lunes, 25 de agosto de 2008

Josh Rouse- Nashville (2004)


La primera vez que escuché a Josh Rouse fue en el año 2004 cuando acababa de salir su disco "Nashville". Un par de escuchas bastarían para hacerme adicto a este CD, que reproducía compulsivamente en mi lector hasta que el pobre acababa echando humo. Me enganché tarde a Josh Rouse, lo hice cuando este cantautor nacido en Nebraska tenía ya en su haber ni más ni menos que cinco discos, "Nashville" era el sexto. No pude evitar sentirme como un tonto que se había perdido algo maravilloso durante demasiado tiempo, no obstante, consciente de que no todo estaba perdido, me dispuse a enmendar mi error y bucear en la discografía de este prolífico artista. Poco a poco fui escuchando todos y cada uno de sus discos, sus luces, sus sombras, su mágico lado acústico, su vulgar electricidad; poco a poco fui haciéndome una idea propia acerca de quién era Josh Rouse, y poco a poco me di cuenta de que este "veterano" de 36 años es uno de los mayores talentos que ha dado el pop en las dos últimas décadas.

Investigando por las aguas turbulentas de internet, me he encontrado con un blog en el que se hace un repaso exhaustivo por la biografía de Josh Rouse a la vez que se reseña su disco "1972", sinceramente creo que no lo puedo hacer mejor, así que corto y pego sin permiso pero con todo el respeto del mundo. El blog se llama One Ray, os dejo con este interesante y documentado texto:

<< Josh Rouse, cantante, guitarrista y compositor norteamericano, nacido en Nebraska en 1972, pasa los primeros años de su vida viajando por distintos estados y ciudades grandes y pequeñas del oeste del país. California, Wyoming, Utah, el trabajo del padrastro de Rouse obliga a la familia a cambiar de residencia continuamente, y en busca de mayor estabilidad, Rouse decide vivir con su padre, militar de carrera, instalándose primero en Georgia y más tarde en Fort Campbell, Kentucky, muy cerca de la frontera con Tennessee. Tanto movimiento durante la infacia y adolescencia será una de las claves para comprender su música, repleta de influencias y difícilmente encasillable. Son los años ochenta y Josh admira la música de grupos como The Smiths, The Cure o R.E.M, sin embargo eso no le impide disfrutar también de la música de los años setenta, Steely Dan, Carole King o Fleetwood Mac están también entre sus intérpretes más queridos. La pasión por la música aparece temprano, y aprende a tocar la guitarra enseñado por su tío. En el instituto, Rouse formará una banda punk-rock con algunos compañeros y empezará a escribir sus primeros temas.

Al finalizar el instituto, Josh asiste durante un tiempo a la universidad Austin Peay de Clarksville en Tennessee, pero pronto cambiará de nuevo de residencia para pasar una temporada en Arizona y en Dakota del Sur hasta que finalmente, en 1996, decide instalarse en Nashville donde encuentra el ambiente adecuado para desarrollar su música. Al contrario de lo que puede parecer desde la distancia, Nashville no es territorio exclusivo del country comercial prefabricado. La escena musical de la ciudad está muy viva, y son muchos los locales donde poder actuar y entrar en contacto con grupos y músicos de gran nivel. Josh Rouse conoce a David Henry, un ingeniero de sonido y productor, que además de haber trabajado con artistas de primer orden del country alternativo como Vic Chesnutt o Cowboy Junkies, también es violoncelista. Juntos comienzan a grabar en el estudio casero de Henry canciones compuestas y cantadas por Rouse, acompañadas de guitarra y cello. Estas maquetas le darán a Rouse la oportunidad de grabar su primer disco para un subsello de Rykodisc. El disco se publicará en 1998 bajo el título "Dressed Up Like Nebraska" y recibirá una gran acogida por parte de la crítica musical.

