viernes, 9 de diciembre de 2011

Charles Bradley- No Time for Dreaming (2011)


 Mi intención era saltarme a la torera la jornada de reflexión y publicar esta entrada el sábado 19 de noviembre del presente 2011, lamentablemente, un fuerte catarro infantil y una mudanza en ciernes me lo impidieron. Pensaba redactar un post incendiario, sin mayores pretensiones que exorcizar mi rabia ante la situación que nos atenaza. Cosas que pasan, todo se quedó en el tintero y en menos de 24 horas, lo que le cuesta a la gente depositar su voto en las urnas, sentí que toda la fuerza de este post se había evaporado. Un abrumador número de ciudadanos, una mayoría inapelable, ha dado su confianza a un partido político concreto que prometió en su día tener la receta para salir de la crisis (receta que a día de hoy siguen guardando en secreto, como la fórmula de la Coca-Cola) y que tras obtener la victoria electoral, asustado ante semejante éxito, no tardó en advertir a sus votantes que no esperasen milagros. Pienso que este país, y por extensión el mundo en el que vivimos, está dejando pasar una oportunidad irrepetible para cambiar las reglas del juego democrático. No soy de los que hacen una lectura funesta y pesimista de la crisis, sino más bien de los que creen firmemente que cuando un sistema hace aguas se abre un horizonte de esperanza para enmendar los errores que provocaron su hundimiento. Todo ello pasa por una serie de exigencias que no están ligadas a ningún credo político, sino a un sistema de conducta que apuesta por unos derechos elementales que apelan a la ética y la moral más básica. No hablo de utopías ni de regímemes radicales, ni siquiera de revoluciones, simplemente bastaría con sanear nuestra maltrecha democracia, un sistema que ha quedado irreconocible y que se mueve a merced de los mercados financieros, ignorando al ciudadano, base de todo este tinglado, y que ha quedado relegado al papel de mero elector sin opción a réplica. Por supuesto, tampoco estaría de más que quienes han contribuído a la gestación y posterior expansión de esta crisis asumiesen responsabilidades,  quedando expuestos, si fuere menester, a la acción de la justicia. Todo esto y mucho más, amigos, pienso que podría haberse cambiado, o al menos haberlo intentado, pero la mayor parte de quienes acudieron a votar el 20 de noviembre no lo quisieron así. No debemos sorprendernos ya que las encuestas electorales vaticinaban este resultado, tampoco seré yo quien, convencido de poseer la verdad absoluta, acuse a nadie de haberse equivocado. Pero no puedo evitar que me invada cierta decepción, un sentimiento de hastío y de frustración que me aleja cada vez más del sistema político que se nos impone y que todos asumimos como dogma de fe. Hay vida más allá del capitalismo voraz que nos ha conducido a este callejón sin salida, vida más allá de una democracia desnortada que ha perdido cualquier rastro de su esencia. Necesitamos emprender un nuevo camino, no regresar a sendas trilladas que sólo tienen en consideración los números y la productividad, una forma de gobierno que ha expirado y que ahora se pretende recuperar a base de recortes que afectan a nuestros derechos más elementales como individuos. Si eso es lo que quería la mayoría, no me queda más que darles mi enhorabuena, así es la ley de las urnas, pero sigo pensando que hemos dejado pasar una oportunidad de oro para implicarnos en algo que nos afecta a todos, la vida política de nuestro país, haciendo del mismo un lugar más justo y habitable. Si todo esto, amigos votantes, os parece una utopía es que alguien se ha encargado de amputaros aquello que nos distingue de los animales: la capacidad de soñar; un recorte que espero que no nos imponga ningún Ejecutivo, sea del color que sea. 

