústica y otra slide, que son el único acompañamiento de la voz de Fink hasta que al llegar al tramo final de la canción surge un coro que marca el clímax de la historia, poniendo, no sabemos si el punto y aparte o si el punto y final, a esta malograda historia de amor.

Unos días antes de que saliera a la luz "First Days of Spring", Charlie Fink sufre otro revés emocional, su hermano, hasta entonces batería de la banda, anuncia que abandona Noah and The Whale para centrarse en sus estudios de medicina; Jack Hamson ocupará su lugar en la nueva formación, acompañado de otra incorporación, Fred Abbott, que se encargará de la guitarra y de los teclados. "First Days of Spring" volvería a atraer la atención de la crítica, que valorará muy positivamente este paso adelante en la madurez compositiva de Charlie Fink, mientras que desconcertará a algunos de sus fans, que no encuentran ni rastro de frivolidad en un disco que abre de par en par las puertas de las alcobas más íntimas del corazón de su autor. A pesar de que el disco tuvo una buena acogida, no contó con ningún single que gozase del éxito del pegadizo "5 years Time", no obstante, el segundo LP de Noah and The Whale figuró entre lo mejorcito del pasado año para muchas publicaciones especializadas. En enero de 2010 empiezan a correr rumores acerca del nuevo disco de la banda, que no tardará en encerrarse en el estudio para plasmar las nuevas composiciones de Fink. Tras numerosas especulaciones al respecto, parece que el disco estará listo para marzo de 2011 y llevará por título "Last Night On Earth".

Ya no me queda más que añadir (menos mal, dirá más de uno), salvo los imprescindibles enlaces. Por supuesto, os dejo los enlaces a la página web oficial de Noah and The Whale y a su myspace, y como guarnición podréis picotear una reseña de "First Days of Spring" aparecida en la web Drowned In Sound y una entrevista, en lengua bárbara eso sí, en la página Under The Radar. Como además he encontrado bastante material audiovisual que me ha parecido de interés, también os dejo un enlace a la magnífica web La Blogotheque, donde podréis disfrutar de dos actuaciones de Noah and the Whale; aunque se trata de temas pertenecientes a su primer trabajo son dos canciones bastante recomendables. Como guinda del pastel, cierro los enlaces con un link al blog de la grabación del documental "First Days", en el que Charlie Fink recoge el proceso de grabación del segundo disco de la banda. Y como no, los videos, me he decantado por "Love of an Orchestra" y por "Blue Skies", que me parecen dos grandísimas canciones. Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE NOAH AND THE WHALE


MYSPACE DE NOAH AND THE WHALE

RESEÑA DE FIRST DAYS OF SPRING EN DROWNED IN SOUND

ENTREVISTA A NOAH AND THE WHALE EN UNDER THE RADAR

NOAH AND THE WHALE EN LA BLOGOTHEQUE

BLOG DE LA GRABACIÓN DEL DOCUMENTAL FIRST DAYS



NOAH AND THE WHALE- FIRST DAYS OF SPRING

8 comentarios:

Chals dijo...

Los conocía por recomendación de otro blog, aunque su primer largo me gustó pero no me caló demasiado. La canción del video del mediometraje suena muy bien, a ver si saco un rato para escuchar este segundo disco.
Respecto a la intro del post espero no haber cruzado esa línea nunca, y si así ha sido lo siento. Te entiendo, y veo lo que dices todos los días en generaciones más jóvenes.
Gran post.

Anónimo dijo...

Hola Bingue,

He escuchado el disco mientras iba leyendo detenidamente el post,y la verdad es que he disfrutado por partida doble! Ha sido una retransmisión perfecta! era cine dentro de la música o música dentro del cine y a la vez una fantástica voz en off,pedazo de performance!
Bueno,pues gracias de nuevo por el descubrimiento,últimamente van unos cuantos,y gracias también por ponerle tanta pasión a lo que nos cuentas,la verdad es que lo vives y lo transmites...
Abrazo
Mr.Bojangles

[A@R] dijo...

cálido, orgánico, íntimo... gracias! Había leído alguna cosa en la red, pero tu entrada me ha hecho escuchar el disco!

defensor13 dijo...

ja ja ja, muy buena la entrada, el rollo de la novia y toda esa mandanga... el disco no lo he escuchado, ahora me pongo
un abrazo, vago
furi

Anónimo dijo...