El éxito del álbum permite a Rouse centrarse completamente en su carrera musical, y en poco tiempo traba amistad con Kurt Wagner, líder del grupo Lambchop con el que colabora en "Chester", un trabajo algo experimental publicado en 1999, donde Wagner escribe las letras y Rouse pone la música y canta a través un teléfono. En marzo de 2000, Rouse publica su segundo trabajo, titulado "Home", es un disco sencillo en el que el artista, con la ayuda del productor Brad Jones, trata de capturar con fidelidad el proceso de creación de sus canciones. Además de grabar nuevo material, Rouse sigue tocando en directo en Nashville, y también hace giras acompañado por artistas como David Gray, Aimee Mann, Sun Volt, y Golden Smog. Además su música empieza a aparecer en programas de televisión y en el cine, en las bandas sonoras de películas como Hamlet o Vanilla Sky. El tercer disco en solitario de Josh Rouse será el que de verdad le sitúe en primera fila del llamado country alternativo. Josh no se siente demasiado cómodo con esa etiqueta y opina que su música es la de un cantautor sencillo, escrita con sinceridad pero no esencialmente country. El álbum, publicado en 2002 bajo el título "Under Cold Blue Stars", es un álbum conceptual que narra la historia de sus padres, una pareja que vive en el medio oeste americano en los años cincuenta. Al parecer, el hecho de que este álbum posea un hilo conductor de principio a fin, no es algo premeditado, y según escribía las canciones, Rouse profundizaba en el tema familiar gracias a las historias contadas por sus padres, abuelos y otros parientes. En "Under Cold Blue Stars" Josh Rouse incluye a un nuevo productor aparte de David Henry. Se trata de Roger Moutenot, un experimentado ingeniero de sonido que había trabajado anteriormente para artistas de la talla de John Zorn o Lou Reed. En el disco colaboran músicos como Darren Jesee, batería de Ben Folds Five, o el multi-instrumentalista Pat Sansone. La producción de Moutenot consigue enriquecer el sonido de Rouse, combinando el intimismo que lo caracteriza con programaciones electrónicas que incluyen arreglos de cuerda y vientos, el resultado es un disco más preciosista y delicado que proporciona a Rouse críticas muy elogiosas.

En 2003, Rouse publicará "1972", su segundo disco conceptual en el que profundiza en los hallazgos de "Under The Cold Blue Stars". En esta ocasión el título del disco, el año de nacimiento de Rouse, deja bastante claro el carácter autobiográfico de la propuesta. En el viaje le acompañará un viejo conocido, Brad Jones, bajista, teclista, guitarrista, percusionista y productor de interminable currículo, Ha trabajado entre otros con Chuck Prophet, Allison Moorer, Sheryl Crow, Caitlin Cary, Swan Dive, e incluso los colombianos Aterciopelados o los catalanes Els Pets. "1972″ es un disco de aire retro que ahonda en los estilos preferidos de Rouse, Soft-Rock, Soul, Folk, sin por ello resultar desfasado. Por encima del ejercicio estilístico sobresale el talento extraordinario del artista para componer luminosas melodías que transmiten alegría y ganas de vivir. Y es que a pesar de la mezcla de estilos, "1972″ es un álbum puramente pop, lleno de melodías y estribillos inolvidables. Tras el primer corte introductorio, un homenaje a Carole King , los temas "Love Vibration" y "Sunshine (Come On Lady)" destacan por su optimismo contagioso y soleado. La canción "James" nos remite a la elegancia del soul cantado en falsete, destacan la flauta y el saxo de Jim Hoke y la guitarra de Joe Pisapia. "Slaveship" es un tema muy festivo y directo que nos conduce rápidamente hasta la mejor canción del álbum "Comeback (Light Therapy)". En este corte, Rouse es capaz de condensar todo el alma del disco en poco más de cuatro minutos y medio, la influencia de Steely Dan es evidente y los crescendos y arreglos de cuerdas se suceden con exquisita armonía. Tras el clímax, el disco entra en un paisaje más relajado e intimista, podría entenderse como una fase nocturna en la que encontramos cortes hipnóticos como "Under Your Charms" y "Flight Attendant", canción en la que Rouse dibuja con precisión la indefensión de su infancia en la América rural. También destaca la espiritual "Sparrows Over Birmingham" con su reminiscencia gospel. Por último para cerrar el álbum, "Rise", una bellísima canción, que como metáfora de la mañana, va disipando la noche que envuelve a los temas anteriores mediante un largo crescendo agridulce. Rouse parece dejar atrás toda una etapa vital, de hecho antes de publicar su siguiente trabajo, el artista pone fin a su matrimonio para instalarse en España, y comenzar una nueva vida primero en Altea y más tarde en Valencia.