Precisamente, si hay alguien que nunca ha dejado de soñar, incluso en los momentos más complicados, ése es nuestro invitado de hoy, Charles Bradley. ¿Qué tiene que ver la introducción de esta entrada con este cantante de soul? Pues básicamente nada, aunque mucho en su esencia, sobre todo teniendo en cuenta la conciencia social de la que hace gala mister Bradley. "This world is going up in flames and nobody wants to take the blame. Don't tell me how to live my life when you never felt the pain" Esta es la frase que abre el disco de debut de Charles Bradley, un disco grabado a la edad de 62 años, una frase que debería convertirse en santo y seña de una sociedad que vive hastiada de su clase política. Charles Bradley nace en Gainesville, Florida, aunque crece en Brooklyn, donde pasará la mayor parte de su niñez en la calle. En una infancia llena de sombras, uno de los pocos instantes luminosos para Charles tuvo lugar el día en que asistió con su hermana a un concierto de James Brown en el Apollo; corría 1962 y aquello iba a cambiar para siempre su vida. Emular a su ídolo se convertiría en casi una obsesión para el joven Charles, que vería en la música la única esperanza para abandonar la calle. Finalmente, nuestro soulman abandonaría Brooklyn integrado en un programa del gobierno que servía de ayuda a las familias más desfavorecidas y que le llevaría a Maine, donde se le asignó un trabajo. Allí formaría su primera banda y tendría su primer contacto con el escenario, lamentablemente la guerra de Vietnam cercenó las ambiciones de Charles, que se vería obligado a regresar a Nueva York. A pesar de las adversidades, nuestro testarudo amigo no renunciará a sus sueños, y tras pasar una temporada como cocinero en una institución mental decide liarse la manta a la cabeza y recorre medio país haciendo autoestop en busca de su meta. Tras recalar en Alaska, Charles Bradley acaba instalándose en California, donde pasará 20 años; a pesar de no contar con una banda regular, empieza a introducirse en la escena local, lo que mantiene vivo su sueño. En el plano laboral las cosas no le van mal, pero cuando está a punto de comprar su primera vivienda, Charles Bradley es despedido del trabajo en el que había pasado los últimos 17 años de su vida. Tras un tiempo de reflexión decide regresar a Brooklyn, a casa de su familia, pero en los momentos más duros Charles se crece y no ceja en su empeño por dedicarse a la música. Finalmente encuentra su oportunidad como imitador de James Brown en un  club neoyorquino, donde actuará bajo el seudónimo de Black Velvet; por aquel entonces cuenta con 51 años. Todo parece marchar bien, pero el destino es caprichoso e iba a poner a prueba al bueno de Charles. 

Una mañana el ruido de las sirenas le despierta en casa de su madre, es la policía que viene a comunicarles el asesinato de su hermano, aquel golpe le dejará fuera de juego durante una temporada, su hermano fue una de las personas que más le habían animado en la búsqueda de su sueño. Cuando todo había perdido su sentido, el azar le iba a brindar una nueva oportunidad a Charles. Gabriel Roth, del sello Daptone, asiste a una actuación de Black Velvet, en la que reconoce su talento y le ofrece grabar un single. Así nacerá la primera grabación oficial de Charles Bradley, el single "Take it as it Comes". Roth le pondrá en contacto con Thomas Brenneck, un guitarrista con cuya banda colaborará en la grabacion de dos singles, esta amistad será fundamental en el devenir artístico de Bradley, ya que tras conocer la azarosa vida de Charles, y en concreto el episodio del asesinato de su hermano, Brenneck decide que hay que grabar un disco que recoja la historia de este soulman de pata negra. Así es como toma forma la Menahan Street Band, que acompañará a Bradley en su disco de debut, "No Time for Dreaming". Brenneck lanza el sello Dunham Records, subsidiario de Daptone, que dará cobijo al disco, habían tenido que transcurrir casi 50 años para que Charles Bradley, conocido también con el sobrenombre de "The Screaming Eagle of Soul", viese cumplido su sueño, medio siglo que le dio la razón: aquella vida merecía ser vivida. 

