jueves, 8 de enero de 2009

Jan & Dean- Save For A Rainy Day (1966)


Los comienzos son siempre complicados, así lo atestiguan la primera cita con la chica que te gusta o el primer día en un nuevo puesto de trabajo. En este caso lo que nos toca comenzar es un nuevo año, y me veo en la obligación (siempre gratificante, por supuesto) de hacerlo con una nueva entrada. Creedme si os digo que le he dado bastantes vueltas al asunto, en primer lugar me debatí sobre la conveniencia de abrir el telón de esta nueva temporada simplemente con un texto cargado de buenos deseos y mejores intenciones, o de hacerlo con un nuevo disco. Finalmente me decidí por lo segundo, al fin y al cabo éste es un blog sobre música, pero ahora surgía la duda más grande ¿qué disco debía elegir? Tras pasar varios días de frustración, días en blanco en los que he sido incapaz de decidirme por un disco, tras devanarme los sesos y desechar opciones, una tras otra, he dado con la solución a este problema existencial. A veces la respuesta a nuestros conflictos está tan cerca de nosotros que somos incapaces de verla, éso es lo que me ha pasado, ¿qué mejor disco para empezar una nueva temporada en este blog lluvioso que "Save for a Rainy Day" de Jan & Dean?

Estoy convencido de que todos vosotros conocéis a Jan & Dean, o al menos seguro que alguna vez habéis oído hablar de ellos, lo que no tengo tan claro es que hayáis oído su música. No creo que me equivoque al afirmar que este dúo californiano es probablemente una de las formaciones más injustamente infravaloradas de la historia de la música. Es posible que la imagen sana, y un tanto frívola, de estos inofensivos adolescentes surferos, más próxima a la del yerno perfecto que a la de un rebelde rockero, sea la responsable del desapego que Jan & Dean han merecido por parte de algunos críticos e historiadores del pop y del rock'n'roll. Pero más allá de aquella fachada que se quería vender se escondía un verdadero talento musical capaz de alcanzar grandes momentos, tanto interpretativos como compositivos, y también una apasionante historia personal trufada de desatinos y desgracias. Todo comienza cuando Jan Berry y Dean Torrence coinciden en el instituto en West Los Angeles, allí serán compañeros de clase y del equipo de fútbol americano, su afición por la música les llevará pronto a cantar junto a otros compañeros, formando el grupo de doo wop The Barons. El grupo realiza versiones de los éxitos de la época, mostrándose como una de las formaciones más sólidas de la zona, fruto de este éxito local deciden presentarse a un concurso de jóvenes talentos, lo que requerirá un buen número de ensayos. Jan Berry se destapa como un joven músico ambicioso que había convertido el garage de sus padres en una especie de estudio de grabación amateur, allí se reunirá la banda, que contará con la ayuda de dos vecinos en sus ensayos, el futuro productor y miembro de The Beach Boys, Bruce Johnston, al piano, y un invitado muy especial a la batería, el mismísimo Sandy Nelson. Finalmente The Barons se disolvieron, aunque Jan Berry seguiría citándose con algunos de sus excomponentes en el garage de sus padres, con la ayuda de sus amigos Berry experimentaba con nuevos sonidos, consiguiendo efectos totalmente nuevos y abriendo un panorama desconocido en la música pop por el que luego transitarían un sinfín de bandas; ojo porque estamos hablando de finales de los años 50's.

