lunes, 2 de marzo de 2009

Richard Hawley- Cole's Corner (2005)


Al fin se acaba el atípico febrero, ese rarito del calendario que sólo tiene 28 días (¡y cada cuatro años uno más!) y que a pesar de su corta extensión acaba haciéndose larguísimo. No obstante es inevitable sentir cierto cariño hacia el segundo mes del año, aunque sólo sea porque nos ayuda a superar la temible cuesta de enero, al menos es lo que a mí me ocurre, será que siento una especial debilidad por los raritos. Y de raritos va la propuesta de hoy, ya que con los tiempos que corren hay que ser muy rarito para convertirse en un crooner romanticón dedicado en cuerpo y alma a cantarle al amor, a sus luces y a sus sombras; eso es lo que le ocurre al bueno de Richard Hawley.

Richard Willis Hawley nace en Sheffield el 17 de enero de 1967, su relación con la música comienza siendo niño, cuando escuchaba los discos de su padre, admirador de artistas como Roy Orbison o Elvis Presley. Precisamente con la ayuda de su padre y de su tío aprenderá a tocar la guitarra a una temprana edad, un instrumento por el que sentirá una especial fascinación. Estando en el instituto forma su primera banda, Treebound Story, aunque será mucho más tarde, concretamente en 1994, cuando figure en una formación con cierta proyección internacional, se trata del grupo de britpop Longpigs, una banda que, según las palabras del propio Hawley, casi acaba con su vida, que terminó convirtiéndose en una espiral de alcohol y drogas. Richard Hawley trabajará además como músico de sesión para artistas de enorme éxito comercial, tales como Robbie Williams, Beth Orton o All Saints, ganándose una excelente reputación como guitarrista, y abriéndose una puerta a colaboraciones que aún hoy en día sigue explotando junto a músicos como R.E.M., Nancy Sinatra, Hank Marvin o Elbow, por citar alguno de ellos. Más tarde Richard Hawley se embarcará en otra experiencia todavía más ambiciosa, pasando a ser guitarrista de los reputadísimos Pulp, con quienes tocaría hasta 2001, cuando decide emprender su carrera en solitario. Es entonces cuando este crápula hijo de la Gran Bretaña sorprende a propios y extraños con su homónimo disco de debut, dejando aflorar una personalidad que nada tenía que ver con la arrogante estrella del britpop que había sido hasta entonces, un cliché, una pose con la que se le había identificado quizás injustamente. Pero no sólo eso, además el primer disco de Richard Hawley nos descubría a un cantante como la copa de un pino, un tipo con una melodiosa voz de barítono capaz de hacer estremecerse al más pintado cuando le cantaba al amor. Sin duda alguna había nacido una estrella.

En enero de 2002 Richard Hawley edita su segundo disco bajo el título de "Late Night Final", un disco que sigue explorando la línea que había esbozado su mini-lp de debut, canciones de etérea instrumentación en las que la voz de este crooner atemporal se erige como protagonista absoluta. "Lowedges" verá la luz un año más tarde, y seguirá manteniendo las virtudes de su antecesor, pop cristalino de referencias clásicas, con los dos ojos puestos en los 50's y los 60's, con aroma a standard, a clásico instantáneo. Pero será con su tercer largo con el que Richard Hawley se consagrará, un disco que sale a la calle en el año 2005 con el título de "Cole's Corner" ( Cole's Corner no es un sitio ficticio, es una esquina de Sheffield que sirve de punto de reunión a la gente desde 1905, bien en forma de citas o bien de manera fortuita, fruto del azar, es el lugar donde se han conocido muchas parejas) y que confirmará todas las bondades de este romántico empedernido. En "Cole's Corner" las referencias a Elvis, Roy Orbison, Johnny Cash o Scott Walker son más que evidentes en algunos temas, aunque ello no resta personalidad a la monumental voz ni a las composiciones de Richard Hawley, es más, uno tiene la impresión clara, casi cristalina, de dónde está el punto de partida de Hawley, pero a la vez acaba convencido de que el de Sheffield ha dado un paso más allá para, partiendo de archiconocidos patrones clásicos, construir un universo propio en el que se mueve como pez en el agua. Ecos de country, doo wop, soul sofisticado y elegante, preciosas orquestaciones, todo ello se da cita en "Cole's Corner", un disco que destila melancolía y elegancia a partes iguales, un album compuesto por once temas que suenan familiares desde la primera escucha. Richard Hawley factura una colección de canciones que giran en torno al amor, un amor muchas veces no correspondido, frustrado o marchito, pero que no por ello llaman al desespero, Hawley se zambulle en un océano de emociones que maneja a la perfección, siendo capaz de conseguir algo muy importante, que el sentimiento no se apodere de sus canciones. Con todo ello las canciones de "Cole's Corner" suenan íntimas, cercanas, huyen del histrionismo o de los lamentos de otros trovadores romanticones y se sitúan en las antípodas de los edulcorados cantos al amor de los años 50's ó 60's; es como si Richard Hawley nos regalase una lección magistral de cómo caer con estilo, sin lamentos y sin autocompasión, con verdadera clase. Pocos músicos hoy en día suenan tan honestos como Hawley, pocos privilegiados son capaces de componer un cancionero perfecto como el que figura en "Cole's Corner". Resulta difícil quedarse con una sola canción, sinceramente el disco resulta adictivo desde el principio hasta el final, y su aparente y falsa sencillez hace que descubramos nuevos matices con cada escucha, todo ello le convierte en un album que en el preciso instante en que entra en nuestras vidas lo hace para quedarse, sin pedir permiso pasa a convertirse en una parte indispensable de nosotros mismos, en parte de la banda sonora de nuestras vidas.