En "No Time for Dreaming" os encontraréis con un artista honesto, un tipo cuya voz y cuya mirada transmiten autenticidad, un cantante de soul a la antigua, a la vieja usanza, aunque increíblemente cercano a la juventud para sus 62 años. Algunas de las formas artísticas de Charles Bradley deben mucho a su gran ídolo, James Brown, aunque también encontramos trazos de otros clásicos como Wilson Pickett, e incluso de cantantes negros más sofisticados, como es el caso de Marvin Gaye o Curtis Mayfield, a pesar de ello, Charles es un cantante con un gran carisma y con un dominio escénico apabullante. El trabajo vocal e instrumental de "No Time for Dreaming" es magistral, y gran parte de la culpa la tiene Brenneck, que ha puesto toda su alma en la grabación y producción de este disco. Resulta casi imposible no sobrecogerse al escuchar al viejo Charles interpretar temas como "Lovin' You Baby", "Why Is It So Hard?" o la impagable "Heartaches and Pain", su voz desgarrada y cruda se te mete hasta el tuétano, removiéndote las entrañas para extraerte aquellos sentimientos que tanto nos cuesta manifestar. Charles no olvida de donde viene, y hace gala de una envidiable conciencia social, incorruptible, algo poco habitual en los tiempos que corren, una conciencia crítica que le lleva a manifestar su descontento con su propio país, en el que resulta complicado salir adelante ("Why Is It So Hard?"), o a trazar una visión escéptica acerca del mundo en el que vivimos y de quienes manejan sus hilos ("The World (Is Going Up In Flames)" ). Al mismo tiempo, Charles canta al amor, dejándose la piel como uno de los mejores intérpretes románticos del género, ese amor y ese romanticismo desgarrado y un tanto teatrero que tantos buenos momentos ha deparado al soul y al R&B; buena muestra de ello son temas de este LP como "I Believe in your Love", "Lovin' You Baby", uno de los mejores momentos del disco, "How Long" o "In You (I Found a Love)" . También hay un huequecito para los instrumentales, concretamente dos, la exigua "Trouble in the Land" que nos remite al "Tighten Up" de Archie Bell and the Drells, y que nos deja suplicando más, y la excelsa "Since Our Last Goodbye", con una percusión de aires latinos y un teclado elegante y aterciopelado. Como guinda del pastel, un tema que por sí solo ya merece la compra del disco: "Heartaches and Pain", dedicado a la memoria de su hermano asesinado y en el que la interpretación de Charles Bradley raya al nivel de algunas de las luminarias del género. En resumen, una verdadera obra maestra, junto a Sharon Jones y Lee Fields (otros dos "jovencitos") de lo mejorcito del actual revival soul; un disco y un artista que han llegado para quedarse.

Ponemos el punto y final a esta entrada con unos suculentos enlaces, todos ellos muy recomendables. Junto a los indispensables links a la web oficial y al myspace del artista, encontraréis dos entrevistas, una de ellas la entenderéis sin esfuerzo, mientras que para la otra tendréis que desempolvar vuestro viejo diccionario de inglés. Además podéis disfrutar del bueno de Charles en directo, en audio, gracias al programa de RNE Hoy empieza todo, y también en imágenes, que reproducen su actuación para la emisora KEXP dentro del festival South by Southwest, en un concierto que tuvo como escenario una tienda de bicicletas de Austin. Por último, los videos, concretamente tres: los clips oficiales de "The World (Is Going Up in Flames)" y de "Heartaches and Pain", y un video grabado para Faceculture en el que nuestro soulman favorito hace una sobrecogedora interpretación del tema "Lovin' You Baby" acompañado de Thomas Brenneck a la guitarra; impagable. Espero que os guste.




           





CHARLES BRADLEY EN HOY EMPIEZA TODO

CHARLES BRADLEY EN EL FESTIVAL SOUTH BY SOUTHWEST 2011



17 comentarios:

Rafa dijo...

increible disco, e increible biografia.. creo que estara en mi top de lo mejor del año sin duda. saludos,

Chals dijo...

Respecto a tu intro solo puede decirte que estoy profundamente desencantado con esa mayoría, a día de hoy la sigo sin entender, después de tanto 15M, después de demostrarnos que no han sido capaces de aportar alguna propuesta sólida y después de tener imputados en tramas de corrupción, no lo entiendo, y encima vienen con que tienen las soluciones pero no tanto. Siento profunda tristeza de la sociedad en la que vivo. Respecto a Charles aun no he escuchado el disco en profundidad aunque lo tengo desde ya hace un tiempo desde la recomendación de rock&soul, blog que te recomiendo. Con este artista cualquier ejercicio revivalista se queda en nada. EL soul es sentir. Grande binguero. Saludos y suerte

Anónimo dijo...

Que caro estas de ver PAYO!!!! ya sabes que tenemos que ajustar cuentas pendientes...y no te cuento lo que te has perdido por que ha sido mucho y mu güeno . Discazo el que te marcas que este novato de 62 años, lo pongo en mi lista negra en mayusculas y negrita, muchas gracias por el aporte totalmente desconocido para mi.

Lobok75

Adonai dijo...

Felices Fiestas Binguero!! A disfrutar de los peques!!

Oscarkotj dijo...

Bingero, acabo de toparme con este articulo y tras volver a escuchar a este SEÑOR, creo que no hay esperar mas para hacerse con este album, me temos que ya son muchos meses dandole largas.
Un abrazo, enhorabuena y que pases unos dias felices en estas fechas.
Un abrazo amigo

Anónimo dijo...