Jan Berry no renunciaba a su pasión por la música, y no tardaría en aparecer su primer hit, se trata del tema "Jennie Lee", en el que Jan contará con la ayuda de Dean Torrence y de otro de los antiguos Barons, Arnie Ginsburg. Esta canción, inspirada en una stripper de Los Angeles, aparecería firmada como Jan & Ernie, ya que cuando el single vio la luz Dean Torrance se encontraba realizando el servicio militar; afortunadamente en otoño de 1958 Ernie abandona el barco y Dean finaliza su estancia en el ejército, será entonces cuando quede configurado definitivamente el dúo, habían nacido oficialmente Jan & Dean. Los dos californianos deciden realizar una serie de cambios, entre ellos, deciden buscarse dos nuevos productores, se trata de Lou Adler y, ni más ni menos que, Herb Alpert, los cuatro grabarán un buen número de temas hasta dar con "Baby Talk", con el que conseguirán un número 10 en el verano de 1959; comenzaban con ello los conciertos y las actuaciones en la televisión. Jan & Dean abandonarían el modesto sello Dore Records, que había editado sus primeros singles, y firmarían con una prometedora compañía, Liberty, pero lo que parecía una buena noticia quedaría empañada por la falta de miras de la nueva compañía, que frustró la evolución del dúo, haciendo que se estancaran en los sonidos doo wop. Todo esto haría que sus siguientes singles no alcanzasen puestos de relevancia en las listas, encontrándose el mejor situado de ellos en el puesto 69. Sin embargo este negativo panorama, fruto de los flojos temas que se veían obligados a interpretar, hizo que Jan & Dean comenzasen a escribir su propio material y a autoproducirse. El éxito no tardaría en volver a sonreír al dúo.

El destino puso a Jan & Dean en el mismo camino que el de una nueva y prometedora banda originaria de Hawthorne, California, unos jóvenes que se hacían llamar The Beach Boys, juntos compartirían escenario e inquietudes, lo que hizo que surgiese una profunda amistad entre ellos, sobre todo entre dos de sus miembros, Brian Wilson y Jan Berry, cuya forma de entender la música era muy similar. Precisamente Wilson tenía verdaderos problemas para terminar una canción, su título "Surf City", por lo que decidió regalársela a Jan & Dean para que probasen suerte y experimentasen con ella, el resultado sería el primer número uno del dúo y el comienzo de su etapa más exitosa. El éxito de "Surf City" supuso además una ruptura con sus anteriores singles y sembró el caldo de cultivo necesario para que la creatividad de Jan & Dean entrase en ebullición. No obstante, la popularidad de los singles de Jan & Dean eclipsó en cierta medida a alguna de sus composiciones más ambiciosas y complejas, que pasaban casi desapercibidas en sus LP's, el aire desenfadado y alegre de sus sencillos ocultaba un rico universo de arreglos vocales e instrumentales, un verdadero trabajo de artesanía pop, que pocos supieron valorar en su momento, ni siquiera su propia compañía, responsable de los lanzamientos de aquellos singles. Mientras tanto, la amistad entre Berry y Wilson se consolidaba, hasta el punto de que el papel que Jan Berry desempeñó para que discos como "Pet Sounds" viesen la luz fue importantísimo. Fue Berry quien sugirió a Brian Wilson un cambio en su manera de concebir el trabajo en estudio, y le recomendó, entre otras cosas, que contase con los músicos de estudio que grababan con Jan & Dean, comenzaba una etapa de oro para el pop norteamericano de la mano de The Beach Boys con "Today!"(1965), el citado "Pet Sounds" (1966) y el polémico Smile (que vería la luz definitivamente en 2004); era la contundente respuesta de los USA a la British Invasion.

Volviendo con Jan & Dean, su carrera de éxitos menores continuaba hacia 1965, el dúo seguía colocando sus sencillos entre el top 30, aceptaron aparecer en un telefilm (después de declinar un sinfín de ofertas) y todavía les quedaba tiempo para los experimentos sonoros de Jan Berry, que se encargó de la producción y de los arreglos de "Pop Symphony No.1", un disco que revisaba en clave orquestal los éxitos del dúo. Lamentablemente este idílico panorama se vería súbitamente alterado, en abril de 1966 Jan sufre un terrible accidente de tráfico. Las consecuencias del siniestro fueron terribles, hasta el punto de que Jan sufrió graves daños cerebrales y tuvo que volver a aprender a andar y a hablar, su carrera musical se había desintegrado junto con los fragmentos de su Corvette Stingray. Por su parte, Dean Torrence comenzó una existosa carrera como diseñador gráfico, pero antes grabaría este disco que nos ocupa, "Save For A Rainy Day". A pesar de las secuelas sufridas, Jan se recompuso y tras una larguísima rehabilitación pudo reunirse en alguna ocasión con Dean, de este modo reaparecieron esporádicamente durante los 80's y los 90's, e incluso grabó un disco en solitario en 1997 titulado "Second Wave". En 2004 fallecía Jan Berry a la edad de 62 años.

