martes, 4 de noviembre de 2008

M. Ward- Transistor Radio (2005)


Comienza el mes de noviembre, y lo hace de una manera loca, entre tornados, lluvias torrenciales y nevadas prematuras, que comparten espacio con temperaturas tropicales y eternos días de playa. No sé si el mundo se está yendo al garete, tal y como vaticinan los más pesimistas, pero lo evidente es que algo está cambiando en la climatología a nivel global, al menos en este país es algo palpable. Por si acaso yo ya he estado dándole vueltas al asunto y estoy preparándome un ajuar de lo más apañado para cuando llegue el Armagedón, que luego te pilla todo este lío desprevenido y no tienes tiempo de pensar en tus últimas voluntades, ni de elegir la camisa que te gustaría enfundarte el día en que este mundo hostil deje de girar. De momento voy a comprarme cien camisas iguales, de este modo siempre vestiré la misma, lo que me garantizará haber elegido mi camisa para el día del fin del mundo, primer problema resuelto. Luego tengo varias opciones de menús, que repito obsesivamente como si viviese en un banquete de bodas continuo, dependiendo de si el día D se produce en el desayuno, en la comida o en la cena (esto último no me vendría muy bien, ya que no me gusta acostarme con el estómago muy lleno). Y por último también tengo varias opciones musicales que van cubriendo las diferentes horas del día y que reproduzco "ad nauseam" jornada tras jornada, lo que me garantiza haber elegido mi música para el día del fin del mundo. Imaginaos qué muerte tan cruel me esperaría si al irrumpir las lenguas de fuego o las recrecidas aguas oceánicas en mi hogar, me atrapase desprevenido una ráfaga de reggaeton, un video clip de hip hop o el último hit de Andy y Lucas, no puedo permitir que nada de eso ocurra; ya que no puedo elegir cuándo abandonaré este planeta, creo que he de hacer todo lo posible para al menos elegir cómo lo abandonaré. Hoy os presento un disco que contiene una canción que me gustaría escuchar si todo este tinglado apocalíptico tuviese lugar después de comer, justo antes de la siesta, no pensaríais que porque se fuese a acabar el mundo iba a perdonar mi siesta... Esa canción se titula "One Life Away" y su autor es M. Ward, os voy a contar un poco más de él.

Matt Ward es un músico singular y prolífico salido de la escena de Portland, Oregon. Desde pequeño mostró una especial fascinación por las melodías que sonaban a través de la radio de sus padres, de hecho uno tiene la sensación de estar escuchando una radio antigua cuando oye sus discos, es curioso el sonido que consigue extraer a través del 4 pistas TASCAM que siempre utiliza en sus grabaciones. Ese sonido es lo que hace a M. Ward diferente a todos los músicos de su generación, cuidado, lo suyo no es Lo-Fi, simplemente suena diferente. Pero vayamos por partes, M. Ward militó durante varios años en un trío llamado Rodriguez, hasta que un buen día empezó a esbozar sus propias canciones, temas más intimistas que se inspiraban en el folk y en la música tradicional estadounidense, no en vano el propio M. Ward ha confesado que la canción que más le ha influído a lo largo de su carrera ha sido "Amazing Grace". De este modo, Ward decide emprender su carrera en solitario y lo hace con un primer disco titulado "Duet for Guitars #2", que verá la luz al amparo de Howe Gelb, el cerebro de Giant Sand, a través de su propio sello Ow Om. Será un comienzo prometedor en el que M. Ward deja al descubierto su admiración por Bob Dylan y Neil Young, y en el que aflora esa atmósfera especial que impregna los discos de este genio, lo cual, unido a su particular fraseo y a su voz, grave y frágil al mismo tiempo, le convierte en un músico realmente original. En 2001 verá la luz su segundo disco, "End of Amnesia", que le consolidará como un artista atemporal, un cantautor con un universo propio y con un personal sentido del humor, pero además confirmará algo que ya se intuía en su disco de debut, la enorme calidad de M. ward como guitarrista. En su segundo disco, este cantautor es capaz de repasar varios "palos" de la música norteamericana, desde el honky tonk al foot stomp, sin perder un ápice de personalidad ni de originalidad, y lo hace con ese aire añejo que invade sus grabaciones y que nos deja con una eterna sonrisa en los labios, mezcla de nostalgia y admiración, como cuando contemplamos un retrato en sepia de alguno de nuestros antepasados.