Buenas Binguero:
Muy guapo disco, si señor! Heartaches and Pain ocupa ya un lugar importante en mi lista de los hits de soul de todos los tiempos. Bonita historia personal la de este fulano también. 62 años? 1er disco? Vaya cacho-ejemplo de perseverancia! Me quito el sombrero ante él!
Un abrazo
Iñaki

Anónimo dijo...

Hola Bingue,
me ha encantado el disco de este hombre!da gusto acabar el año con estas recomendaciones y estas historias humanas...me va a hacer mucha compañia en el nuevo año,que nos va a hacer falta muuucha buena música para aguantar el temporal!
feliz navidad con tus pequeños bingue,pasalo bien!
Mr.bojangles

josechu modforever dijo...

Pásalo bien estos días en compañia, amigo binguero!!!! Buena entrada de año y buena actividad bloguera......

Chals dijo...

Felices fiestas maestro. Con un retoño la navidad siempre es más verdader. Pásalo bien, un abrazo.

Cacu dijo...

Feliz Navidad y próspero año 2012 de tus amigos de la Lake Band! Que estas vacaciones con tu familia y especialmente con tu retoño sean fantásticas. Un abrazo!!

Pep Sonic dijo...

De política poco puedo decir, salvo que me asquea cada día más. Una mayoría absoluta contundente (al amparo de una Ley cuando menos discutible) ha dado el poder al Sr. Rajoy y de una cosa estoy seguro, que peor que el filántropo iluminado que teníamos de Presidente no lo va a hacer. Eso debe ser imposible.

De Charles Bradley poco puedo decir también, pues el soul no me asquea, pero no es mi fuerte. Una voz prodigiosa, como tantas otras que se dedican a este género, una historia de perdedor/superación, como tantas otras de artistas que han vendido su alma (valga la redundancia, jeje) a este género, y si a eso sumamos un puñado de soberbias canciones (con una producción inmejorable), con unos vientos jugositos, jugositos, son el cocktel que hace que este disco guste por una sencillísima razón, porque es bueno.

Empieza bien con The World..., baja con The Telephone....y sube hasta el infinito con la fantánstica Golden Rule, vaya cancioncita. I believe in your love podría ser el single comercial del disco. Creo que Lovin' You Baby es mejor canción de amor que la anterior y que No Time For Dreaming es un tema correcto. Con How Long vuelve a los niveles de Golden Rule y con Why is it so hard los supera si es que eso es posible. Para mi es la CANCIÓN del disco. Heartches and Pain es un digno y emotivo final a este buen disco.

A los instrumentales no me he referido porque tampoco les he visto nada especial.

Si a alguién no le gusta esto que se lo haga mirar.

Feliz año amigo,

Il Cavaliere dijo...

Muy grande el post y ti recomendación. Lo rayé hace una eternidad pero no he vuelto a cogerlo. Buena oportunidad para hacerlo


Felices fiestas y feliz año


Un abrazo

binguero dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestros buenos deseos para el 2012.

Rafa, sin duda el debut de Bradley está em mi top 10 de este año.Un saludo.

Chals, yo hace tiempo que ando desencantado con nuestra sociedad, sobre todo con la votante, aquellos que se han resignado a formar parte de este circo dando su parecer y su plácet cada cuatro años; lo respeto pero no lo comparto. Un profundo cambio es necesario, pero no un cambio de cromos, sino una apuesta decidida por otros valores que nos lleven a recuperar la dignidad y la fe en un sistema que hace tiempo que las ha perdido. Que el grueso de la población no entienda que las cosas no van (ni deben) a ser como antes es preocupante, pero parece que éramos más felices viviendo en una mentira que nos hacía creernos invulnerables y tremendamente ricos. Las urnas han hablado. En cuanto al disco, qué te voy a contar, compañero, canelita en rama. Un fuerte abrazo, amigo.

Lobok75, hacía días que no comentabas, vago. Apunta al bueno de Charles en tu lista y hazte con él cuanto antes, ahora sólo cabe rezarle a Santa Rita para que nos lo acerque en directo, porque según he leído la cosa es de aúpa. Un abrazo.

Adonai, gracias por tus buenos deseos, espero que tú también hayas tenido unas felices fiestas.

