martes, 10 de marzo de 2009

Terry Callier- What Color Is Love (1973)


El mundo está repleto de pequeños héroes, mártires de andar por casa, leyendas de bolsillo, nombres que no aparecen en primera plana en los periódicos de tirada nacional, ciudadanos de a pie cuyos méritos nunca han sido reconocidos; héroes a pesar de todo, seres humanos capaces de renunciar a sus sueños por amor ¿Acaso hay algo más hermoso, más digno, más heroico? Basta con perdernos por las calles de cualquier ciudad, por insignificante que ésta sea, para darnos de bruces con cientos de estos valientes, de cualquier raza, de cualquier condición, víctimas de la indiferencia que con asombrosa humildad pasean sus logros. El universo musical no es ajeno a estos héroes, más bien al contrario, resulta el caldo de cultivo perfecto para ignorar y marginar a todos aquellos que tienen un planteamiento diferente, aquellos que se salen de lo convencional y que no encuentran su hueco en un mercado cruel y despiadado que sólo entiende de cifras. Afortunadamente en algunas ocasiones el tiempo, juez implacable, se encarga de recuperar y reinsertar en el olimpo musical a alguno de estos héroes, es un final feliz, aunque este reconocimiento llegue, la mayoría de las veces, cuando el guerrero en cuestión ya peina canas. Terry Callier es uno de nuestros héroes, y lo es por méritos propios, tras haber permanecido sumido en el más absoluto olvido, desde que abandonase el panorama de la música
a finales de los 70's hasta su vuelta en los 90's, ha regresado convertido en referente del soul más elegante y refinado.

Terry Callier nace en el North Side de Chicago el 24 de Mayo de 1945, el destino le sitúa en el mismo barrio que Curtis Mayfield, Ramsey Lewis y Jerry Butler. A los tres años comienza a estudiar piano y a los once compone sus propias canciones, al mismo tiempo comienza a flirtear con algunas formaciones de doo wop y empieza a tocar la guitarra, un muchacho precoz en toda regla. Con 17 años, Callier llama la atención de uno de los responsables de Chess Records, Charles Stepney, quien le producirá su single de debut, "Look At Me Now". En 1964 Terry Callier conoce a Samuel Charters, el productor del sello Prestige, y un año más tarde se encierra en el estudio para grabar su primer LP, titulado "The New Folk Sound of Terry Callier", es el comienzo de la mala relación de nuestro héroe con la industria de la música. Samuel Charters se va de viaje a México, y se lleva en su equipaje los masters del disco, el primer LP de Terry Callier permanece inédito hasta 1968, tres años de larga espera. Terry Callier no sucumbió a este primer revés y siguió trabajando en nuevo material, en 1970 crea junto a su compañero Larry Wade y Jerry Butler la Chicago Songwriters Workshop, que compondrá canciones para sellos locales como Chess o Cadet, su mayor éxito fue el hit de The Dells "The Love We Had Stays On My Mind", corría el año 1972. El éxito del tema compuesto para The Dells hace que Charles Stepney, que trabajaba entonces como productor para Cadet, y Terry Callier se reúnan de nuevo
, será para grabar el segundo LP de Terry, "Occasional Rain", con él abre una nueva brecha en la que se dan cita la calidez del folk, la intensidad del jazz y la emotividad del soul, Terry Callier había acuñado el folk jazz. El disco obtuvo buenas críticas, aunque ese buen recibimiento no fue refrendado por las ventas, a pesar de ello Terry Callier sigue trabajando, componiendo nuevos temas para su siguiente disco, un LP titulado "What Color Is Love", uno de los mejores discos de soul de la historia.

