martes, 3 de enero de 2012

Sin conexión


Sí amigos, creo que el título de esta entrada es bastante explícito, me he quedado sin acceso a internet. Más bien debería decir que me han dejado sin acceso a internet, pero entonces tendría que dedicar todo este post a despotricar sobre cierta operadora de telefonía, la cual ha obrado un verdadero milagro de la incompetencia, consiguiendo dejarme como a los buenos trapecistas: sin red. Podría hablar durante horas acerca de un episodio propio del tocomocho y del surrealismo tan propio de nuestro querido país de pícaros; un país que consiente que sus ciudadanos tengan la conexión a internet más precaria y cara de toda Europa. Un guión de serie Z protagonizado por vampiresas telefónicas capaces de engañar a cualquiera con sus malas artes, una película cutre con un giro inesperado en el que he acabado descubriendo que otra persona figura en una base de datos con mi DNI, como si de un agente doble se tratara. Como os decía, podría dedicar esta entrada a relatar mis desventuras, pero acabaría enfadándome, cosa que no deseo. Simplemente escribo estas líneas desde mi retiro laboral para que sepáis que estoy aquí, que no me he ido y que pienso resistir. Me hubiese encantado actualizar el blog, pero entre la inminente mudanza y la falta de conexión me ha sido imposible. Parece que los elementos se alineen en mi contra para impedirme mantener un ritmo estable de publicación. Hace un tiempo anuncié a bombo y platillo unos cambios que apenas se han dejado notar, y el ritmo de actualización de esta bitácora sigue siendo realmente bajo. Está claro que el designio de Rainy Day Music es la anarquía más absoluta, aquella que me lleva a publicar una entrada de ciento a viento y a hablar de lo que me viene en gana; en el fondo no está tan mal. Mi propósito de año nuevo es actualizar más a menudo el blog pero, como quienes prometen adelgazar, dejar de fumar o aprender inglés, no creo que tenga éxito en mi empresa y perderé mis buenas voluntades por el camino. Quiero aprovechar este extraño post para agradeceros vuestra fidelidad, es un lujo contar con visitantes como vosotros, capaces de disculpar mi pereza y mi absoluta falta de criterio, una vez más, gracias. Se avecina un mes complicado con un traslado de domicilio de por medio, supongo que más de uno habéis pasado por ese trance y sabéis lo que significa; sólo de pensar en mis discos embalados en roñosas cajas de cartón me tiemblan las canillas. Supongo que voy a estar fuera de la circulación cibernética una temporada, sobre todo tras el desagradable incidente que os contaba en las primeras líneas de este post. Haré todo lo posible por que la espera no sea muy larga

¿Os acordáis de cómo eran nuestras vidas sin internet? Yo creo que en el fondo eran más bonitas, más inocentes y más plácidas. Ahora todo va tan deprisa y es tanta la información que nos rodea que en ocasiones nos genera un tremendo desasosiego. A veces me siento como Crumb o como Monsieur Hulot, totalmente escéptico ante tanta cacharrería y tanto avance tecnológico, yo también añoro aquellos tiempos no muy lejanos en los que lo único digital eran los relojes y las calculadoras (o una estrambótica combinación de ambos). Si he de seros sincero no he echado mucho de menos a la red de redes, pensaba que mi síndrome de abstinencia iba a ser mayor; aunque tal vez tenga mucho que ver con el ajetreo y el cansancio que está causándonos la mudanza. Además últimamente ando convencido de que me van a chapar el blog, no sé por qué pero creo que voy a ser el próximo, lo cual me genera cierta ansiedad, ya que perdería el contacto con alguno de vosotros y, lo peor de todo, todos los textos de esta bitácora pasarían a mejor vida. Y es que en los últimos meses he visto caer a varios compañeros, lo que hace inevitable sentir el aliento de la (in)justicia en tu nuca. Si algún día desaparezco, me podéis localizar en la dirección de correo electrónico que aparece en la cabecera de este blog; si ésto ocurre habrá sido un placer conoceros. En cualquier caso, Rainy Day Music va a permanecer abierto un nuevo año, luchando contra viento y marea con la proverbial vagancia de su único administrador y su irrefrenable tendencia a enrollarse. Sed bienvenidos a una nueva temporada de lluvia. Mis mejores deseos para este 2012: ¡Feliz fin del mundo! 

5 comentarios:

Guzz dijo...

Lo de la "absoluta falta de criterio" aquí no lo acabo de ubicar/entender, pero me solidarizo con la repulsa a como está montado el asunto "interné" por estas latitudes y con lo de las innombrables mudanzas (me comí una hace poco más de un mes y en mes y medio-aprox.- me temo que me toca otra... "dame veneno que quiero morir",si). Feliz año en cualquier caso Binguero y saludos desde IGWT !

TSI-NA-PAH dijo...

Tambien ceo que mi vida era mas bonita y llena cuando no existia internet!Ahora vivo pegado a este cacharo que me da alegrias pero muchas penas tambien!
un abrazo

Chals dijo...

pues tienes toda la razón, yo creo que realmente internet nos ha ayudado a sentirnos un poco menos solos a quienes tenemos cierto tipo de gustos, en mi vida diaria no puedo hablar absolutamente con nadie de cosas tan básicas como por ejemplo... rolling stones, tom waits, van morrison... la cultura basura nos rodea, y a mi al menos me ha servido en ese aspecto, también es verdad que el tiempo pasa volando en el teclado y hay veces que la luz del sol no da en mi piel, en eso tienes toda la razón, y como bien dice el dicho "no hay mal que por bien no venga" a veces un contratiempo te hace respirar un poco de aire limpio y fresco. Referente a la caza de blogs lo tengo claro, copia de seguridad y el dia señalado a wordpress, de momento aquí se está más calentito. ¿falta de criterio? Si ya estamos Tsi, Guzz y yo a punto de consolidar el club de fans de Rainy Day Music!!! Maestro, que estes aquí por muchos años. Eso si, lo primero es lo primero.
Lástima no estar más cerca, te ayudaba con la mudanza, ya llevo 3 y se de que trata.
Saludos y a cuidarse.

Cinegoza dijo...

¡Ánimo con todo y feliz año (y buen cine, series y música)!

Abrazos

closada dijo...

Jejeje... Internet en el hogar. Estuve esperando seis meses a que telefónica me pusiera Internet en casa. Puse una reclamación, una reclamación de la reclamación y na' de na'. Al final, obviamente, les dije que no vinieran a instalarme nada. ¡Qué cara tienen!

Quillo, espero que no te cierren el Blog. ¡Sería una pérdida enorme!

Bueno, ánimo con la mudanza y con la conexión.

Besicos