Oscarkotj, gracias por tus deseos y por tus palabras, es un placer ver por este blog a alguien a quien admiras. Desde aquí recomiendo a todos los lectores de Rainy Day Music que visiten el blog de este señor si quieren estar al día de lo que se cuece en el mundo del r'n'r (http://oscarkotj.blogspot.com/). Un fuerte abrazo, colega.

Iñaki, qué bueno leerte. Ciertamente la historia de Charles Bradley es para quitarse el sombrero, es un ejemplo de tesón y lucha, una muestra de que la vida para algunos es realmente jodida, y que aún así se han negado a tirar la toalla ¿qué sería de nuestras vidas si nos quitasen nuestros sueños? Por supuesto, Heartaches and Pain también está en mi Olimpo personal del soul; sólo por esa canción ya merece la pena comprarse el disco. Un beso.

Bojangles, gracias por tus palabras, la historia de Charles Bradley es alucinante, cierto, y su disco es, al menos para mí, una verdadera maravilla. Seguro que te da fuerza para un año que se avecina comnplicado, es curioso que a estas alturas ya sepan lo jodidos que vamos a estar y que sin embargo nadie se percatase en su día de asuntos como los de la burbuja inmobiliaria, las hipotecas basura o los bancos infectos. Para mí no tienen ningún crédito, que digan lo que quieran, yo este 2012 pienso seguir siendo feliz; que es justo lo que te deseo a ti. Un fuerte abrazo.

Josechu, amigo, un fuerte abrazo y gracias por visitarme.

Cacu, muchas gracias por tus deseos, es un placer verte por aquí, amigo.

Pep, lo tuyo es verdaderamente admirable, tus comentarios son para enmarcar, por su extensión y por su calidad. Argumentas todas tus opiniones y aportas una visión muy valiosa acerca de los discos que se pasean por este blog. De nuevo estoy de acuerdo contigo en casi todo, salvo en que Rajoy no lo pueda hacer peor que Zapatero; Ley de Murphy, amigo. Un fortísimo abrazo y mis mejores deseos para el 2012.

Il Cavaliere, gracias por tus palabras y sigue rayando este pedazo de disco. Un abrazo.

Muchísimas gracias a todos, seguiremos dando guerra en este 2012, siempre y cuando vosotros así lo queráis. Besos y abrazos.

Anónimo dijo...

[url=http://www.dressaleuk.co.uk]cheap prom dress[/url] Concierge on site to assist in your planning. [url=http://www.zoeroad.com]plus size prom dresses[/url]
[url=http://www.xmpllc.com]lace wedding dress[/url] nkxbazjh The Paseo Del Prado holds many festivals, museums, beautiful architecture and Culture. husnxajk [url=http://www.mulberrylondonshop.co.uk]discount mulberry outlet[/url]

Anónimo dijo...

[url=http://www.thomassaboss.co.uk]thomas sabo classic[/url] Then they paid laborers a dollar more than the carpenters. [url=http://www.zoeroad.com]long prom dresses uk[/url]
[url=http://www.christianlouboutinosale.co.uk]louboutin uk[/url] rqhhseqj Societies/CultsIncluding things such as Keepers, Muses, Procrastinators etc. qmjbmwiw [url=http://www.mulberrylondonshop.co.uk]mulberry shoulder bags sale[/url]

Anónimo dijo...

[url=http://www.bestdresseller.co.uk]formal evening dresses[/url] Campers can ride the waves on their surfboards and bodyboards or make sandcastles and walk along the shores. [url=http://www.zoeroad.com]black prom dresses[/url]
[url=http://www.xmpllc.com]orange homecoming dresses[/url] nyeyaxon The American Heritage Dictionary is trailing only slightly behind major newspapers in redefining words to fit politically correct molds, surrendering the language to drive political goals, and affixing inflammatory connotations to words and phrases used in policy discussions with which they disagree. idpdnyfs [url=http://www.mulberrylondonshop.co.uk]mulberry uk[/url]

Anónimo dijo...

[url=http://www.bestdresseller.co.uk]spring formal dresses[/url] Champagne pairs very well with appetizers or opening courses. [url=http://www.mitwhite.com]vintage bridesmaid dresses[/url]
[url=http://www.xmpllc.com]plus size homecoming dresses[/url] pmzkdncc You don have to be fluent, but it very helpful to memorise a few basic words, handy phrases (such as "Where the bathroom?") and common slang. pzevndpg [url=http://www.mulberrylondonshop.co.uk]mulberry sale shop[/url]