El disco "Nashville", publicado en 2004 puede ser considerado como una continuación de "1972″, Josh se acompaña del mismo productor y los mismos músicos, aunque en esta ocasión se acentúan las influencias británicas. El tema que se extrae como primer single "Winter In The Hamptons" nos trasporta al Londres de los ochenta, la ciudad de The Smiths, y a la “New Wave”. También destaca la canción "My Love Has Gone" especialmente evocadora y dulcemente doliente. Nashville es agridulce, Nashville es una despedida. "Subtítulo", inspirado por su nueva vida en España, es el sexto álbum de Rouse, se edita en su propio sello discográfico, Bedroom Classics, y se graba en agosto de 2005 en los estudios de Paco Loco en Cádiz. Como en "Nashville", Brad Jones se encarga de la producción, el piano y el bajo y Mark Pisapia repite a la batería. La nueva incorporación es Paz Suay, también cantante y actual pareja de Rouse, que colabora a lo largo del álbum, y especialmente en el tema "The Man Who…". Tras este disco la pareja publicará un EP de duetos, titulado "She’s Spanish, I’m American", donde el romanticismo atmosférico se combina con un sonido algo más áspero y experimental de lo acostumbrado. En 2007 Josh Rouse publicará "Country Mouse City House", su último trabajo por el momento. >>

Como bien nos indican en One Ray "Nashville" es el disco posterior a "1972", personalmente me parece el mejor trabajo de Rouse, no sé si con buen criterio por mi parte o simplemente porque evoca esa nostalgia que se siente al recordar un disco con el que se descubre a todo un artista, una banda o, incluso a veces, un estilo musical. Para mí "Nashville" siempre será mi bautismo en la religión de Rouse, un disco sagrado con 10 mandamientos en forma de canciones, que me hicieron convertirme en su día a los sonidos melancólicos de este nómada y de su incorrupta guitarra acústica. Creo que es su disco definitivo, la cumbre en la que consigue integrar todas sus influencias (soul, soft-rock, country, new wave, pop de los 60's, de los 70's y de los 80's) y convertirlas en un estilo propio, personal. Temas como "It's The Nighttime", "Winter In The Hamptons", "Carolina" o "Sad Eyes", se encuentran entre lo mejor del repertorio de Josh Rouse y le dan a "Nashville" ese pequeño plus de calidad que le faltaban a sus anteriores discos y que lamentablemente (esto es una opinión personal) nunca más encontrará en sus posteriores trabajos. La producción es excelente, las voces cuidadísimas, los medios tiempos acústicos una gozada (sin duda son el fuerte de Josh Rouse) y las letras profundas y poéticas, ¿qué más se puede pedir? Sin duda Josh Rouse es la muestra palpable de que se puede hacer música con cierto espíritu comercial (al menos no se puede decir que la música de Rouse sea para minorías, además goza de prestigio, reconocimiento, cierta fama y buenas ventas, dentro de lo que cabe) sin renunciar para ello a la calidad, Josh Rouse y "Nashville" son el argumento perfecto para fustigar a los esnobs que viven convencidos de que sólo es bueno aquello que desconoce el gran público o aquellas propuestas que se salen de lo convencional. Josh Rouse hace rock, que es la música clásica del siglo XX, es un tipo clásico por lo tanto, no se adentra en terrenos incógnitos o experimentales, pero al mismo tiempo es un bicho raro, porque hace una música convencional de calidad, algo que lamentablemente se echa mucho de menos en el panorama actual. Sólo me queda invitaros a escucharlo y a disfrutarlo.