En 2003 M. Ward ficha con Merge, sello que desde entonces ha editado todos sus trabajos. Después de dos buenos discos, M. Ward se enfrentaba a un siempre complicado tercer trabajo, ese mismo año saldría a la calle "Transfiguration of Vincent", un disco que continuaría la línea ascendente de calidad de sus antecesores. Poco a poco se iban introduciendo nuevos sonidos en la música de M. Ward, ecos de The Beatles y de Bowie, junto a los sonidos fronterizos y de reminiscencia folkie marca de la casa. Y con este panorama llegamos a nuestro disco, el cuarto trabajo de estudio de M. Ward titulado "Transistor Radio". Con el título, el cantautor estadounidense quiere homenajear a esa radio que tanto le influyó a la hora de dedicarse a la música, y sobre todo quiere mostrar su admiración hacia un tiempo que por motivos generacionales no conoció, los días dorados de la radio en los USA, esos años que el gran Woody Allen retrató perfectamente en su película "Días de Radio". "Transistor Radio" se abre con una versión de The Beach Boys, "You Still Believe in Me", un tema del album "Pet Sounds", M. Ward decide desnudar la canción, eliminar la letra y transformar el original en un instrumental acústico, así es como presenta sus credenciales este músico. El segundo corte es el mío, "One Life Away", una canción que parece parida por una emisora de radio de los años 50's, con un M. Ward inspiradísimo, con una cadencia maravillosa, con una voz susurrante y con unos falsetes magistrales. Personalmente creo que el disco alcanza su cima en este segundo corte, tan sólo canciones como "Fuel for Fire", o la delicada "Paul's Song" pueden hacerle algo de sombra a "One Life Away". Con esto no quiero decir que el disco sea flojo, o que a partir del segundo tema pierda interés, ni mucho menos; "Transistor Radio" es un disco lleno de canciones conmovedoras y capaz de generar una atmósfera imposible de encontrar en cualquier grabación actual. En líneas generales el cuarto disco de M. Ward sigue las líneas maestras trazadas por su más inmediato antecesor, "Transfiguration of Vincent", se nota que Ward ha encontrado el terreno en el que se siente a gusto y no está dispuesto a alterarlo demasiado, algo que, por otra parte, tampoco es necesario, ya lo dicen los filósofos del fútbol: "Cuando algo funciona lo mejor es no tocarlo"· M. Ward se siente cómodo con sus conmovedoras baladas y sus virtuosos ejercicios acústicos, pero tampoco le hace ascos a ambientes más animados, tal y como demuestra en temas como "Four Hours in Washington" o "Big Boat", donde parece disfrazarse de Tom Waits, además le encanta divertirse y adaptar temas clásicos a su peculiar visión de la música; si en la introducción de este "Transistor Radio" probaba suerte con una versión de The Beach Boys, para cerrar el disco elige ni más ni menos que a Bach. El resultado final es sobresaliente, M. Ward consigue un disco diferente, con un delicioso sabor retro que en ningún momento resulta impostado, y con un buen número de canciones capaces de evocar una nostalgia que nos hace sentir curiosamente confortables.

El último trabajo hasta la fecha de M. Ward es "Post-War" (2006), un disco crítico con la guerra y la posterior ocupación estadounidense de Iraq. El cantautor dice haberse inspirado en la música de los años 40's y 50's, la banda sonora de la postguerra, a la hora de componer este disco, la idea es recuperar el papel que los escritores, músicos, y artistas en general, han tenido (o deberían tener) a lo largo de la historia como fuente de opinión y motor de cambio de la sociedad. Además de ello, M. Ward ha colaborado con numerosos artistas, algunos de ellos tan relevantes como Norah Jones, Neko Case, Cat Power, Beth Orton, Jim James o Vic Chesnutt. También ha puesto en marcha un grupo paralelo a su carrera en solitario, se trata de She & Him, proyecto que comparte con la actriz y cantante Zooey Deschanel, y que ha editado este mismo año su primer trabajo, "Volume One", producido por el propio M. Ward. Pero no sólo eso, además este músico ha demostrado estar especialmente concienciado con los movimientos políticos más progresistas de su país, ya en 2004 formó parte del tour "Vote for Change" en el que junto a artistas como R. E. M. o Bruce Springsteen pedía el voto a favor de John Kerry para de ese modo evitar un segundo mandato de George W. Bush. Aquella vez no fue posible, pero M. Ward no ha desesperado y en esta última campaña ha participado en conciertos de apoyo a Barack Obama. A expensas de lo que ocurra en las votaciones del Imperio que domina el mundo, los simples mortales seguiremos esperando el siguiente album de M. Ward, que según se comenta ya está terminado y tiene incluso título, "Hold Time", la fecha de salida en principio será en enero de 2009.

