jueves, 4 de septiembre de 2008

Jesse Sykes & The Sweet Hereafter- Reckless Burning (2002)


Hasta hace bien poco, todo lo que tuviese que ver con el profundo Oeste americano me producía un profundo rechazo. Nunca me han gustado los westerns (Lo siento Garci) ni el costumbrismo yanqui, y la imagen más sugerente que acudía a mi cerebro cuando pensaba en la música country era la del prominente escote de Dolly Parton en alguna peli compartida con el bueno de Burt Reynolds. Pero todo ese patético paisaje de tópicos, que albergaba en mi subconsciente desde mi más tierna infancia, ha ido cambiando poco a poco según he ido conociendo a algunos músicos estadounidenses como Townes Van Zandt, y sobre todo gracias al trabajo de gente como Mark Olson o Jesse Sykes, que se han empeñado en sumergirse en las raíces de la música norteamericana, actualizándola y demostrando a la comunidad musical que hay vida más allá de los clichés que tanto daño han hecho a un género tan complejo como interesante. Sí amigos, en la actualidad soy un tipo nuevo, libre de prejuicios, que disfruta con el sonido metálico de un banjo y que se estremece con la cadencia de unas melodías que me transportan a paisajes áridos, donde el tiempo se detiene y el sol impone su ley.

Como os iba diciendo, una de las responsables de tamaño cambio en mi conducta es la señorita Jesse Sykes, una mujer de aspecto ambiguo y con una cabellera digna de ganar el concurso de "Pelo Pantene". Jesse Solomon, nombre de soltera de esta cantante y compositora, tocaba con su esposo Jim Sykes en una banda llamada Hominy, con quien llegó a editar un disco en 1998, a pesar de contar con un prometedor futuro, la relación personal y conyugal se fue deteriorando hasta romperse definitivamente ese mismo año. Eran unos momentos difíciles para Jesse Sykes, que se encontraba inmersa en una depresión no sólo personal sino también creativa. Afortunadamente Jesse conoció a otro músico, el guitarrista Phil Wandscher, que también se encontraba en un período de reestructuración tras la disolución de su banda, Whiskeytown, juntos comenzaron a componer y a tocar, obteniendo como resultado un estilo verdaderamente personal y atemporal que no tardaría en suscitar la atención de la crítica. El dúo formado por Sykes y Wandscher, se vería incrementado poco más tarde con la llegada del batería Kevin Warner, el bajista Bill Herzog, y la violinista Anne Marie Ruljancich, esta última excomponente de los célebres Walkabouts; será en 2002 cuando este grupo de músicos se bautice como Jesse Sykes And The Sweet Hereafter ("The Sweet Hereafter" es también el título de una película de Atom Egoyan, de la que la banda tomaría su nombre, en España esta película se estrenó con el título de "El Dulce Porvenir" en 1997), y será también en este mismo año cuando se encierren en el estudio a grabar el que sería su primer disco: "Reckless Burning". Desde entonces la banda ha publicado tres discos y ha compartido escenarios con músicos como Neko Case, Richard Buckner, Mark Olson o The Supersuckers, entre otros.

"Reckless Burning" supone el prometedor debut de una banda con tablas más que suficientes y con un talento arrollador. Desde que escuchamos el tema que abre, y da título, al disco, somos conscientes de que nos encontramos ante algo diferente a cuanto hayamos oído hasta la fecha; la cadencia, la voz (sobrecogedora y ambigua), los arreglos, esas maravillosas guitarras... es realmente grato escuchar un disco sin que te venga a la cabeza cualquier otra referencia. Los críticos (que para todo hay...) han comparado este disco y a su simpar intérprete con una tardía Lucinda Williams y han querido ver en los nueve cortes que lo componen huellas del "Harvest Moon" de Neil Young. Yo creo que lo mejor que puede hacer uno cuando se encuentra con un disco de este calibre es, simple y llanamente, disfrutarlo. Lamentablemente hay gente que se empeña en sacar parecidos a todo, no en vano cobran por ello, y parece que disfruten restando originalidad a algunas propuestas, no seré yo quien diga que Jesse Sykes y los suyos han inventado la rueda, les contempla todo un siglo de tradición musical norteamericana, pero desde luego sí que me atrevo a afirmar que éste es un disco valiente, con unas composiciones y unas interpretaciones de una calidad sublime. "Reckless Burning" es un disco que invita a llorar y a beber, es una trampa mortal que te engancha desde la primera escucha y te sumerge en terrenos donde reina la soledad y donde la amargura se convierte en arte, una música que te transporta a moteles baratos de carretera y a atardeceres en blanco y negro. La voz de Jesse Sykes es realmente característica, he de admitir que la primera vez que la escuché no sabía si me encontraba ante un hombre o una mujer, tiene un timbre diferente que le da una apariencia varonil pero frágil al mismo tiempo; en cualquier caso es una voz que se compenetra perfectamente con las atmósferas creadas por unas guitarras que rozan el 10 olímpico (distorsiones, slide, banjo... una gozada).