"What Color Is Love" es un disco que desafía a cualquier cliché musical, un LP que hace añicos cualquiera de los parámetros de cualquier etiqueta que se nos pueda ocurrir. ¿Qué es exactamente el tercer trabajo de Terry Callier? ¿Soul? ¿Jazz? ¿R'n'B? ¿Funk? ¿Folk? Resulta muy difícil dar una sola respuesta, ahí radica la grandeza de este album. La voz de Terry Callier lleva el timón de este barco, maravillosamente acompañada por una orquestación de lujo pertrechada por Charles Stepney, la nómina de músicos es interminable, entre ellos violines, violas, flauta, saxo, tubas, harpa, cornetines, trompetas y una sección rítmica que quita el hipo. El disco comienza con una propuesta arriesgada, un tema de 9 minutos de duración, "Dancing Girl", una verdadera delicia con unos arreglos de matricula de honor. Las cuerdas vocales de Terry Callier vibran con intensidad, atrapándonos irremediablemente, cuando llevamos cinco minutos de canción ya somos devotos de San Terry Callier y estamos expuestos a los efectos curativos de "What Color Is Love", verdadera medicina para el alma. El disco continúa con "What Color Is Love", una preciosa canción que confirma que los nueve minutos que abren este LP no son un sueño, Terry Callier se mueve por múltiples registros, y lo hace con la familiaridad y la humildad de quien no es consciente de que está grabando una obra maestra, uno de los mejores discos del siglo XX. El tercer corte, "You Goin' Miss Your Candyman" es el más animado del disco, una canción que juguetea con ráfagas de funk y que se acerca al soul más bailongo. "Just As Long As We're In Love" es una lección magistral, una muestra de cómo debe ser una canción de amor, pocos cantantes en la historia de la música han sabido interpretar este género como Terry Callier, a ella le sigue "Ho Tsing Mee (A Song Of The Sun), un tema antibelicista que muestra al Callier más comprometido, una canción que está entre lo mejorcito del disco. Por último, cierran el album dos canciones más, "I'd rather Be With You" y "You Don't Care", que se encargan de poner el broche de oro a un disco irrepetible, un completo compendio de emociones humanas interpretadas de manera magistral por una voz prodigiosa, rica en matices y con un timbre inimitable, todo ello sazonado por una orquestación de una calidad mayúscula, que sabe nadar perfectamente entre los excesos barrocos y el intimismo folk, creando una sonoridad propia. La primera vez que escuché "What Color Is Love" me quedé sorprendido, en primer lugar por no haber oído hablar antes de Terry Callier, y en segundo lugar porque me resultaba imposible etiquetar este disco, un album que a ratos me recordaba al debut de Curtis Mayfield en solitario y que en ocasiones me arrastraba al "Astral Weeks" de Van Morrison, desde el principio tuve claro que me encontraba ante un disco grande, diferente a muchos de sus coetáneos, un album grabado por un tipo en estado de gracia, una obra maestra.

La crítica no fue ajena a la calidad de "What Color Is Love", pero una vez más las ventas no respondieron a las expectativas, en 1974 Terry Callier se encerraba de nuevo en el estudio para grabar su cuarto LP, titulado "I Just Can't Help Myself", un disco que seguía explorando la brecha abierta por sus dos antecesores. Poco más tarde Terry Callier abandona Cadet, el sello donde había grabado sus tres últimos discos, para firmar con Elektra, esta decisión coincidirá con el abandono de Jerry Butler de la Chicago Songwriters Workshop, un hecho que afectará anímicamente a Callier, quien había depositado muchas ilusiones en la Workshop. Tras un período muy duro, lleno de reveses personales, económicos y laborales, Terry Callier regresa con "Fire On Ice" en 1978, un disco con una ambiciosa propuesta orquestal, al que le seguirá un año más tarde "Turn You To Love", quizás su trabajo más flojo de esta época. Comienza una nueva década, y lo hace con una buena noticia para Terry Callier, su esposa está embarazada, la idea de ser padre le llena de alegría, pero al mismo tiempo le hace replantearse muchas cosas. Es entonces cuando llega el gesto heroíco de nuestro hombre, tras el nacimiento de su hija Terry Callier coloca en una balanza las alegrías y las miserias que le han reportado el negocio de la música, tiene claro que ha nacido para componer y tocar, pero no a cualquier precio, y menos ahora que una diminuta persona depende de él. Tras pensarlo detenidamente, Terry abandona el negocio de la música y acepta un trabajo como programador informático para la Universidad de Chicago, sólo un héroe es capaz de supeditar su felicidad a la de los demás. Pasan los años y el mundo de la música va arrojando paladas de tierra sobre Terry Callier, entretanto Terry lleva una vida convencional, rodeado de los suyos, con un trabajo estable, componiendo de vez en cuando y cursando estudios de sociología para obtener un graduado, hasta que en 1991 todo cambia de un plumazo. Terry recibe una llamada de Eddie Pillar, capo del sello británico Acid Jazz, quien le pide permiso para reeditar su single "I Don't Wanna See Myself (Without You)", una rareza autofinanciada por Callier en 1983, nostalgia de los viejos tiempos. La reedición del single se convierte en un verdadero éxito que suena sin parar en todos los clubes del Reino Unido, esto provocará una lógica curiosidad, sobre todo por parte de las jóvenes generaciones, por conocer a su autor, cuya carrera se revisará y se reivindicará, lo que provocará la reedición de los primeros trabajos de este genio; el tiempo colocaba a nuestro héroe de nuevo en el disparadero, devolviéndole una oportunidad que se le había negado hacía ya quince años.