"Save For A Rainy Day" ve la luz en 1966 y se puede catalogar como un album conceptual, ya que tiene la lluvia como leitmotiv, se trata de un disco que se articula en torno a la lluvia y que utiliza incluso efectos de sonido para encadenar un tema con otro. Como señalábamos, Dean Torrence grabó este disco en ausencia de Jan, aunque utilice el nombre artístico de ambos para firmarlo, fue como una especie de reivindicación del dúo en un momento muy difícil, unos instantes en que Jan Berry se encontraba postrado en la cama de un hospital. Las intenciones de Dean eran por lo tanto nobles, en ningún momento buscaba aprovecharse del nombre de Jan & Dean, sino que más bien estaba abonando el terreno para una reaparición de la pareja confiado, como estaba, de que la recuperación de su compañero sería inminente. Lamentablemente no fue así, si bien es cierto que Jan consiguió salir adelante y evolucionar favorablemente, no lo hizo con la rapidez que esperaba Dean, sin duda ese accidente de tráfico sesgó una de las carreras musicales más prometedoras de los 60's ¿qué habría sido de Jan & Dean si ese siniestro no hubiese tenido lugar? En cuanto a Dean se encontró en una difícil situación, puesto que quien se encargaba de las tareas compositivas en el dúo era Jan, por eso en este "Save For A Rainy Day" se ve obligado a realizar versiones. Dean contará con la ayuda de varios amigos a la hora de escribir y realizar los arreglos del disco, entre ellos, Joe Osborne, Larry Knetchel y James Burton, pero de todos los nombres propios de este disco sobresale uno, se trata de Gary Zekley, santo y seña del sunshine pop. La mano de Zekley está presente en los dos mejores temas del disco, "Yellow Balloon" y "Like A Summer Rain", que anticipan el trabajo que este compositor y productor llevaría a cabo más tade con su propia banda, también llamada Yellow Balloon; las malas lenguas dicen que Zekley creó esta banda con el objetivo de volver a grabar otra versión de "Yellow Balloon", ya que no había quedado contento con el resultado de la grabación de Jan & Dean, sea como fuere, el resultado fue la grabación de uno de los mejores singles de sunshine pop de la historia. Es evidente que "Save For A Rainy Day" no es el mejor disco de Jan & Dean, tal vez no lo sea por la calidad que se le exige a un dúo que estaba mostrando una evolución fuera de lo común en la música pop de los primeros 60's, y evidentemente no lo es dada la ausencia de Jan Berry. A pesar de ello, este disco lluvioso tiene algo especial, el trabajo que se hace de las voces sigue siendo cuidadoso y artesanal, y en ocasiones destila un espíritu casero que lo hace particularmente entrañable. En su momento este disco no tuvo una gran repercusión, ya que se hizo una reducida tirada del mismo, con el tiempo se convirtió en algo así como "el disco perdido de Jan & Dean", hasta que la crítica, y la tecnología, consiguió rescatarlo del olvido gracias, entre otras cosas, a la reedición llevada a cabo por el sello Sundazed en 1996.