De regalo os dejo un enlace a la página web oficial de Josh Rouse, que incluye el blog personal del cantautor, un enlace al myspace de Josh Rouse y un último enlace a una entrevista aparecida en Mondosonoro en 2005 con motivo del lanzamiento comercial de "Nashville". Y de postre un estupendo video de un estupendo tema, "Quiet Town", la canción que abre su séptimo disco, "Subtítulo". Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE JOSH ROUSE

MYSPACE DE JOSH ROUSE

ENTREVISTA EN MONDOSONORO EN 2005 CON MOTIVO DEL LANZAMIENTO DE "NASHVILLE"





JOSH ROUSE- NASHVILLE

5 comentarios:

Ray dijo...

Hola binguero, me alegra que te guste la música de Josh Rouse,a mi también me emocionó mucho descubrirle... La verdad es que varios de los discos que comentas están en mi colección, así que nada, a compartir buena música con el mundo...

Saludos

Anónimo dijo...

Hola
Animarte por este blog, que recien acabo de descubrir, me parece estupendo.
Tengo una peticion, e visto que posteaste el disco de Niño Josele, una verdadera joya, conoces blog de descargas de flamenco? O mejor, aprovecho y te animo a que cuelges discos de flamenco.

saludos y enhorabuena, has parido un buen album.

vikingo dijo...

Encantado de saludarte Bingue en este tu precioso blog.
El primer disco te que cojo prestado y vaya sorpresa, Josh Rouse es un descubrimiento para mí.
Como tú dices un pop de calidad como hay poco actualmente. Y ciertamentamente se nota sus influencias, claramente en "Winter in The Hamptons" evoca a The Smiths.
"It's The Nighttime" me recuerda a The Eagles y a America. "Carolina" tiene algo de R.E.M. y tambien me recuerda a otro grupo en las voces, pueden ser Belle & Sebastian?.
Todo el disco emana calidad y preciosismo en melodías y acompañamiento acústico: "Middle School Frown", "Saturday".
Sin llegar a empalagar, porque compensa ese aire meláncólico de casi todos los temas.
Un gran artista y un gran disco.

Gracias por compartirlo Bingue y felicidades por tu blog.

binguero dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Me gustaría que no firmaseis los comentarios como anónimos, si no queréis dar vuestro nombre podéis inventaros un nick o simplemente firmar con vuestras iniciales, pero por favor no lo hagáis como anónimos, aparte de que es algo muy frío, personalmente me cuesta mucho dirigirme a alguien llamándole anónimo. Esto se puede aplicar al segundo comentario de este post, así que querido anónimo muchas gracias por tu comentario, es muy estimulante, me alegra sinceramente que te guste el disco y espero verte por aquí disfrutando y participando con tus comentarios en muchas más ocasiones. En cuanto a blogs de flamenco, no controlo muchos, pero te recomiendo aflamencarte (http://aflamenc-arte.blogspot.com/), donde colabora mar-abunta, asidua visitante de Rainy Day Music. Espero haberte ayudado.

En cuanto a Ray, imagino que serás el administrador de One Ray, así que no puedo más que darte las gracias por tus palabras y sobre todo por permitirme abusar de tu generosidad al tomarte prestado sin permiso un texto de tu blog, sinceramente GRACIAS. Y por último, Vikingo, que alegría verte por aquí compañero, me encanta que me visiten los amigos de 1pocodmusica, la web que para mí significó el principio de todo esto, una verdadera escuela llena de gente generosa, amable y siempre dispuesta a echar un cable. Por cierto, gracias por tu extenso y pormenorizado comentario, así da gusto, un análisis completo y comparado del disco. Coincidimos en muchas de las conclusiones que apuntas, aunque a mí Josh Rouse no me recuerda a Belle & Sebastian en ninguna de sus composiciones, en fín es simple cuestión de gustos o de percepciones. De todas formas, si te gusta Belle & Sebastian no pierdas de vista este blog ya que en breve aparecerá publicado un discazo de estos genios escoceses.

Un saludo a todos y de nuevo UN MILLÓN DE GRACIAS.

ignatius dijo...

Hola majete. Que tomo nota de lo del Josh Rouse. Y que completamente de acuerdo con lo del Monterico. Un tipo muy fino.
(Te he puesto en el blogroll del clubviajero.)
Salú y aupa el otoño y la melancolía activa.