Tras el éxito de "Cole's Corner", Richard Hawley sacaría a la calle en 2007 su cuarto larga duración, titulado "Lady's Bridge" (de nuevo un sitio real, en este caso un puente, de su Sheffield natal), en el que mantiene el buen tono demostrado en su anterior entrega, componiendo un nuevo canto a la melancolía elegante que le convierte en un artista único, una auténtica "rara avis" en un gallinero musical donde la vulgaridad y la impostura están a la orden del día. Richard Hawley, continúa realizando colaboraciones con otros artistas, manteniendo viva su faceta como músico de sesión, hasta la fecha su último disco es "Live At The Devil's Arse", un trabajo que acaba de ver la luz. Esta vez me voy a desquitar, ya que la entrada de Heron me produjo una gran desazón ante la falta de información con la que me encontré (por cierto, gracias a Laviejaola por su colaboración, el enlace al especial de Ecos de Sociedad sobre Heron es impagable), así que os dejo como extras cinco enlaces que van a ir acompañados de dos vídeos, tomad buena nota: un enlace os conducirá a la página web oficial de Richard Hawley, el segundo de ellos es el atajo para llegar a su myspace, además de ello tenéis la oportunidad de leer una magnífica entrevista a Richard Hawley en lengua culta aparecida en Artes Hoy con tan sólo hacer click, y por si todo éso fuera poco os dejo dos enlaces a sendas reseñas de "Cole's Corner", una de ellas en Feedback-Zine, y la otra en Velvet Rockmine. En cuanto a los vídeos he elegido dos, el videoclip del tema "The Ocean", incluído en "Cole's Corner", y un vídeo que recoge una actuación acústica de Richard Hawley en la BBC, donde interpreta el temazo "Tonight The Streets Are Ours", de su último disco de estudio, "Lady's Bridge". Espero que os guste.




PÁGINA WEB OFICIAL DE RICHARD HAWLEY

MYSPACE DE RICHARD HAWLEY

ENTREVISTA A RICHARD HAWLEY EN ARTES HOY

RESEÑA DE COLE'S CORNER EN FEEDBACK-ZINE

RESEÑA DE COLE'S CORNER EN VELVET ROCKMINE




RICHARD HAWLEY- COLE'S CORNER

8 comentarios:

Edu Radiactivo dijo...

no había visto la relación entre este blog y el de trashistors hasta que no has escrito en mi blog!!! jeje, si al final somos los mismo...

A lo que iba, que no se si es el sitio para postearte esto, pero totalmente de acuerdo sobre lo que dices del nuevo disco de Wau y los Arrrghs!. En realidad todo era tan fácil como pillar la tarjeta y bajarme el disco (cosa que aún no he hecho), pero creo que hay que apoyarles con todas nuestras fuerzas a este tipo de grupos.

Muchas gracias por tu comentario, y un saludo.

Ah, por cierto, ya era seguidor de este blog de antes, pero de estos en el silencio. Postearé más, eso seguro.

Edu

Mario C. dijo...

Como siempre un placer dejarse caer por Rainy Day y conocer nuevos discos. Quizá no es el estilo que más me guste el de este disco, pero aprecio y valoro los grandes comentarios y en definitava la buena música que ofreces, me guste a mi o no, es ideal para días de lluvia.

Salud,

Anónimo dijo...