Esta vez os dejo un montón de regalos, en primer lugar los enlaces: un enlace a la página web oficial de M. Ward, un atajo que os conducirá al myspace del artista, un link a una entrevista y un último enlace a una página donde enontraréis una biografía y una discografía completa y comentada de M. Ward, eso sí, en inglés. Por supuesto hay vídeo, pero he de admitir que aquí he tenido verdaderos problemas porque no sabía cuál de todos insertar, al final me he decidido por el oficial, el videoclip de "Chinese Translation", un tema de "Post War". Pero más abajo os he dejado dos enlaces a sendos vídeos que os recomiendo encarecidamente, el primero de ellos os mostrará a M. Ward en el backstage de uno de sus conciertos (concretamente el ofrecido en el Chicago's Park West el 26 de enero de 2007), allí, en un momento de intimidad, se arranca con dos temazos instrumentales que os pondrán la piel de gallina y que demuestran que este hombre es un verdadero virtuoso de la guitarra. Y en cuanto al segundo vídeo recoge varios fragmentos de una actuación de M. Ward y Jim James en una iglesia (concretamente St. David's Church), os lo recomiendo porque la interpretación que hace M. Ward del primer tema es alucinante, se trata de la canción "Rollercoaster", incluída en "Post War", también es muy buena la actuación de Ward en compañía de Jim James (componente de My Morning Jacket), ambos interpretan "Chinese Translation", pero lo malo de este vídeo es que de repente se corta el dúo de Ward y James para mostrar a este último cantando en solitario y con un sonido más que deficiente, una pena. En fin, espero que disfrutéis con este disco y que llenéis este post de comentarios, que últimamente me tenéis un poco olvidado, seguro que con un disco de esta calidad despertáis masivamente. Espero que os guste.


PÁGINA WEB OFICIAL DE M. WARD

MYSPACE DE M. WARD

ENTREVISTA A M. WARD EN MONDOSONORO

BIOGRAFÍA Y DISCOGRAFÍA COMENTADA DE M. WARD EN MUSIC EMISSIONS




VÍDEO DE M. WARD EN EL BACKSTAGE DEL CHICAGO'S PARK WEST

VÍDEO DE M. WARD Y JIM JAMES EN ST. DAVID'S CHURCH


M. WARD- TRANSISTOR RADIO

8 comentarios:

Pep Sonic dijo...

Solo por la molestía que te has tomado en presentarnos a Matt Ward, me voy a bajar el disco(el video de youtube ha ayudado, te seré sincero) y aunque la ropa que lleve cuando llegue el fin del mundo, realmente me la suda, no me la suda que música estaré escuchando. Gracias binguero. Viva la música y la siesta.

binguero dijo...

Hola Pep, seguro que el señor M. Ward te sorprende, desde luego es un cantante y un músico diferente en estos tiempos que corren... Ojalá incluyas alguna canción suya en tu banda sonora particular, porque, como bien apuntas, es importante decidir qué música escucharemos el día que todo esto se vaya al garete. Ya me mantendrás informado al respecto, seguro que tu selección personal tampoco tiene desperdicio.

Y tú, amable visitante de Rainy Day Music ¿qué canción quieres oír el día que el mundo se vaya a hacer puñetas? Piénsalo y decídelo antes de que sea demasiado tarde...

Un abrazo Pep.

Rafa Chávez dijo...

"Todos lo haremos mejor" de Bunbury, jajajaja, para darle cinismo a la muerte...

Gracias por este maravilloso disco de don M. Ward!!!

Saludos

SuperFurry dijo...

El vídeo del backstage de Chicago es un punto. Muchas gracias binguero.

Theskychildren dijo...

Entre los videos y la reseña que has hecho, me has convencido con M. Ward, seguro que vale la pena.

Gracias binguero por todas tus aportaciones.

r0ck4ndr3d dijo...

Muchas gracias binguero por presentarnos a M. Ward y su disco, toda una sorpresa, me ha encantado.

binguero dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, me alegra comprobar que los discos que asoman por este blog despiertan vuestra curiosidad. Un abrazo y gracias por vuestra fidelidad, hacéis que todo esto tenga un sentido.

Anónimo dijo...

acabo de descubrir a M Ward con este este disco en este recien estrenado 2009 y me parece genial, escucharé los otros este hombre