Desde entonces Terry Callier ha grabado siete discos, ha colaborado con artistas como Beth Orton o Massive Attack, y ha obtenido el reconocimiento unánime de la crítica especializada, aunque parece que el del gran público sigue resistiéndosele, esperemos que no se repita la injusticia que se cometió con este gran músico hace treinta años. Os dejo tres enlaces para que conozcáis mejor la vida y milagros de Terry Callier, uno de ellos os conducirá a su página web oficial, un segundo lo hará a su myspace, pero sobre todo estad atentos al tercer enlace porque es una maravilla, es un completísimo especial aparecido en la magnífica web ¡Tomajazz! y escrito por Sergio Masferrer en 2005, allí encontraréis una breve pero soberbia reseña biográfica del maestro junto con una completísima entrevista telefónica, haceos un favor y no os lo perdáis. Y por último dos vídeos, como era de esperar no he encontrado material del Terry Callier de los 70's, pero sí que me he encontrado con unas cuantas filmaciones actuales que muestran a un músico y cantante en buen estado de forma, lejos de revivals o de regresos por intereses económicos, lo que nos encontramos es a un artista que aprovecha perfectamente la segunda oportunidad que le brinda la vida para hacer lo que nunca debería haber dejado de hacer: cantar. Pasaos por Youtube, tenéis un montón de vídeos, yo he seleccionado dos, en uno veréis a Terry Callier interpretando el tema "You Gonna Miss Your Candyman", incluído precisamente en "What Color Is Love", y en el segundo podréis disfrutar de un ambiente más íntimo en el que aparece Terry y su banda interpretando "Jazz My Rhythm And Blues", incluído en su disco "Lookin' Out" de 2005. Espero que os guste.




PÁGINA WEB OFICIAL DE TERRY CALLIER

MYSPACE DE TERRY CALLIER

TERRY CALLIER EN TOMAJAZZ




TERRY CALLIER- WHAT COLOR IS LOVE

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Many thanks for this one! it's wonderful, magical music!

Pablo"Pochola"Cazorla dijo...

gracias por tus palabras bingue...
estoy viendo de pegar la vuelta ahi en dias, me agarro la melancolia y espero contar con tiempo para poder realizar las reseñas (ya demasiado con el mza-acid/garage!)

Saludos de vuelta y espero que sigas con estas reseñas cojonudas que haces vos, todavia no termino de leer todo, por eso no te comento acerca del post.

Abrazo

yermass dijo...

Bajando este fenomenal disco Bingue. Muchas gracias.
Todo lo que tenia de ti se me fue a la mieda por un crash de ordenata, asi que a volver a empezar, pues me encanta lo que pones.
Tus reseñas son inigualables Bingue. Salen del alma.
Un Lujo.

ArturoBoy dijo...

Otra buena recomendación, no había tenido tiempo, por la universidad, después de escuchar este disco por varios días terminó fascinándome.
Hurra por binguero y su blog!!!

Resba dijo...

Hooouuuu!!! me quedo muy impresionado con este disco y por haberme encontrado con este gran hombre. Sinceramente me ha transmitido mucho su música. Estoy seguro de que es un héroe pero coincido más con tu definición de santo, cada vez que lo veo o escucho me parece que tiene una aureola sobre su cabeza. El disco es uno de los trabajos mejor acabados que haya escuchado, asi que no puedo estar más contento y agradecido.
Hip, hip, hurraaa!!!

xray dijo...

Gracias binguero. No conocía específicamente a este fascinante crooner, aunque su música es vagamente familiar: seguro que he escuchado (y disfrutado) estas canciones alguna vez sin saber de quién se trataba. Tu reseña, como siempre, aporta las claves precisas para situar al personaje.
Creo que la solidez y el oficio saltan a la vista. En este caso, en mi opinión, lo mismo podríamos hablar de 'bright sunny day music'.
Saludos.

Anónimo dijo...

hola
a ver cuando pones discos de merry clayton....los esperamos con impaciencia
un saludo y muchas gracias por el magnifico blog

Anónimo dijo...

Aupa Binguero!

¡Qué bien que hayas vuelto! Aun no he oido la nueva publicación, pero te comento este otro disco porque hoy ha llegado a mi tienda de discos (lo tenía encargado) y por fin lo tengo en mi hogar.

El caso es que lo llevo escuchando meses y me encanta. De acuerdo contigo en que es increíble que este tio no sea más conocido. Especialmente placentero resulta el escucharlo atento y sin hacer otras cosas a la vez, porque siempre descubres nuevos detalles...

Gracias por tus descubrimientos musicales y un abrazo!

Ñako