Muy buen disco, no los conocía.
Gracias por subirlo.

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

binguero dijo...

GRACIAS a todos, no me cansaré de repetir lo importante que es vuestra participación en el blog a través de los comentarios. El otro día, viendo un debate en la tele con motivo de la felizmente malograda (de momento) Ley Sinde, uno de los tertulianos argumentaba que los sitios desde los que uno podía descargarse música no son medios de comunicación, en ese instante no pude evitar pensar en Rainy Day Music y en todos vuestros comentarios ¿acaso no nos comunicamos a través de esta bitácora? ¿Qué es sino comunicación lo que establecemos por medio de los comentarios de este blog? Sin duda hace falta ser un cretino para poner en tela de juicio el papel social y cultural de internet y de los blogs, hay que tener una mente muy obtusa para meter en el mismo saco a quien delinque y a quien busca establecer un nexo de unión y comunicación con otras personas por medio de algo tan bello y expresivo como es la música. El mismo elemento tanbién afirmó, ante el ataque de uno de los participantes en el debate que aseveraba que las actuaciones en directo deben convertirse en el principal medio de ingreso de los músicos, que en este país sólo podían actuar en vivo unos 20 ó 30 músicos; en fin, no hace falta seguir analizando a quien hace tamañas afirmaciones, creo que él solito se retrata. Desde luego, quien todo esto afirma estará en contra de la piratería (yo también lo estoy), pero no demuestra estar a favor de la música ni desde luego tener el más mínimo conocimiento de lo que es la escena musical y cultural de España en la actualidad; ésa es la lástima, que ellos están mas interesados en la industria que en la cultura.

Perdonad que me vaya por las ramas, todo ha venido a colación del blog como medio de comunicación y acto seguido me he encendido, mis más sinceras disculpas. Vayamos uno por uno: Chals, gracias, compañero. Obviamente nunca has traspasado la línea de la educación y el respeto, siempre has tenido un comportamiento ejemplar en este blog y además eres uno de los visitantes más activos, de modo que no tienes por qué pedirme disculpas. En cuanto al disco, yo creo que te gustará más que el primero, tiene otro poso, es mucho más maduro, las canciones tienen más recorrido que en el anterior y eso se nota enseguida. Disfrútalo. Mr.Bojangles, qué te voy a decir, siempre tienes palabras agradables para este pobre escribiente, que procura relatar, con más o menos gracia, todas aquellas sensaciones que le transmiten algunos de sus discos favoritos. Me enorgullece saber que te contagio mi pasión por la música, y me encanta descubrirte, a ti y a todos los visitantes, un montón de bandas nuevas, y me encanta porque conozco perfectamente esa sensación y sé que es maravillosa. Gracias, no dejes de visitar este blog nunca. [A@R], no sabes cuánto me alegra saber que gracias a este post te has lanzado a escuchar el disco de Noah & The Whale, es uno de los mejores piropos que me pueden echar. Gracias por tu comentario y bienvenido, si es que eres nuevo en esta plaza, que ahora no lo recuerdo muy bien (ya me perdonarás...). Defensor13, hacía días que no me visitabas, tunante, me alegro de que te hayas echado unas risas con el post y espero que te guste el disco, ah y hoy y siempre...¡¡¡DEFENSOREEEEEEEEEEEES!!! Anónimo nº1, muchas gracias a ti por tu comentario,espero que disfrutes este disco tanto como yo lo hago. La próxima vez te estaré mucho más agradecido si firmas tu comentario. Anónimo nº2, gracias por tu comentario. Yo tampoco estoy de acuerdo contigo al 100%, deberías firmar lo que dices, así podría dirigirme a ti y ponerte un nombre en lugar de un número.

Lo dicho, y siento repetirme cada vez que contesto los comentarios, GRACIAS de corazón a todos por vuestros comentarios, hacéis que este blog siga vivo y respirando a pleno pulmón. ¡Viva la música!

high days dijo...

Como muchos, tampoco me cuadraba al principio The first days of Spring. Conociendo algo de intrahistória es mas sencillo ordenar la situación. Pero es desconcentante un tipo que evoluciona tanto entre disco y disco siendo tan joven. Con todo, viendo su película, para que el grupo es una mera excusa para levantar una filmografía.

Un saludo.