En fin, sólo puedo deciros que si habéis llegado hasta aquí sois unos verdaderos campeones, la verdad es que esta vez me he extendido más de la cuenta, pero creo que la historia de Jan & Dean bien lo merecía. Ahora no me queda más que dejaros con unos enlaces y un vídeo; entre los enlaces encontraréis la página web oficial de Jan & Dean y la biografía del dúo californiano en Wikipedia, ambos enlaces en lengua bárbara, para quienes sólo entendéis la lengua culta os dejo dos enlaces más, uno de ellos os conducirá a la página web Aloha Criticón, donde podréis disfrutar de una biografía de Jan & Dean en perfecto castellano del Siglo de Oro, y el otro link os brindará la oportunidad de disfrutar de una breve reseña de "Save For A Rainy Day" aparecida en un blog llamado Pepsounds. Y por último el vídeo, no ha sido fácil encontrar un vídeo convincente de Jan & Dean, de hecho el que he elegido no me convence pero me hace bastante gracia, aunque no sea su mejor tema ni ejemplifique la faceta de Jan & Dean que queremos mostrar, os dejo con una actuación de los rubísimos californianos vestidos de marinerito e intentando seducir a una ingenua sirena al ritmo de "There's A Girl", cuidado, el exceso de almíbar de este vídeo puede dañar la salud, quedáis advertidos. Por mi parte, os doy las gracias por aguantar este tostón. Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE JAN & DEAN


JAN & DEAN EN WIKIPEDIA

BIOGRAFÍA DE JAN & DEAN EN ALOHACRITICON

RESEÑA DE "SAVE FOR A RAINY DAY" EN PEPSOUNDS




JAN & DEAN- SAVE FOR A RAINY DAY

4 comentarios:

vikingo dijo...

Buena elección Bingue, buen disco para iniciar el año.

Gran reseña y nada de tostón. Además cuentas la historia de este dúo con emotividad. A mi me ha llegao.

Debo decirte que no los conocía, aunque me sonaban los nombres y creía que era algo más relacionado con el estilo de Simon & Garfunkel. Pero oigo que no, que es como lo cuentas, vamos hermanos de los Beach Boys, grupo y estilo el surf, que erróneamente te lleva a la típica estampa de enormes playas pobladas de hermosas chicas que admiran esas piruetas con tu tabla de surf, radiante el sol sobre el mar azul claro, con espumosas y refrescantes olas...para obviar una música excelente.

Pero yo creo que hay más en esta música que todo eso (que por otra parte no está nada mal) y Pet Sounds se encargó de hacer patente.

Este disco, si como dices, se hizo después del fatal accidente de Jan y que buenamente Dean sacó adelante tambien confirma que este estilo musical es algo más.

La lluvia entre canciones viene que ni pintada para finalizar y dar entrada a los temas.

Las voces, armonías y melodías...bueno hay gustos para todo. Yo como buen nostálgico de esa época inocente que no viví, me parecen geniales para soñar despierto mirando la lluvia desde la ventana goteada...imaginando tambien esas playas iluminadas.

El video, por lo que dije antes, lejos de parecerme azucarado, es todo lo contrario, estos dos popeyes, me evocan a esa época inocente que hubiera gustado vivir.

En fin, ejem, ¿qué hacemos dos rockeros como tú y yo hablando de estas blandenguerías...? Supongo que porque en el fondo todo duro rockero tiene algo de sensibilidad...

Perdón por la perorata, amigo Bingue, después de esta espero que no me eches con silencios de tu blog.

Hasta la próxima y ánimos, que las minorías sabemos apreciar lo que haces.

Un saludazo.

binguero dijo...

Amigo Vikingo,

jamás osaría a echar con silencios a alguien que hace semejante comentario, los visitantes como tú son vitales para la supervivencia de éste y de cualquier otro blog, vosotros sois la razón de ser de todo este tinglado; siempre lo digo y nunca me cansaré de decirlo, sin vosotros nada de esto tendría sentido. No me queda más que darte las gracias por tus palabras, siempre llenas de aprecio y de respeto, y por tu opinión, que creo que puede resultar muy útil para el resto de visitantes. GRACIAS por visitar Rainy Day Music, ya sabes que ésta es tu casa.

Un abrazo.

Lasaga dijo...

Genial comentario sobre el duo y ese disco desconocido para muchos que le quieren desconocer (ellos se lo pierden)

coincido plenamente en todo y
me uno a la reivindicación de esta pareja

y si este disco la hizo Dean en solitario... cómo sería con su compañero...

Anónimo dijo...

Tres intiresno, gracias