El conjunto formado por los temas que componen "Reckless Burning" es sólido y coherente, no es fruto de modas pasajeras, no es un disco construído en torno a un single; es música en estado puro, emoción y técnica, Ethos y Pathos. Se hace complicado destacar un tema sobre los demás, si he de quedarme con sólo uno tal vez lo haga con "Lonely Still", ya me contaréis qué tema elegís vosotros. Después de "Reckless Burning" vería la luz "Oh, My Girl" en 2004, y por último Jesse Sykes & The Sweet Hereafter sacarían al mercado en 2007 "Like, Love, Lust & The Open Halls of the Soul", uno de los discos más aclamados de ese año por la crítica especializada. Sin más, os dejo disfrutar de esta maravilla de disco, y de regalo os dejo tres enlaces: la página web oficial de la banda, una entrevista a Jesse Sykes aparecida en Mondosonoro en 2007 con motivo del lanzamiento de su último trabajo y un enlace a un vídeo en el que podréis ver a Jesse Sykes y los suyos interpretando uno de los temazos de "Like, Love, Lust & The Open Halls of the Soul", titulado "The Air is Thin". Dejad que el aire del desierto azote vuestras cabezas y que la voz de Jesse Sykes remueva vuestras entrañas. Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE JESSE SYKES & THE SWEET HEREAFTER

ENTREVISTA A JESSE SYKES EN MONDOSONORO

ENLACE AL VÍDEO DE "THE AIR IS THIN"


JESSE SYKES & THE SWEET HEREAFTER- RECKLESS BURNING

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola amigo Binguero,
No encontramos por otro excelente blog, vaya post has realizado con este grandisimo debut de esta banda liderada por la señorita Jesse llena de gran sensibilidad en su forma de cantar y rodeada de grandes músicos.
Saludos,
Juan

Anónimo dijo...

FABULOUS !!!!!!!!!
great thanks

Rafa Chávez dijo...

Me dejó sin palabras, me hizo viajar, escribir y sentirme fuera de mí... maravilloso aporte, mi amigo y en general todo lo que he encontrado en tu blog me ha fascinado, espero que sigas aportando más música que nos haga ver el mundo desde otra perspectiva, la del día lluvioso.

Saludos

Anónimo dijo...

Mil gracias por el disco de Jesse Sykes!! Sus dos discos posteriores me parecen monumentales...todavía no he visto éste en tiendas, así que te agradezco que lo hayas subido mientras me hago con él. Un saludo.

Iñaki dijo...

Hola Binguero,

Mi primera incursión en el mundo del ripeo (es decir, primer disco que me bajo del interné, no se si controlo aun la terminología del internauta).

Todo un éxito, lo estoy disfrutando mucho. Preciosa voz la de esta chica! He experimentado que mientras graniza se le saca especial partido...

Creo que me voy a hacer fan del Rainy Day Music!

Saludos,

Iñaki Casado

Anónimo dijo...

It is useful to try everything in practice anyway and I like that here it's always possible to find something new. :)

MAUS dijo...

hOLA mE HA GUSTADO MUCHO TU RESEÑA ESTARE PENDIENTE UN SALUDO

José dijo...

Gran disco!!