Hola Binguero,felicitaciones por la eleccion de hoy,en este caso ya tenia a Richard Hawley en un altarcito desde hace tiempo,pero siempre alegra tambien cuando coincides en gustos,,,Gracias tambien por todos los que me has descubierto,porque como decias hace poco "quien tiene un amigo melomano tiene un tesoro" yo añadiria que "quien tiene un amigo bloguero melomano"tambien tiene un tesoro...es una gratitud inmensa cuando alguien te descubre algo que te emociona y que te va a acompañar mucho tiempo...
The Ocean me parece un autentico temazo,casi un himno,no se porque pero me el clima que tiene me recuerda siempre o el Killing Moon o el Ocean Rain de los Echo o aquella de Blue Nile, Tinseltown in the rain...
Por cierto,creo que por un comentario que hiciste una vez debemos ser de la misma ciudad,asi que lo mas probable es que hasta nos conozcamos...Mr.Bojangles

Anónimo dijo...

Felicidades por el blog en líneas generales y por esta última entrada en particular. Con todo, estaría bien que te asomaras a la periferia de la península. Al fin y al cabo, en el País Vasco tienen a un tipo que lleva ya muchísimos años haciendo una música extraordianria con una letras magnéticas y que en el resto del país los medios parecen desdeñar: Ruper Ordorika. Por si fuera poco, Richard Hawley y él se parecen mucho físicamente y en cuento al estilo. En fin, tan sólo pretendía llamar la atención sobre ese cantautor vasco que quizás merezca algún día un hueco en tu espacio.
Saludos.

ArturoBoy dijo...

Muy buena recomendación, es uno de los que más me gusta, junto con el Lady's Bridge. Bueno, en general, los discos de Richard Hawley me gustan bastante, quizás sea por su voz, saludos desde México.

binguero dijo...

Muchísimas GRACIAS por vuestros comentarios. Lamento no disponer de mucho tiempo últimamente, me gustaría contestaros y agradeceros uno a uno vuestras palabras de ánimo y vuestra colaboración.

Edu Radioactivo, me alegra mucho verte por aquí, la verdad es que en el fondo somos todos los mismos, tienes razón, jejeje, enhorabuena por tu blog (que por cierto recomiendo desde aquí a todo el mundo: http://outertiki.blogspot.com/) y espero verte por esta bitácora de aires más relajados e íntimos.

Mario C., gracias por tus palabras, para mí sí que es un verdadero placer ver cómo os dejáis caer todos vosotros por aquí y cómo colaboráis con vuestros comentarios, ése es el verdadero premio al que uno aspira cuando lleva a cabo un blog. Gracias.

Mr. Bojangles, intrigado me dejas, soy de Zaragoza, no sé si tú también, es probable que nos conozcamos porque esta ciudad es un verdadero pañuelo. Si has pasado tu adolescencia y parte de tu juventud en garitos ya desaparecidos como el Feedback, el Blues o el Cráneo, entonces seguro que nos conocemos. Un saludo y gracias por tus palabras.

Amigo anónimo del País Vasco, tierra que adoro por cierto, intento abarcar todo lo que puedo, lo siento mucho si echas algo de menos en el blog. Procuro hacerle un huequecito a los creadores españoles en la sección "Una recomendación", es mi humilde manera de apoyar el trabajo de estos artistas, para ello no me paro a pensar si son del centro o de la periferia de la Península, simplemente me guío por los criterios musicales de este blog. No obstante no echo en saco roto tu puntualización y prometo acercarme a la música de Ruper Ordorika. Un saludo y un favor, firma los comentarios, es muy incómodo dirigirte a alguien llamándolo "anónimo", gracias.

Y por último, ArturoBoy, me alegro de que coincidamos en gustos, la verdad es que Richard Hawley es un grande, yo aluciné cuando lo descubrí, tiene una planta y una voz de verdadero crooner, como si el tiempo se hubiera detenido para él en los años 50's. "Lady's Bridge" es también un disco excelente, y puede que a medio o largo plazo aparezca en Rainy Day Music. Un saludo ArturoBoy, y gracias, entre muchas otras cosas, por hacerte seguidor del blog.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Bingo! Q
ue tiempos los del Feedback y el Blues,la verdad es que pase alli muy buenos ratos,asi como en La Gruta,El Eccos,El Caos,El Malevaje,El Interferencias,La Ley Seca...bueno y un monton mas a los que ibas buscando buena musica...que recuerdos de adolescencia! Seguro entonces que por lo menos de vista (si no es de otra forma) nos conocemos.Saludos Binguero!
Mr.Bojangles

Chals dijo...

Hay discos que me da por regalar, y este es uno de ellos, este año sus majestades los reyes, los buenos ¡, los corruptos no, me dejaron bajo el belén otra copia de Cole's Corner, ya era demasiado tiempo sin la esquina del amor. Buencanod imágenes para rendirle tributo me encuentro con esta maravilla de texto, que por cierto ya lo dice casi todo. Late Night Final es mi preferido junto con Coles Corner, también le dediqué un post hace un tiempo. Saludos y un abrazo